Quantcast
ÚNETE

Òmnium se querella contra el Rey emérito y pide que Suiza bloquee sus cuentas

Felipe VI (i) junto a Juan Carlos I (d) en una imagen de archivo / EFE. Felipe VI (i) junto a Juan Carlos I (d) en una imagen de archivo / EFE.

Òmnium Cultural ha presentado una querella criminal ante el Tribunal Supremo contra el Rey emérito, Juan Carlos I, por los delitos de corrupción, blanqueo de capitales y fraude fiscal y pedirá al gobierno suizo que le bloquee los fondos de las cuentas que tiene en el país.

Así lo han anunciado este viernes el vicepresidente de la entidad, Marcel Mauri, y la doctora en derecho y experta en derechos humanos Neus Torbisco, en una rueda de prensa celebrada en el colegio de Periodistas de Cataluña.

Estas dos iniciativas forman parte de la nueva campaña que Òmnium Cultural ha lanzado para denunciar a los "poderes del Estado" y que lleva por nombre "¡hagámosla caer!".

"No empezamos por la monarquía porque sí, sino porque entendemos que la monarquía no puede ser inviolable", ha afirmado Mauri, que ha añadido que la entidad "no olvida" el papel de la institución durante el otoño de 2017 ni "el discurso del 3 de octubre".

Mauri ha aseverado que no confían en la justicia española y "menos" en el Tribunal Supremo y que por ello inician la petición a Suiza, si bien ha apuntado que con esta querella lo que quieren es "fiscalizar el papel que tiene que hacer la fiscalía anticorrupción" y que ésta no sirva para tapar "las vergüenzas" de la corrupción.

Todo ello, ha explicado, es para evitar que prescriban estos supuestos delitos y no tapar "la mala praxis de la monarquía española", por lo que ha dicho que esperan que el Supremo acepte a Òmnium Cultural como acusación popular.

Además de la querella criminal ante el Supremo, la entidad soberanista también emplazará a Suiza a que le bloquee las cuentas como, según ha explicado, ya ha hecho el país helvético con el expresidente de Ucrania Víktor Yanukóvich o con Ben Alí y Hosni Mubarak.

Por su parte, Torbisco se ha mostrado confiada en que esta iniciativa en Suiza "de alguna manera tenga éxito" en tanto que el bloqueo de las cuentas se trata de una decisión discrecional del gobierno suizo.

"Hay suficientes indicios desde hace muchos años de las presuntas dudas, presuntos delitos graves fiscales en el origen de la fortuna del rey emérito, que por ahora desconocemos su origen", ha indicado Torbisco.

"Confiamos en que el Gobierno suizo haga honor a esta reputación (...) y el consejo federal suizo active el mecanismo para congelar las cuentas del rey emérito", ha resumido la doctora en derecho. EFE.