HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La morosidad de la banca vuelve a bajar en diciembre y cierra 2023 en el 3,54%


(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

La morosidad de la banca española volvió a bajar en diciembre, por segundo mes consecutivo, y acabó 2023 en el 3,54 %, exactamente igual que un año antes, porque a pesar de la subida de los tipos de interés y el encarecimiento de las hipotecas variables, los préstamos impagados cayeron.

Según los datos publicados este viernes por el Banco de España, los préstamos morosos bajaron en 549 millones en diciembre, hasta los 41.868 millones, y la cartera crediticia mermó hasta 1,181 billones de euros, frente a los 1,186 billones de noviembre.

En comparación con finales de 2022, la morosidad del crédito sigue siendo idéntica, un 3,54 %, sin embargo el saldo de préstamos dudosos se redujo en casi 1.300 millones.

Además del dato total del sector, el Banco de España publica cada mes la morosidad agregada de bancos, cajas y cooperativas (cajas rurales), por un lado, y, por otro, la de las financieras de consumo.

La morosidad de bancos, cajas y cooperativas pasó del 3,45 % de noviembre al 3,44 % de diciembre, después de que el saldo de impagados se redujera solo en ese mes en 439 millones, hasta los 38.768 millones. La venta de carteras puede explicar en parte este descenso.

En esta ocasión, el dato del 3,44 % de morosidad de cierre de 2023 es ligeramente mejor que el 3,45 % de finales de 2022, gracias a que el saldo de impagados desde entonces ha caído en más de 1.500 millones.

En el caso de las financieras de consumo, después de cinco meses consecutivos de subidas, la ratio de morosidad también se redujo, pues pasó del 6,97 % de noviembre, la tasa más alta desde mayo de 2022, al 6,33 % de diciembre, que era el nivel que marcaba en junio.

Sin embargo, esta caída de la morosidad de las financieras de consumo se explica más por el aumento de la financiación, que en plena campaña de Navidades creció un 5,66 %, hasta 45.970 millones, que por el descenso del saldo de morosos, que fue de 122 millones, hasta 2.911 millones.