Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Familias rechazan el “ultimátum” para reingresar a sus mayores en las residencias

La Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias (PLADIGMARE) ha enviado una carta al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, para pedir la suspensión del plazo de reincorporación de los mayores que dejaron su residencia “para evitar el contagio del covid-19 en el momento más álgido de la crisis”.

A juicio de esta asociación”no se puede mantener ese requerimiento con la situación de rebrotes que han llegado ya a las residencias y con la opacidad que nuevamente se vuelve a poner de manifiesto en la información que no se da de las mismas”.

A contar desde el 6 de julio, las familias tienen 45 días establecidos para considerar justificada una ausencia de la residencia con derecho a reserva de la plaza.

Desde la Consejería de Políticas Sociales señalan que la norma de los 45 días se implantó en 1994 con el objetivo de que personas que se encuentren en lista de espera puedan acceder a una plaza pública. Los días del estado de alarma no cuentan en este plazo al ser una causa de fuerza mayor, por eso empieza a contar desde el inicio de la fase tres (6 de julio).

No obstante, explican las fuentes de la Consejería, “las familias pueden solicitar una ampliación y se estudiará cada caso”.

Según la Plataforma, después de la tragedia en las residencias de Madrid “ni los familiares, ni los residentes se merecen esto. ¿Pueden garantizar, al menos, que las residencias afectadas por estos reingresos tienen hecha la zonificación de las mismas y la clasificación de los residentes, con sus respectivas medidas de acompañamiento?”

Una de las afectadas por esta medida, Esther Ortega, que sacó a su padre de la residencia el pasado 15 de abril y posteriormente a su madre, ha explicado que no va a renunciar a la plaza sino que “me la van a quitar y entonces me personaré en los tribunales porque es un abuso de poder total y absoluto”.

En su caso tiene firmados 60 días, con lo cual “mi padre tendría que volver el 5 de septiembre y si no pierdo plaza. Las razones que arguyen es que en la residencia hay una nueva normalidad, cosa que es mentira: yo no puedo entrar y salir cuando quiero, que es lo que firmé, ni mi padre se puede desplazar libremente por el centro”.

“Las residencias van a caer exactamente igual que antes porque los trabajadores entran y salen y es inevitable, aparte del covid lo que a mi me da miedo es la desatención allí dentro”, añade Ortega. EFE.