LA ZURDA

Artur Mas receta "renuncias mutuas" y "toneladas de voluntad política" en la mesa

BARCELONA, 26/02/2020.-El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, durante la entrevista con Efe en la que ha avalado este miércoles que la delegación catalana en la mesa de negociación se dé un tiempo para comprobar si la voluntad de diálogo del Gobierno de Pedro Sánchez va "en serio" y, si persiste la desconfianza, vuelva a insistir en la presencia de un mediador, y en la que ha defendido la necesidad de esta figura porque ayudaría "a limar la desconfianza" entre Generalitat y Gobierno en la mesa de negociación que arranca esta tarde en Madrid. EFE/Toni Albir BARCELONA, 26/02/2020.-El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, durante la entrevista con Efe en la que ha avalado este miércoles que la delegación catalana en la mesa de negociación se dé un tiempo para comprobar si la voluntad de diálogo del Gobierno de Pedro Sánchez va "en serio" y, si persiste la desconfianza, vuelva a insistir en la presencia de un mediador, y en la que ha defendido la necesidad de esta figura porque ayudaría "a limar la desconfianza" entre Generalitat y Gobierno en la mesa de negociación que arranca esta tarde en Madrid. EFE/Toni Albir

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha pedido "renuncias mutuas" y "toneladas de voluntad política" en la mesa de diálogo entre la Generalitat y el Gobierno de Pedro Sánchez, al que ha definido como un "pragmático que quiere el poder", lo que a su juicio puede ser bueno para la negociación.

Mas ha intervenido este miércoles en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, tras la publicación de su libro "Cabeza fría, corazón caliente", horas antes de que se produzca la primera reunión de la mesa de diálogo en la Moncloa, presidida por Pedro Sánchez y el presidente catalán, Quim Torra.

Sobre Sánchez, Mas ha afirmado que "no lo definiría como una persona de una coherencia fiable", pues tiene la sensación de que es "un pragmático que quiere el poder", algo que "desde el punto de vista de los principios puede ser malo, pero desde el de la negociación puede ser bueno".

El exlíder de CDC y del PDeCAT ha admitido que las dos partes van a la mesa con "líneas rojas" que, ha ironizado, ni "el Mago Pop" podría conciliar, por lo que ha abogado por sustituirlas por "líneas verdes" y que haya, así, "renuncias mutuas".

En este contexto, ha propuesto que el independentismo "presione" al Estado para que "ponga sobre la mesa una solución en positivo" que se pueda votar en un referéndum junto con la opción de la independencia.

Si ganara la propuesta del Estado, ha apuntado que no serían necesarios cambios legales para su aplicación porque probablemente sería cuestiones de mejora del autogobierno.

Si ganara la opción de la independencia, su implementación no sería "automática" -esta sería una renuncia del soberanismo, según Mas-, sino que sería solo un mandato político para luego aplicar las modificaciones jurídicas necesarias para su implementación.

En todo caso, ha afirmado que es importante que al menos este miércoles "no se rompan todas las cartas" para que la mesa pueda tener continuidad. "Esto costará, se trata de que haya toneladas de voluntad política en cada una de las partes", sin las cuales "no habrá salida", ha enfatizado.

Para que haya acuerdos, además, los líderes de esta mesa tiene que estar dispuestos a "quedar mal ante algunos para quedar bien frente a otros", pues ve difícil contentar a todo el mundo.

Mas también ha pedido tener presente que, si hay acuerdo, se cerraría con la actual mayoría parlamentaria del Congreso que invistió a Sánchez, con el riesgo de que otra mayoría en el futuro lo pudiera romper, así que "sería necesario que los poderes del Estado estuvieran alineados con esta solución", algo que ha admitido que es "casi una utopía". EFE.