Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Torra reconoce la falta de rastreadores y que no informaron bien a los municipios

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, este miércoles en el Parlament durante la sesión de control al gobierno catalán. EFE/Andreu Dalmau El presidente de la Generalitat, Quim Torra, este miércoles en el Parlament durante la sesión de control al gobierno catalán. EFE/Andreu Dalmau

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha defendido que su gobierno siempre se ha "anticipado" en la gestión de la COVID-19, pero a la vez ha admitido que se han tenido que aumentar los rastreadores y las pruebas PCR, y que no se ha informado bien a los municipios sobre la evolución de la pandemia.

En las sesión de control al Govern en el Parlament, los grupos de la oposición han cuestionado la gestión del ejecutivo de Quim Torra frente a la pandemia de la COVID-19, en un momento en el que Cataluña es una de las autonomías con peores registros.

Torra, sin embargo, ha defendido que su ejecutivo se ha "anticipado" siempre y que "ha actuado con toda la responsabilidad y dando la cara en todo momento", siguiendo "las recomendaciones de los expertos"

No obstante, ha admitido que el Govern también ha tenido que "cambiar cosas" y ha recordado las modificaciones en la gestión de las residencias de ancianos y los últimos cambios en el Departamento de Salud, con el incremento de las PCR y de rastreadores.

"Cuando se han tenido que cambiar las cosas en este país se han cambiado", ha señalado Torra, que ha explicado que le pidió a la consellera de Salud, Alba Vergès, que había que cambiar "el tema de rastreadores y PCR y que se tenía que nombrar un secretario de Salud Pública", para lo que ha desvelado que sugirió el nombre del doctor Josep Maria Argimon.

"Se hicieron los cambios que se tenían que hacer y las autocríticas necesarias", ha señalado Torra, que en este punto ha admitido que "no han sabido informar bien" a los municipios de la evolución de la pandemia, ante lo que han optado por crear Procicat territorializados.

En todo caso, ha pedido no entrar en una "carrera de reproches" y ha apelado a los grupos a realizar críticas "constructivas", como las que, a su juicio, hizo él al Gobierno central durante el estado de alarma.

Torra ha ironizado en todo caso que él es "el responsable de todos los males de Cataluña" y que también es "el responsable último del tema de la COVID-19".

"Ningún problema, lo asumo todo", ha afirmado Torra, quien también ha pedido sin embargo "responsabilidad" a los ciudadanos para protegerse de la pandemia, pues ha dicho no se puede "poner un mosso detrás" de cada persona.

Si bien ha indicado que la curva de la epidemia se está "estabilizando" en Lleida, la situación sigue siendo "difícil" en el área metropolitana de Barcelona, aunque lejos del "estrés" hospitalario que se vivió el pasado mes de marzo.

En todo caso, ha pedido "cautela" y no ha descartado más medidas para frenar los contagios, como restringir el ocio nocturno. EFE.