Quantcast
ÚNETE

Un proyecto psicoeducativo y solidario "alumbra" el abordaje de la COVID en el aula

  • Escrito por Raúl Bobé
  • Publicado en Nacional

En las aulas, los docentes no tenían "donde apoyarse" a la hora de explicar una enfermedad como la COVID-19 a los niños hasta ahora, ya que cuatro mujeres navarras de diferentes ámbitos profesionales han "alumbrado" un túnel en este sentido a través de un proyecto "psicoeducativo y solidario".

Según relata a Efe la profesora y periodista Lorea Nagore, este proyecto nace a raíz de otro basado en su "experiencia vital" con el cáncer, que, tras la llegada repentina de la "nueva y desconocida" COVID-19, tuvo que adaptarse para intentar responder las preguntas y las dudas que surgían conforme la experimentaban.

Algo, que según explica Nagore, permitía cubrir la "necesidad imperiosa" de hacer entender a los niños en qué consiste esta enfermedad y aprender a tratar en el aula, y, a través de diferentes actividades, las posibles secuelas psicológicas que el confinamiento haya podido dejar en los más pequeños.

Es por eso que la segunda "pata" del proyecto es la psicóloga Patricia Díez, que comenta que según "el estilo de afrontamiento de las familias" cada niño ha vivido la cuarentena de una forma diferente, y en algunos casos esto se ha traducido en "alteraciones de conducta, regresiones, miedos o pesadillas".

Ahora, en cambio, Díez asegura que "tenemos que enfrentarnos a los nuevos cambios y a la nueva normalidad" porque "la COVID-19 no se va a ir" y en septiembre los niños volverán a las aulas, lo que para las familias también significa regresar "a la rutina".

Sin embargo, esta vuelta suscita muchas dudas para los docentes como Nagore, que imagina las clases "con mamparas de por medio y divididas por la mitad" en una situación en la que los niños van a volver a clase "y no van a poder abrazar a sus amigos ni a su profesora".

Para evitar que este regreso genere "un trauma" en los pequeños, el proyecto "Alumbrando Túneles: COVID-19" propone sesenta actividades que tratan tres ámbitos principales: la enfermedad, el duelo y las emociones; y están "adaptadas" a la edad de los alumnos por Díez.

Así podrán hablar sobre todos los términos que han conocido nuevos con el juego de "las palabras coronavirusas", donde reflexionarán "sobre lo que han oído en casa, en la tele o lo que se han podido imaginar ellos" para después "aunar conocimientos y romper ideas erróneas".

Otra de las propuestas incluye el llamado "puzle del confinamiento", en el que los escolares podrán expresar "todo aquello que tenían guardado" así como lo que han podido o les hubiese gustado hacer; para después ponerlo en conjunto con las opiniones del resto de compañeros en "el puzle de la clase".

Díez puntualiza que "no significa que el primer día se vaya a coger el material y se va a hacer todo", sino que se trabajará de acuerdo a las "necesidades del grupo", ya que pretende ser una herramienta de respaldo que "facilite" el trabajo de los docentes.

Además, explica que "para que sea un trabajo global e integral" el proyecto encierra "valores de fondo" en cada una de sus "meditadas" propuestas, que quieren hacer llegar a las aulas de todo el país. "Nos hemos puesto en contacto con todas las comunidades autónomas", cuenta Nagore, que añade que todas han calificado a "Alumbrando Túneles: COVID-19" como un proyecto "interesante y necesario" y que algunas ya han querido dar el paso para implementarla en su región.

Pero el éxito de esta iniciativa reside precisamente en las cuatro mujeres que lo han hecho posible, cada una de ellas especializada en un campo distinto, que, incluso sin conocerse, han sabido formar "el equipo perfecto".

Nagore había trabajado con Almudena Moya, profesora de infantil en el mismo colegio y en la creación del primer proyecto sobre el cáncer, para el que buscaron un punto de vista psicológico en Díez, formando un equipo que se cerró hace un mes con la incorporación de la ilustradora Isabel Menéndez.

A esta última, le conocieron en persona hace "tan solo un par de semanas", pues hasta entonces tan solo la habían visto detrás de la pantalla en los casi cuatro meses de reuniones telemáticas en los que se gestó el proyecto, tras contactar con ella después de encandilarse con sus ilustraciones "sencillas pero que transmitían mucho".

Muchas de estas sirvieron para "dar forma y unidad" a las ideas que el resto había escrito en papel y, sobre todo, para dar vida a los personajes de "Una torre al cielo", el libro escrito por Nagore para el proyecto, y una "autobiografía de la sociedad española durante el confinamiento".

Su autora "quería que englobara un poco todo para que cualquiera pudiese sentirse identificado" en esta historia, bien con el niño Mikel, que aporta el punto de vista de un niño que tiene que despedir a su abuelo amante de las maquetas; con una profesora y su marido enfermero o con un padre que "se va al ERTE".

Con este relato y el resto de actividades de la guía, disponible en castellano y en euskera, intentarán aportar luz al "túnel" que ha creado el virus en la sociedad y en los más pequeños y, además, donarán parte de lo conseguido con su venta al Banco de Alimentos de Navarra. EFE.