ÚNETE

La FER considera que la suspensión de actividades destruirá miles de empresas

La Federación de Empresas de La Rioja (FER) ha criticado este domingo que la decisión del Gobierno de España de suspender las actividades no esenciales "destruirá miles de empresas, autónomos y empleos, además de suponer una barrera a la recuperación económica".

En una nota, la FER ha censurado que esta medida, que se prevé aprobar este domingo en un Consejo de Ministros extraordinario, es "precipitada, gravísima, unilateral, injustificada y de dudosa constitucionalidad".

A su juicio, "atenta contra la libertad de empresa y se ha adoptado a espaldas de la realidad que viven las empresas y los autónomos españoles por culpa de la actual pandemia de coronavirus".

Los empresarios riojanos han recalcado que "no tiene sentido plantear que, una vez se normalice la situación, se volverá a activar la temporalidad cuando por desgracia en muchos casos no habrá ya actividad, y por lo tanto no habrá empleo que salvaguardar".

También ha desmentido que en todos los casos la situación vaya a ser temporal, porque sostiene que no se trata de un mero paréntesis en la economía, y por lo tanto la obligación a las empresas de mantener el empleo durante seis meses será en muchos casos "imposible de cumplir".

Según la FER, "se está estableciendo una gravísima limitación de las facultades empresariales que son esenciales desde el punto de vista organizativo, poniendo en grave riesgo las posibilidades empresariales de sobreponerse a la actual situación".

Así, ha subrayado que las empresas y los autónomos necesitan poder adaptar su estructura laboral a la situación real, por lo que la obligación de mantener los puestos de trabajo provocará el cierre de miles de empresas y autónomos.

Además, ha insistido en que el establecimiento de plazos que la propia Administración se ve incapaz de cumplir, ahora se traslada a las empresas y autónomos, que en muchos casos están cerrados y recibirán sanciones económicas por esto.

Por otro lado, ha aludido al anuncio de la revisión de oficio de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y las posibles sanciones ante la consideración por parte de la Administración de que las medidas solicitadas por la empresa en relación al empleo no resultaran necesarias o no tuvieran conexión suficiente con la causa que las origina.

Esta situación aboca al sector empresarial a una "enorme inseguridad jurídica", justo todo lo contrario de lo que se necesita en este momento, ha recalcado la FER.

Este planteamiento, además de denotar un "desconocimiento absoluto de la realidad", es para el empresariado riojano "un ataque a la figura del empresario y del autónomo, puesto que parece que se le está acusando de querer utilizar este contexto sobrevenido, una crisis sanitaria jamás conocida, para despedir a miles de trabajadores, cuando la situación actual requiere de todo lo contrario: un esfuerzo conjunto y una unidad sin fisuras para poder salir adelante".

Por otra parte, ha lamentado que el Gobierno de España ha eludido, una vez más, la necesaria consulta a las organizaciones empresariales en una materia de tal importancia y magnitud, obviando el papel que el ordenamiento jurídico reserva a los representantes de los empresarios.

Ha insistido en que la voluntad de las empresas y autónomos es por encima de todo, una vez superada la actual crisis sanitaria, sostener en lo posible la actividad económica y el empleo, para lo que se necesitan medidas que ayuden en esta "dificilísima tarea".

Por todo ello, la Federación de Empresas de La Rioja ha reclamado al Gobierno de España que reconsidere estas medidas y retome el diálogo con los agentes económicos y sociales para lograr, con la imprescindible colaboración y la unión de todos, articular medidas que realmente contribuyan a la conservación de la actividad económica, las empresas y autónomos y el empleo, que debe de ser el objetivo común de todos juntos con la superación de la emergencia sanitaria. EFE.