Quantcast
ÚNETE

El Govern prohíbe las visitas y los vis a vis en la prisión de Lleida

Control policial en la carretera N240 del la comarca del Segria. EFE/Ramón Gabriel Control policial en la carretera N240 del la comarca del Segria. EFE/Ramón Gabriel

El Departamento de Justicia de la Generalitat ha suspendido las visitas en el locutorio y las comunicaciones vis a vis en el Centro Penitenciario de Ponent, después de que la comarca del Segrià haya tenido que ser confinada por un rebrote de la COVID-19.

Según ha informado el Govern, los familiares tampoco podrán llevar paquetes ni hacer transferencias de manera presencial en las cuentas del dinero de mano del que los internos pueden disponer en el interior de la prisión para comprar en los economatos.

No obstante, Justicia compensará estas medidas con un sistema de videollamadas y con la posibilidad de doblar el número de llamadas telefónicas hasta 20 semanales, igual que ya se hizo durante el estado de alarma.

Los permisos para los presos que han cumplido con la primera cuarta parte de la pena han quedado aplazados y quedan anulados, de momento, los traslados que tengan como origen o destino el centro penitenciario de Lleida.

En relación a los nuevos ingresos, Justicia ha informado de que tendrán que permanecer en cuarentena durante 14 días, sistema que también se aplicará a los internos que hayan realizado salidas para ir a los juzgados, al hospital o a trabajar.

Paralelamente, se han suspendido las visitas presenciales en el centro educativo de justicia juvenil El Segre, así como las visitas programadas que tenían previstas los internos.

Por último, está previsto que se instalen más pantallas protectoras en los juzgados de Lleida, en el Registro Civil, el Servicio Común de Notificaciones y en algunos juzgados.

Del total de 27 casos positivos por coronavirus en las prisiones catalanas entre profesionales, ocho son funcionarios de Lleida.

En el caso de los internos, hay cinco en toda Cataluña, y uno de ellos es un interno que se encuentra ingresado en la enfermería de Ponent. EFE.