ÚNETE

Donar las indemnizaciones de marzo de los diputados supondría casi 650.000 euros

La donación por parte del Congreso de las indemnizaciones correspondientes al mes de marzo que cobran los diputados podría ser de una cantidad cercana a los 650.000 euros.

Éste es el cálculo, sin contar el ahorro que supone no abonar ayudas por uso de vehículo privado, que ha hecho Efe de acuerdo con tres supuestos.

El primero, que los 313 diputados de circunscripciones distintas de Madrid donan íntegramente la indemnización que les corresponde a la lucha contra la pandemia de la enfermedad COVID-19; el segundo, que los 37 diputados de la Comunidad de Madrid hacen lo propio con la suya; y tercero, que efectivamente todos, los 350 parlamentarios, hacen la donación.

Sin embargo, Vox ha anunciado que va a donar la subvención mensual que le abona el Congreso en cumplimiento de su reglamento y de su régimen económico.

La cuantía que la formación de Santiago Abascal donará a entidades (en un comunicado emitido este viernes precisa que está analizando a cuáles) asciende a 236.384,40 euros, pues a la subvención de marzo suma la de abril.

Todos los grupos reciben mensualmente una subvención fija de 29.606,56 euros y una variable, pues depende del número de diputados, que se sitúa en 1.703,57 euros.

Como Vox tiene 52 diputados, el monto total al mes es de 118.192,20.

En su comunicado, este grupo recalca que sobre las donaciones de las indemnizaciones, que es una decisión personal del diputado, no hará "propaganda", si bien deja entrever que algunos de los parlamentarios lo están haciendo.

PNV y ERC comparten este criterio, el de no caer en publicidad por esto, y de idéntica forma se expresan fuentes de Cs, para las que se trata de "una iniciativa individual".

Las demandas para que los parlamentarios den parte de sus emolumentos a organizaciones sociales se generalizaron este pasado jueves.

Prácticamente todos los grupos han planteado propuestas al respecto y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a la vista de los acontecimientos, avanzó que promoverá destinar a la lucha contra el coronavirus el ahorro que esté generando la Cámara durante la suspensión de su actividad.

Ni la presidenta ni la Mesa, ahora mismo, pueden decidir libremente sobre las retribuciones de los diputados. Lo que sí pueden hacer es unificar una propuesta para, como es el caso, efectuar una donación general, y es justo lo que se quiere hacer.

Porque los "sueldos" de los diputados no son sueldos como tales, sino una serie de derechos adquiridos, tal y como reconocen el reglamento del Congreso y su régimen económico.

Así, todos cobran una "asignación constitucional" común de más de 3.000 euros brutos al mes más una serie de indemnizaciones destinadas a "afrontar los gastos que les origine la actividad de la Cámara".

Los parlamentarios de fuera de Madrid cobran por esto más de 1.959,62 euros netos; los de Madrid, 935,37.

Con ello, por ejemplo, un diputado puede pagar el alquiler del apartamento madrileño en el que reside cuando hay actividad parlamentaria. O pagar el hotel.

Por tanto, si los 313 diputados de fuera de Madrid donan íntegramente esos más de 1.900 euros netos y los de Madrid hacen lo mismo con sus más de 900 la cuantía global sería 647.969,75 euros. A ello se podría añadir lo que se ha dejado de gastar en ayuda por kilometraje. Por tanto, las indemnizaciones y las ayudas mencionadas cubren generalmente los desplazamientos a la capital, pero se han reducido ahora a la mínima expresión porque la actividad está suspendida y los plenos se llevan a cabo conforme a las instrucciones sanitarias de distancia.

Así, a las sesiones de los días 18 y 25 de marzo acudieron al hemiciclo unos 40 diputados.

Por ejemplo, PSOE y Unidas Podemos movilizaron únicamente a los que fueron elegidos en la lista por Madrid, y ni siquiera a todos. Una excepción aquí es la asturiana Adriana Lastra, pues es la portavoz socialista. Cs, por su parte, 10 escaños, estuvo representado sólo por María Muñoz.

Acudieron otros de fuera, casos del gallego Néstor Rego (BNG), el valenciano Joan Baldoví (Compromís) o Tomás Guitarte (Teruel Existe).

Y otros que aun siendo de fuera, se han quedado en Madrid por prevención, como el barcelonés Gabriel Rufián (ERC) o el murciano Javier Sánchez (Unidas Podemos). EFE.