Quantcast
ÚNETE

Álvarez (UGT) dice a Puigdemont que unas elecciones salvarían el autogobierno

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha pedido hoy a Carles Puigdemont que convoque elecciones y disuelva el Parlament de Cataluña, lo que permitiría mantener "intactas" todas las competencias del Ejecutivo catalán y que el autogobierno "no se vea violentado".

Álvarez, que ha hecho esta petición ante los medios de comunicación antes de intervenir en la inauguración de una exposición sobre el octogésimo aniversario de Valencia como capital de la República, ha advertido al Gobierno de Mariano Rajoy de que, en caso de la convocatoria de elecciones en Cataluña, deberá respetar de forma íntegra el autogobierno.

Esa situación "nos abriría una puerta", ha dicho, a iniciar "un nuevo camino" en la reforma constitucional y encontrar "un nuevo encaje" a la cuestión territorial, y a Cataluña permitiría "salvar su autogobierno".

Álvarez ha manifestado que la UGT no es partidaria ni de que el Gobierno de Cataluña declare la independencia "de ninguna de las maneras" ni de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, porque no se le puede "obligar" a elegir entre "lo malo y lo peor".

El conflicto actual es consecuencia, ha declarado, de la falta de diálogo, y por eso Puigdemont "hoy tiene en sus manos" poder convocar elecciones y disolver el Parlament.

Eso "redundaría" en beneficio de los catalanes y del conjunto del Estado, y sobre todo, del sistema democrático, porque "queramos o no" la aplicación del 155 y la destitución del Gobierno catalán "violenta" las instituciones y el funcionamiento normal de la democracia en España.

Según el líder sindical, el tema territorial en España y la situación en Cataluña se tenía que haber abordado hace tiempo, pero "se ha ido dejando" y ahora hay una situación "francamente compleja", ha lamentado.

Álvarez ha asegurado que tanto la negociación con la patronal como las mesas de negociación abiertas con el Ministerio sobre el Pacto de Toledo, la calidad del empleo y las políticas sociales están "paradas" y el país está "paralizado".