Areces, una vocación innata para la presidencia más prolongada de Asturias

  • Escrito por Raúl Molina/Jaime Martín
  • Publicado en Nacional

La vocación política es innata hasta que uno se muere, explicaba Vicente Álvarez Areces en 2009, cuando cumplía diez años como presidente del Principado y vislumbraba ya el final de su etapa de tres mandatos al frente del Gobierno asturiano, la más larga del periodo autonómico.

"Mi compromiso desde los 16 años era luchar por una España distinta, en libertad, en democracia contra las injusticias y la represión de una dictadura terrible.

El día que se conquistó la libertad fue uno de los más grandes (....) es lo máximo que puede tener una persona y muchos amigos no pudieron verlo. ¿Qué más se puede pedir? Nada más", afirmaba en esa entrevista con Efe.

Areces, casado en segundas nupcias y con dos hijos, falleció esta madrugada de forma repentina en Gijón, su ciudad natal, a los 75 años, sin abandonar su actividad incesante hasta el último día tras más de medio siglo de una trayectoria iniciada en el clandestino PCE que luchaba contra la dictadura franquista.

Desde su puesto de senador, el segundo presidente autonómico asturiano que fallece tras Sergio Marqués -y el de la preautonomía, el socialista Rafael Fernández-, mantuvo hasta el final su agenda y su empuje acudiendo esta misma semana a un conferencia del actual presidente asturiano, Javier Fernández, y al sepelio de un querido amigo, el periodista y escritor Juan Cueto.

En esos últimos días, Areces tuvo que comparecer también ante una comisión de investigación parlamentaria sobre fondos de formación, donde se enfrentó con contundencia a las acusaciones de Podemos tras 'abroncar' irónicamente a los diputados en los pasillos de la Cámara asturiana por llegar "más tarde" que él a la cita.

"Tini" Areces, diminutivo que le puso su hermano en su infancia, era hijo de una maestra y de un guardia civil de Ontívar (Granada) destinado en Asturias, y había llegado a la política en los años sesenta a través de una academia libertaria y gratuita de Gijón donde impartía clases de matemáticas a obreros a la vez que realizaba sus estudios de perito industrial.

La academia fue clausurada en 1965 y Areces se integró durante sus años de estudiante en Santiago de Compostela en el clandestino PCE, lo que le valió varias detenciones en las comisarías franquistas, y del que salió en 1977 criticando la falta de democracia interna tras pedir sin éxito la renuncia a su escaño en el Congreso por Asturias de Dolores Ibárruri, "Pasionaria".

Líder en 1981 de los comités anti-OTAN en Asturias, Areces fue acercándose al PSOE, que lo incorporó al equipo del Ministerio de Educación del primer Gobierno socialista y en 1987 optó por él para encabezar su candidatura en Gijón, una ciudad en crisis por la reconversión industrial a la que hasta sus adversarios reconocían que había "cambiado la cara" en sus doce años de mandato.

Desde el Ayuntamiento lideró el entonces denominado sector renovador del PSOE asturiano frente al "guerrismo" mayoritario en el partido gracias a la influencia del sindicato minero SOMA-FIA-UGT, con cuyo líder, José Ánggel Fernández Villa, mantuvo un constante enfrentamiento interno hasta que 1999 Areces obtuvo el 'plácet' del sindicalista para optar a la Presidencia del Principado.

Reelegido en dos ocasiones más, Areces mantuvo un respetuoso desacuerdo sin discrepancias en público con su primer consejero de Industria un Javier Fernández que llegó en 2000 a la Secretaría General del PSOE asturiano imponiéndose a la corriente renovadora.

Once años de bicefalia generaron una relación distante, pero cordial que se mantuvo cuando Fernández atendió en 2011 las insistentes voces que le pedían que se convirtiese en candidato en detrimento de un Areces que se fue sin hacer ruido hacia el Senado donde, años después, su sucesor requirió de él para convertirlo en portavoz del PSOE durante su etapa al frente de la gestora.

Su ciclo al frente del Gobierno asturiano, en el que visitó una treintena de países y recorrió más de 700.000 kilómetros en coche, se vio empañado en su última época por el 'caso Marea', una trama de corrupción que afectaba a su consejero de Educación e íntimo amigo desde los tiempos del clandestino PCE, José Luis Iglesias Riopedre, por la que fue condenado a seis años de prisión.

Sportinguista y matemático; insistente hasta el agotamiento para lograr objetivos como que el presidente de una pequeña región española de un millón de habitantes fuera recibido por Nelson Mandela o Lula da Silva y reacio siempre a hablar de un futuro "que llega demasiado pronto", Areces se despidió hoy, ya para siempre, en la ciudad cuyos vecinos, votantes o no, seguían llamándole alcalde.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px