Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Las resoluciones sobre el rey reabren las tensiones entre independentistas

Las dudas sobre la publicación oficial de las resoluciones sobre la monarquía aprobadas ayer viernes por el Parlament han reabierto las tensiones entre independentistas, en especial entre el presidente del Parlament, Roger Torrent, y ERC, por un lado, y JxCat y la CUP, por otro.

La nueva brecha entre las fuerzas independentistas se ha abierto a raíz de las votaciones de las propuestas de resolución en el pleno extraordinario sobre la monarquía celebrado ayer en el Parlament.

En concreto, el Parlament aprobó diversas resoluciones con los votos de JxCat, ERC y la CUP que fueron objeto de las advertencias de los letrados, en las que se declara, por ejemplo, que "Cataluña es republicana y, por lo tanto, no reconoce ni quiere tener ningún rey", a la vez que se tacha a la monarquía de "delincuente", y se reprueba a Felipe VI y al Gobierno central tras la salida del rey emérito de España.

Antes de las votaciones, Cs, PSC y PPC pidieron reconsiderar la admisión a trámite de varios puntos de las propuestas de resolución independentistas, por considerar que daban efectividad jurídica a iniciativas previamente anuladas por el Tribunal Constitucional (TC), pero la Mesa del Parlament rechazó la petición.

Los letrados de la cámara hicieron constar, a puerta cerrada, que aquellos puntos que pudieran chocar con anteriores advertencias del TC no serán publicados en el Boletín Oficial del Parlament, lo que generó polémica en el pleno antes de las votaciones, pasadas ya las diez de la noche.

El presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, pidió la palabra para revelar que el letrado mayor, Joan Ridao, había anunciado que no se publicarían algunos de los puntos de las resoluciones independentistas si se aprobaban: los puntos 4 y 5 de la propuesta conjunta de las fuerzas soberanistas, el punto 2 de la de ERC y los puntos 2 y 7 de la de la CUP.

Torrent, que presidía el pleno, admitió que los letrados habían trasladado a los grupos parlamentarios cuáles eran las "limitaciones de carácter material por las advertencias del TC".

En ese momento, el presidente del grupo parlamentario de JxCat, Albert Batet, pidió la palabra para expresar su queja: "Esperamos y pedimos que todo lo que se vote en el Parlament quede publicado.

Si hay algún funcionario del Parlament que no publica lo que se vota de forma soberana en el Parlament, pedimos a la Mesa que tome las medidas oportunas y abra los expedientes oportunos".

Torrent insistió en que "los letrados actuarán en función de las consideraciones que han trasladado a la Mesa", y fue entonces cuando se visualizó el choque entre el presidente de la cámara y JxCat, ya que Batet pidió que constara en acta el "desacuerdo" de su grupo por el hecho "gravísimo" de que "no se publiquen las cosas que se aprueban en el Parlament" por decisión "unilateral" de los letrados.

Posteriormente, desde Twitter, Batet consideró "inaceptable que no se publiquen los acuerdos soberanos del Parlament" en el diario de sesiones e hizo notar que JxCat ha sido "el único grupo parlamentario que se ha opuesto" y que reclama a la Mesa que "asuma responsabilidades" para evitar la "autocensura".

También el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha lanzado en Twitter una advertencia en este sentido: "El pleno del Parlament es soberano. Ningún funcionario puede decidir si se publica o no una resolución votada por el pleno. Vaya, hasta aquí podíamos llegar".

Siguiendo con la polémica, el diputado de ERC José Rodríguez ha publicado un tuit en el que califica de "grave" que los letrados y funcionarios "trabajen bajo las amenazas de los tribunales", pero "más grave aún" es que "diputados se sumen a estas presiones y amenazas desde el hemiciclo, las haga Carrizosa o Batet".

"Tendríamos que ser sus escudos, y no al revés", ha apostillado Rodríguez, en una alusión directa al líder de JxCat en la cámara.

La CUP, a través de su diputada Natàlia Sànchez, se ha alineado con JxCat y ha emplazado "sin acritud" a Torrent a que "haga una evaluación de su mandato y reconozca las limitaciones a las que se ha sometido la cámara", aunque "normalmente lo niega en público".

"Reconocer la situación es el primer paso para poder dibujar una estrategia sólida para solucionarla", ha dicho Sànchez. Las resoluciones aprobadas ayer en el pleno aparecerán en el Boletín Oficial del Parlament no antes del lunes, según fuentes parlamentarias consultadas por Efe. EFE.