ÚNETE

El conseller de Trabajo duda de que todos los parados cobren a tiempo

El conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, duda de que la Administración tenga la capacidad de tramitar todos los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) presentados como consecuencia de la pandemia de coronavirus para que todos los parados cobren su subsidio a tiempo.

El conseller hace este vaticinio en una entrevista que publica este domingo "El Periódico", en la que analiza la situación creada por la crisis del coronavirus, que ha enviado en dos semanas a la lista del paro a 508.918 trabajadores catalanes, después de que un total de 65.885 empresas hayan presentado un ERTE para hacer frente al parón de la actividad.

El Homrani afirma en la entrevista que "hace tres semanas" que su departamento habla con el Ministerio de Trabajo, al que se ha ofrecido "para agilizarlo todo".

"Tenemos que habilitar los mecanismos para asegurar que todos los trabajadores afectados por estos ERTE, o los trabajadores que han perdido el trabajo porque las empresas no les han renovado los contratos temporales, tienen garantizada las prestaciones. Nuestra preocupación principal, aparte de la gestión de los expedientes de regulación, es que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) tenga la capacidad de garantizarlo", razona el conseller.

Explica que su departamento puso a disposición del Ministerio el Servicio Catalán de Ocupación (SOC) para gestionar todos los expedientes.

"Lo que necesitamos es que, después de tres semanas, ya tengamos estas herramientas y podamos activarlo todo. Dudamos de que todos los parados puedan cobrar a tiempo, no vemos que el SEPE tenga la capacidad para garantizarlo", ha indicado.

A su juicio, las medidas adoptadas por el Gobierno ante el parón económico "llegan tarde" y, además, "la concreción jurídica dista mucho del anuncio mediático". "Y tenemos la sensación de que son incompletas", precisa.

El conseller dice que "hace días" que tienen constancia de la finalización de contratos temporales de muchas empresas que, subraya, "ante la incertidumbre, han preferido prescindir de temporales y de ETT".

"La medida de alargar los contratos afectados por ERTE mientras dure la suspensión no deja de ser un parche -continúa-. En cuanto a la supuesta prohibición de despedir, la letra pequeña, como nos temíamos, dice una cosa que ya pasaba y que todo el mundo ya sabía: nadie puede ser despedido directamente a causa de COVID-19, y no hay ninguna prohibición exprés al despido".

El Homrani señala que la cifra de afectados por un ERTE seguirá subiendo, si bien "se moderará la curva de incremento".

"Aunque estemos hablando de medio millón de afectados por ERTE -matiza-, hay que tener en cuenta que en Cataluña hay 3 millones de trabajadores en activo. Esperamos que la estabilización se dé del todo la semana próxima. También a la espera de cómo se concretan las nuevas restricciones".

De todos los ERTE que las empresas presentan en la conselleria, informa el conseller, "el 60 por ciento son muy automáticos", pues están vinculados a actividades que han tenido que cerrar como consecuencia de la pandemia, aunque matiza que "sí hay situaciones algo más complejas, de empresas que han sufrido una bajada muy fuerte de su actividad económica", aunque son "pocos".

"En estos casos sí que nos estamos encontrando con expedientes que no consideramos que sean de fuerza mayor y que se tendrían que presentar por otras vías", detalla el conseller.

El Homrani aduce que la Generalitat, que ha pedido medidas más restrictivas de confinamiento para frenar la pandemia, no ha parado hasta el viernes sus obras públicas porque tiene "unas limitaciones competenciales", marcadas por el decreto de estado de alerta.

Se lamenta, por otro lado, de que se lleven tres semanas hablando de la prestación que se quería hacer para padres y madres con familiares a cargo "y que todavía no hayamos visto nada concreto", o que no se haya concretado cómo ayudar a las empleadas de hogar.

"Nosotros -continúa- también tenemos que asumir nuestras responsabilidades y nuestras funciones. Estamos trabajando en mecanismos que puedan asegurar los ingresos a todos nuestros ciudadanos, como una renta de confinamiento. Y si estas medidas tienen que ser complementarías a otras es mejor saber primero cómo serán esas medidas".

El Homrani pronostica que la crisis económica derivada del coronavirus "será diferente" a la de 2008, y "será más dura si no hemos aprendido las lecciones de hace diez años". "Esta crisis no la pueden pagar los más vulnerables", concluye. EFE.