Quantcast
ÚNETE

Garzón justifica la actuación de Marlaska y critica el "acoso y derribo" de la derecha

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha asegurado que está "totalmente de acuerdo" con la actuación del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, con respecto al cese del jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid "por una pérdida de confianza y ha criticado que a derecha use una "estrategia de acoso y derribo" para "embarrar" debates importantes.

"Hay cargos de designación política que se deben a la confianza. (...) Si en algún momento se produce una ausencia, una falta de confianza, se cesa y punto. No es un evento anormal", ha defendido Garzón en una entrevista en TVE.

El titular de Consumo ha denunciado la "sobreactuación" y la estrategia de "desgaste", "acoso y derribo" de la derecha, y ha lamentado que el escenario de disputa política embarra los debates importantes.

Garzón ha criticado además el informe del cesado Diego Pérez de los Cobos sobre el 8M que, según ha dicho, "hubiera supuesto nada más que un suspenso en cualquier asignatura de cualquier tipo de carrera".

El responsable de Consumo ha explicado que los partidos de derecha han optado por desgastar al Gobierno con una política con "tono excesivo, dramático e hiperventilado" que hace que se incremente la crispación entre la población e impide grandes acuerdos para acometer reformas.

A su juicio, es una estrategia "legítima pero muy dañina" en la que hace "acusaciones de trazo grueso" y habla de "Gobierno ilegítimo y criminal", un discurso "absolutamente peligroso para la democracia" que está calando. "Ojalá nos hubiera tocado una oposición más responsable", ha dicho.

Preguntado acerca de si cree que sigue existiendo la denominada "policía patriótica" para espionaje de políticos, Garzón ha aseverado que eso quedó en el pasado y que la inmensa mayoría de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son democráticas y no se dejan arrastrar por ese discurso peligroso, si bien puede haber elementos reaccionarios minoritarios que lo asuman como propio.

"Un discurso que a veces invita a un golpe de estado aunque sea a nivel discursivo", ha subrayado. EFE.