Quantcast
ÚNETE

Sánchez y ministras socialistas marcan distancias con Iglesias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y dos de sus ministras socialistas han vuelto a marcar distancias con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, por sus declaraciones defendiendo "naturalizar" la crítica y el insulto a periodistas y políticos.

"Éste es un Gobierno que defiende la libertad de prensa", ha dicho Sánchez en la rueda de prensa que ha dado junto al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y en la que ha vuelto a ser preguntado por el vicepresidente segundo.

Y ha insistido, como hizo en Lisboa hace dos días, en que él ha recibido a lo largo de su trayectoria política "buenas valoraciones" pero también, muchas más veces, "negativas y muy negativas" y nunca ha hecho comentario sobre ello.

"Si no lo hago sobre mí no lo hago sobre los demás", ha dicho Sánchez en alusión a Iglesias. Antes de que hablara Sánchez lo ha hecho esta mañana la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien ha dicho no compartir con Iglesias que "justifique los insultos", porque "en una sociedad democrática" los insultos "no son aceptables" ni en las redes sociales ni en ningún otro sitio.

Robles ha dicho que la crítica de los medios de comunicación "forma parte de la normalidad" en las sociedades democráticas y que cualquiera que tiene responsabilidades está "lógicamente" sometido tanto a los reproches como las descalificaciones en las redes sociales.

A su juicio, la crítica es "muy sana" en democracia, pero "el insulto, en lo que tiene de descalificación, de destrucción de puentes, no es aceptable". Una idea en la que ha incidido la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, quien ha sostenido que el lugar del Gobierno es respetar a los medios y ha dicho que la normalización de las críticas y los insultos que ayer defendió Iglesias es "su opinión".

"El Gobierno respeta a los medios de comunicación tanto cuando son proclives como cuando no lo son", ha dicho Calvo a preguntas de los periodistas antes de participar en Valladolid en un acto de reconocimiento de víctimas de la dictadura franquista, en el que ha destacado que el Ejecutivo tiene que "ocupar su lugar, y su lugar es el del respeto al trabajo que hacen los medios de comunicación y a su pluralidad".

Calvo ha insistido en la defensa del papel de los medios de comunicación en un estado de derecho y una estructura de libertades en la que la libertad de expresión y la de información permiten el juicio ciudadano. EFE.