Quantcast
ÚNETE

Núria Marín dice que la situación en L'Hospitalet ha cambiado desde el pasado viernes

La alcaldesa de l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Núria Marín, ha asegurado este miércoles que la situación en la ciudad "ha cambiado" desde que se detectó, el pasado viernes, día 10, un incremento de casos de coronavirus y que el 99 % de la población lleva "conscientemente" la mascarilla.

El Departamento de Salud decretó ayer martes medidas restrictivas en los barrios de La Torrassa, La Florida y Collblanc de L'Hospitalet de Llobregat ante el incremento de casos de coronavirus y para intentar cortar las cadenas de transmisión comunitarias.

Entre los días 1 y 14 de este mes, en L'Hospitalet se han registrado 344 casos positivos de COVID-19, una situación de la que la alcaldesa fue alertada por "una persona", que no ha concretado, y no directamente por el Departamento de Salud, según ha explicado hoy Marín en una entrevista en TV3, recogida por Efe.

A raíz de esta información, Marín se puso en contacto con Salud y ayer mismo se decretaron medidas restrictivas en los citados tres barrios, a cuyos habitantes se ha recomendado no salir de casa excepto para trabajar, asistir a centros de salud, a comprar productos básicos, cuidar de personas dependientes, cultivar huertos de autoconsumo, exámenes, mudanzas inaplazables o en casos de fuerza mayor.

Con anterioridad, el ayuntamiento ya había decidido cerrar instalaciones deportivas al aire libre y desinfectar zonas próximas a los ambulatorios de salud. Marín ha considerado hoy que las medidas tomadas por el consistorio y por Salud en los últimos días son "de sentido común" y un "toque de atención a la ciudadanía en general".

Ha asegurado que en l'Hospitalet se han activado agentes cívicos, a la Guardia Urbana y a Protección Civil para hacer cumplir las restricciones e informar a los ciudadanos, se ha publicado un bando y se están usando las redes sociales, lo que ha llevado a que "la situación haya mejorado sustancialmente" desde el pasado viernes, ha indicado.

Respecto a la medida de prohibir las reuniones de más de diez personas, que el Juzgado de Instrucción número 16 de Barcelona ha descartado al considerarla "desproporcionada", la alcaldesa ha considerado que "no es una imposición de la administración, es una necesidad" para todos los ciudadanos, pero que no están prohibidas.

En una resolución de madrugada el juzgado de Instrucción, en funciones de guardia, ha señalado, respecto al resto de medidas, que "no ofrecen problema jurídico alguno en lo que respecta a las recomendaciones", y las ha autorizado. EFE.