Quantcast
EL PERIÓDICO
Edición: ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
Apóyanos ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Victoria Castro por el sufragio femenino frente a Victoria Kent


Victoria Castro Taboada ingresó en la Agrupación Socialista Madrileña en 1927 cuando el Grupo Femenino Socialista terminó su existencia. No sabemos mucho más de ella, pero en este artículo queríamos aportar su defensa del sufragio femenino en el debate sobre el mismo del otoño de 1931, gracias a un artículo que publicó en El Socialista.

La pieza en cuestión se publicó en diciembre en respuesta a una entrevista que Informaciones había realizado a Victoria Kent, donde insistía en considerar un error la concesión del voto a la mujer. Castro Taboada explicaba que se veía en el deber de contestar a estas manifestaciones, como “mujer y afiliado al Partido Socialista”. Formuló, como veremos, críticas contundentes.

Castro apuntaba al argumento recurrente en una parte de la izquierda sobre la necesidad de esperar para reconocer el derecho al sufragio femenino. En este sentido, aludía a que la directora general de Prisiones opinaba que era preciso educar primero a la mujer. Castro Taboada no criticaba esta cuestión de la educación política, pero la concesión del derecho del voto era muy necesaria en ese momento. Se preguntaba si acaso los hombres, cuando alcanzaron este derecho se les había educado antes, y además también se preguntaba cuánto tiempo no se había necesitado hasta que se habían dado “perfecta cuenta de la necesidad de un cambio absoluto de régimen”.

En todo caso, pensaba que la educación de la mujer ya se encontraba muy avanzada. Había recorrido la provincia de Madrid en las pasadas elecciones a Cortes Constituyentes, en cuya circunscripción iba incluida su candidatura, y había visto una mayoría de mujeres animadas más o, por lo menos, tanto como los hombres, para la lucha, es decir, que había visto interés en la política.

También argumentaba que si se consideraba oportuno que las mujeres podían desempeñar cargos públicos (seguramente en alusión a la responsabilidad que desempeñaba la propia Victoria Kent) parecía una contradicción que las mujeres no pudieran votar.

Nuestra protagonista criticaba el feminismo de muchas “mujeres inteligentes españolas”. Llegaba a afirmar que consistía en educarse “masculinamente y en odiar a los hombres”. Pero había que ir, hombres y mujeres, para luchar conjuntamente, en su opinión. En este sentido, parecía estar en la línea tradicional crítica del feminismo socialista al considerar, además, que había un componente de clase en esta materia. Así interpretamos la crítica que hacía de la “mujer capitalista”, con una mayor educación por sus medios y que se apartaba de la mujer “del pueblo”. Nada se hacía en favor de la educación de la mujer mientras hubiera mujeres, ya educadas, que pensaran que las mujeres obreras eran inferiores.

Hemos consultado el número 7134 de El Socialista, y el Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider