ÚNETE

Borrás lamenta que Batet no pida responsabilidades por el "acoso" de Jusapol

La diputada de JxCat Laura Borrás en una imagen de archivo / EFE. La diputada de JxCat Laura Borrás en una imagen de archivo / EFE.

La diputada de JxCat Laura Borrás ha considerado este martes "sorprendente" que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, no pida responsabilidades por las "agresiones verbales y el acoso" sufrido el 3 de marzo en la inmediaciones del Congreso por parte de manifestantes de Jusapol.

En declaraciones a los medios, Borrás ha explicado que Batet le había enviado una carta, en respuesta a un escrito en el que la portavoz denunciaba la falta de protección de los servicios de seguridad interiores del Congreso, en la que afirma que "la competencia de la Presidencia se limita a la actuación de los funcionarios destinados en la comisaría especial del Congreso".

Y su misión, añade la carta de Batet, "se circunscribe a garantizar la seguridad de las personas y bienes que integran el complejo parlamentario".

En la denuncia, Borrás había insistido en que ella y su jefa de prensa habían sido "perseguidas" desde la calle Cedaceros hasta el número 40 de la Carrera de San Jerónimo por manifestantes de Jusapol (policías y guardias civiles), equipados con máscaras, con bengalas y después de romper el cordón de seguridad que los acordonaba y ante la pasividad de sus compañeros policías".

Borrás había denunciado ante la presidenta del Congreso que habían solicitado protección a los servicios de seguridad de la Cámara para poder desplazarse pero la petición les fue denegada con el argumento: "para qué, si son policías".

En la carta la presidenta del Congreso también señala que el operativo encargado de mantener el orden público ante la convocatoria de una concentración en la vía pública "depende del Gobierno o del órgano ejecutivo de Gobierno de la comunicad autónoma en el caso de cuerpos policiales autonómicos".

Además, en la misiva Batet asegura que se ha podido comprobar en el visionado de las imágenes tomadas el 3 de marzo por las cámaras exteriores de los diferentes edificios, "que en ningún momento se percibió una situación de peligro en las inmediaciones".

No obstante, Batet reitera a Borrás todo su "apoyo y solidaridad por los insultos" que profirieron algunos manifestantes, "y por las molestias que esos incidentes hayan podido causar". EFE.