Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

María Chivite cree "positivo" su primer año, marcado por la COVID y el "diálogo"

PAMPLONA, 07/08/2020.- La presidenta del Ejecutivo foral, María Chivite, durante la comparecencia que ha ofrecido este viernes en el Palacio de Navarra en donde ha considerado "positivo" el primer año de su ejercicio en el cargo, en el que la pandemia del coronavirus ha exigido "lo mejor" de cada ciudadano y en la que la "apuesta por el diálogo" ha marcado el quehacer político de un Gobierno "fuerte".EFE/ Villar López PAMPLONA, 07/08/2020.- La presidenta del Ejecutivo foral, María Chivite, durante la comparecencia que ha ofrecido este viernes en el Palacio de Navarra en donde ha considerado "positivo" el primer año de su ejercicio en el cargo, en el que la pandemia del coronavirus ha exigido "lo mejor" de cada ciudadano y en la que la "apuesta por el diálogo" ha marcado el quehacer político de un Gobierno "fuerte".EFE/ Villar López

La presidenta del Ejecutivo foral, María Chivite, ha considerado "positivo" el primer año de su ejercicio en el cargo, en el que la pandemia del coronavirus ha exigido "lo mejor" de cada ciudadano y en la que la "apuesta por el diálogo" ha marcado el quehacer político de un Gobierno "fuerte".

En una comparecencia para hacer balance de su primer año al frente del Ejecutivo foral, Chivite ha agradecido la labor tanto de su Gobierno como de los ciudadanos y los profesionales que tanto han trabajado en unos meses "exigentes, duros y agotadores" por el "cambio de escenario" obligado por la COVID-19, aunque ha tenido un mensaje de esperanza, convencida de que Navarra saldrá fuerte de esta crisis.

En el plano político ha ponderado la "apertura al diálogo honesto con todo el arco parlamentario" de su Ejecutivo, sustentado en el acuerdo entre grupos diferentes que a su vez no suman la mayoría parlamentaria, y como ejemplo de ese talante ha puesto la aprobación de todos los proyectos de ley en la Cámara, con el objetivo de "impulsar una Navarra que siempre ha sido audaz, innovadora, emprendedora".

Tras recordar el inicio hace un año de un Gobierno "de progreso, con un fuerte componente de izquierdas, comprometido con la centralidad política para alcanzar acuerdos", ha valorado que ese talante desde su gestación "se ha ratificado como imprescindible" con la triple crisis sobrevenida después, que ha afectado a los escenarios sanitario, económico y social.

Entre las prioridades que el Ejecutivo foral se ha marcado estos meses de actividad se encuentra “la apuesta por la innovación, la digitalización, la transición ecológica, la sostenibilidad y, por supuesto, la igualdad”.

En cualquier caso, ha considerado que Navarra "está en muy buena posición" para luchar contra las consecuencias del coronavirus, aunque ha reconocido que "es fundamental poder endeudarnos", ya que desde el Gobierno ya se trabajaba en algunas de las materias que ahora se impulsarán y también se cuenta con el marco de actuación que supone el Plan Reactivar Navarra.

"El camino de los acuerdos plurales no tiene vuelta atrás, y es un camino de suma positiva para todos", ha dicho tras incidir en la bondad que para ello tiene un modelo de Gobierno que incluye "una manera de trabajar inclusiva, integradora y de amplios consensos", ha dicho para enumerar las diferentes materias económicas y sociales en las que se han ido impulsando medidas.

El plan de choque de I+D+i, la elaboración del segundo Plan de Banda Ancha, un protocolo de acogida a menores no acompañados, el reparto equilibrado del alumnado en educación, medidas de innovación social para afrontar la despoblación, la financiación de las carreteras, el refuerzo del Polo de Innovación digital y el impulso al talento artístico son algunas de estas medidas.

Por ello, ha insistido en el valor del acuerdo y la interlocución ya no solo en el seno del Gobierno, integrado por diferentes sensibilidades, sino en el Parlamento con el resto de fuerzas de la oposición y también con otras instituciones como el Gobierno estatal o las entidades locales.

"Ha sido un año de aprendizaje, un acelerador" de asuntos que ya estaban en marcha o que tenían previstos, ha señalado una Chivite que, preguntada por las "sombras" de este año se ha referido a la pandemia y sus consecuencias, que generan "incertidumbre".

Tras asegurar que su Gobierno "no contempla ningún tipo de recorte" derivado de posibles dificultades económicas, sí que ha tenido un mensaje claro en el plano sanitario dirigido a la ciudadanía, a la que ha pedido "que no tenga miedo, pero que sea respetuosa con la situación", convencida de que si todos los navarros siguen las normas y recomendaciones de higiene, prevención y comportamiento, "podemos llevar una vida entre comillas normalizada".

Preguntada por la relación de su Gobierno con EH Bildu, cuya posición política sigue evidenciando cercanía con presos de ETA, la presidenta de Navarra ha sido tajante al considerar a la formación abertzale como "interlocutor válido" para su Ejecutivo al igual que lo son el resto de formaciones del Parlamento, "pese a que me parece éticamente rechazable que manden un abrazo a Josu Ternera" tras conocer su estado de salud.

Asimismo, ha negado que el Gobierno se plantee medidas contra el ahora cuestionado rey emérito Juan Carlos I, ha asegurado que en el Ejecutivo foral "no ha habido ningún tipo de debate" sobre si retirar la concesión de la Medalla de oro de Navarra que se le otorgó en 1988 y ha señalado que su Gobierno "es respetuoso con todas las instituciones contempladas en la actual Constitución española". EFE.