Quantcast
ÚNETE

La COVID-19 golpea las residencias con 4.082 muertos y 2.969 trasladados

La COVID-19 golpea las residencias con 4.082 muertos y 2.969 trasladados / EFE. La COVID-19 golpea las residencias con 4.082 muertos y 2.969 trasladados / EFE.

La COVID-19 y sus graves consecuencias en la salud de las personas más mayores ha sacudido y revuelto sobre todo el panorama de las residencias de ancianos en Cataluña, donde han muerto hasta ayer 4.082 personas y otras 2.969 han sido trasladadas a otros centros o a domicilios de familiares.

Estos datos han sido facilitados por fuentes del departamento de Salud de la Generalitat, que han precisado que de los 2.969 personas mayores que han debido ser trasladadas por el coronavirus, 2.221 lo han hecho a otros equipamientos para mantener un correcto aislamiento o para ser tratados de la enfermedad.

Entre los nuevos centros a los que han sido trasladados numerosos ancianos se encuentran sociosanitarios, en los que se supone que podrán recuperarse con mejores medidas sanitarias y de atención médica y otras residencias libres del contagio.

Cerca de un centenar de ancianos fueron trasladados en Barcelona a una nueva residencia ubicada en la avenida Paral.lel, de los que aún permanecen en la misma una cincuentena, han precisado las mismas fuentes. Este espacio se encontraba cerrado y vacío, sin estrenar desde hace casi una década, y el Consorcio Sanitario de Barcelona llegó a un acuerdo con la propiedad del inmueble para usarlo durante la pandemia.

Actualmente, permanecen en el edificio una cincuentena de ancianos procedentes de varias residencias, como la Beltran i Oriola, de la Barceloneta, intervenida por el departamento de Salud y con más de 25 ancianos fallecidos por la COVID-19.

Otros 748 ancianos han ido a domicilios de sus familiares, que han querido salvaguardarlos de la pandemia con el compromiso de que la administración les guarde la plaza para cuando se pueda retornar a la residencia en la que vivían.

En total, la Generalitat ha intervenido trece residencias desde finales de marzo hasta ahora, por diversas circunstancias, aunque mayoritariamente debido a la falta de atención adecuada a los ancianos. En algunas de las residencias intervenidas la movilización de alerta del ayuntamiento de la localidad en la que están ubicadas ha sido fundamental para conocer la situación, en algunos casos muy grave, en la que se encontraban las personas mayores.

Así sucedió en la residencia Prat, situada en Tona (Barcelona), donde el alcalde y una concejal comprobaron a principios de abril como sólo tres gerocultoras intentaban ocuparse de 60 ancianos debido a las bajas del resto de trabajadores, incluida la directora, de este equipamiento. Un equipo de voluntarios de Tona salvó la situación y ayudó a limpiar y a dar de comer a los ancianos hasta que la Generalitat se decidió a intervenirla, una decisión que el alcalde, Amadeu Lleonart, agradeció aunque "llega después de un proceso demasiado lento", según consideró en Twitter.

En el caso de las residencias intervenidas en Barcelona ciudad, la Marvi Park, la Beltran i Oriola y la Mossèn Vidal i Aunós, fueron los familiares quienes, desesperados, recurrieron a la denuncia pública a través de los medios de comunicación al no saber de sus padres, tíos y abuelos durante días.

Las residencias intervenidas fuera de Barcelona son la Sant Adrià, de Sant Adrià del Besòs (Barcelona); Ballús, de Valls (Tarragona); Prat, de Tona (Barcelona); Virgen de la Salud, casa de reposo, de Vilanova del Vallès (Barcelona); Ullastrell, del pueblo del mismo nombre (Barcelona); Nostrallar, de Pallaresos (Tarragona); Ca n'Amell, de Premià de Mar (Barcelona); Sant Cebrià, de Tiana (Barcelona); Sardà i Salvany, de Sabadell (Barcelona) y Salarich-Calderer, de Bagà (Barcelona).

La intervención de estas residencias, que ha supuesto el cambio de gestión a otra entidad, es una medida temporal y la duración de la misma dependerá de cada caso, han indicado desde Salud. Según el departamento, "se analizará caso por caso cada centro si se han de tomar más medidas". EFE.