Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Trabajar cuatro días y aislarse 10: la propuesta para frenar los contagios de COVID-19

Un grupo de expertos del Instituto Wizmann de Ciencias de Israel, liderado por Uri Alondras, han planteado una propuesta para plantar cara al COVID-19 en base a su propio ciclo de propagación. Y lo han hecho aplicándolo a las pautas de trabajo.

Se trataría, según estos expertos, en jornadas laborales de cuatro días con descansos en aislamiento de diez. “Según la información que tenemos, la mayoría de los portadores no contagian a otros durante los primeros cuatro días después de haberse infectado. A partir del quinto día se abre un periodo de 72 horas (tres días) en el que son infecciosos”, explica el experto a El Confidencial (https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2020-05-04/estrategia-4-10-coronavirus-confinamiento-ciclico_2577275/). “Por lo tanto, si alguien se contagiara durante los días en los que está trabajando, estaría luego en cuarentena los días en los que puede contagiar al resto, de tal manera que se estaría reduciendo el riesgo”.

Este modelo solamente funcionaría bajo la condición de que todos los miembros de una familia lleven a cabo e mismo ciclo, incluidos los niños en los colegios.

El experto recomienda además que la población se divida en dos grupos: cada uno tendría un ciclo diferente de 4/10. Esto aumentaría la actividad productiva y se reducirían la densidad de población y, por lo tanto, las tasas de infección en los días laborables”.

En Israel, el impacto potencial de esta propuesta se ha llevado a cabo a través de un simulacro. La tasa de desempleo, según la simulación, se reduciría al 21% en lugar de al 32% que se produce con un confinamiento total. El Ministerio de Educación de Israel está ahora mismo estudiando la propuesta.