Quantcast
ÚNETE

Intensivistas piden más camas de UCI y especialidad de enfermería intensiva

Una enfermera de una unidad de cuidados intensivos. EFE/Marcial Guillén/Archivo Una enfermera de una unidad de cuidados intensivos. EFE/Marcial Guillén/Archivo

La junta directiva de la Sociedad Catalana de Medicina Intensiva y Crítica (SOCMIC) reclama un aumento de camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), crear una especialidad de enfermería intensiva y más residentes de medicina intensiva para poder hacer frente a un rebrote de la COVID o a una catástrofe.

En un documento dirigido a las autoridades competentes y a los socios de esta entidad médica, integrada en la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y que agrupa a profesionales que trabajan en las UCI de toda Cataluña, los especialistas piden que el aumento de las camas para críticos sea tanto "estructural" como "de reserva estratégica, incluyendo semiintensivos, que en períodos interpandémicos podrían tener un uso de cama convencional y que en caso de pandemia se puedan reconvertir en cama de críticos".

El presidente de la SOCMIC y jefe de la UCI del Hospital del Mar de Barcelona, Joan Ramon Masclans, ha señalado que esta "redimensión" de las UCI "ayudaría a minimizar el impacto sobre la actividad quirúrgica programada, que, con la pandemia, quedó casi paralizada por las necesidades de la COVID".

Tras agradecer la "labor ingente" y la colaboración de enfermeras, técnicos, personal de limpieza y colegas que, sin ser intensivistas, ayudaron en las UCI, el documento alerta de que "hay que planificar y gestionar unos planes de contingencia que tengan en cuenta otro posible pico de esta pandemia, así como estar preparados para cualquier otro incidente con múltiples afectados críticos que requieran una expansión de nuestro sistema".

"Pero no solo se necesitan camas de medicina intensiva, ventiladores, monitores, bombas de perfusión, medicación, sino también una planificación de recursos humanos adecuada", advierte el documento.

El documento reivindica que los médicos intensivistas "lideren y trabajen para consensuar protocolos de aplicación general en todas las áreas de expansión en apoyo ventilatorio (invasivo y no invasivo), traqueotomías, retirada de la ventilación mecánica en pacientes complejos, analgosedación apropiada, monitorización y apoyo hemodinámico y renal, prevención y manejo del delirium, protocolizar el apoyo metabólico-nutricional, así como los tratamientos de rehabilitación y fisioterapia".

Los intensivistas defienden que "la complejidad del paciente ingresado en la UCI justifica la especialización de la enfermería de críticos con una especialidad reconocida, como existe en otros ámbitos", por lo que reclaman "incrementar y adecuar la oferta de plazas de formación médica especializada en Medicina Intensiva a las necesidades reales de unos servicios en los que ya no solo se trabaja dentro de los mismos".

Para mejorar la respuesta a futuras pandemias y catástrofes, según el presidente de la SOCMIC, es necesario también "aumentar el número de residentes en la especialidad de Medicina Intensiva para garantizar profesionales polivalentes que tengan el liderazgo de la atención al paciente crítico en la cobertura asistencial las 24 horas los siete días de la semana".

También "planificar la investigación básica y clínica en medicina intensiva, dentro del horario laboral, de médicos y enfermeras para garantizar una transferencia de conocimiento de calidad y alto factor de impacto de la investigación, favoreciendo la transferencia que estimule también el tejido industrial en el ámbito de la sanidad en nuestro país, concretamente en el entorno de los críticos".

Igualmente proponen una "rotación formativa, programada en períodos interpandémicos, de profesionales de áreas de paciente no crítico por los Servicios de Medicina Intensiva para alcanzar una formación básica indispensable en caso de necesidad en períodos pandémicos".

Otra de las reivindicaciones de la sociedad de intensivistas es trabajar en red para evaluar los flujos de pacientes y los recursos humanos y materiales, consensuando protocolos de actuación y planes de contingencia de episodios pandémicos y de catástrofes de forma hospitalaria multidisciplinaria y territorial entre Servicios de Medicina Intensiva y Sistemas de Emergencias Médicas.

Masclans ha añadido que sería necesario "planificar la investigación básica y clínica en medicina intensiva dentro del horario laboral de médicos y enfermeras para garantizar una transmisión de conocimiento de calidad" y "digitalizar todos los Servicios de Medicina Intensiva para tener un cuadro de mando compartido y más ágil". EFE.