Únete a EL OBRERO

Pedro Sánchez vuelve a no cogerle el teléfono a Quim Torra

El jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha rechazado hoy una nueva llamada telefónica del presidente catalán, Quim Torra, a quien desde Moncloa han emplazado a condenar la violencia "sin medias tintas", en una nueva jornada de protestas por la sentencia del 'procés' que se desarrolla sin incidentes.

Tras no lograr hablar con Sánchez este pasado sábado y haberle enviado una carta, Torra ha vuelto a telefonear este domingo a Sánchez, pero no ha podido hablar con él porque desde Moncloa le han asegurado que estaba reunido y que no se podía poner, aunque tratarían de realizar el contacto más adelante, según han indicado a Efe fuentes de la Generalitat.

Sánchez ha presidido hoy la reunión del comité de seguimiento de la situación en Cataluña, que se ha celebrado en el Palacio de la Moncloa y en la que ha participado también el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Ha sido precisamente Grande-Marlaska quien, en una rueda de prensa posterior, ha advertido a Torra de que es "imprescindible" que él y su gobierno condenen de forma "firme, rotunda, sin matices ni medias tintas la ola de violencia" de esta semana.

"Nadie entiende que no lo hayan hecho todavía", ha lamentado el titular de Interior, antes de apelar a la unidad de todas las fuerzas políticas para que el "Govern" se desmarque de la violencia y erradicar el problema de orden público en las calles de Cataluña.

En esta misma idea ha incidido el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, quien ha enviado una carta a Torra exhortándole a condenar las actuaciones violentas "tantas veces como haga falta", hasta que cesen los disturbios en Cataluña, y que exprese su apoyo a Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil por el trabajo de estos días.

Iceta se ha referido también a las llamadas sin éxito de Torra a Sánchez y ha dicho que antes de que se produzcan estas conversaciones es "imprescindible" que el presidente catalán se reúna con los grupos parlamentarios.

Los protestas contra la sentencia del 'procés' se han sucedido hoy en Cataluña por séptimo día consecutivo y de momento sin incidentes, después de los disturbios de los días anteriores.

En Barcelona varios centenares de personas han secundado la convocatoria de "Pícnic per la República" y han lanzado bolsas de basura, en su mayoría rellenas de papel, en el perímetro de seguridad de la sede en Barcelona de Delegación del Gobierno para simular que este edificio es un "vertedero".

También ha habido movilizaciones en ciudades como Sabadell (Barcelona), Mataró (Barcelona) o Girona y se han producido varios cortes de trenes y carreteras, como en la avenida Meridiana de Barcelona, la Diagonal o la carretera C-16, a su paso por Berga (Barcelona).

En su comparecencia en la Moncloa, Grande-Marlaska ha reiterado que los altercados violentos que se han registrado en los últimos días en Cataluña son un problema de "estricto orden público" y, por tanto, se tienen que resolver con la legítima actuación de las fuerzas de seguridad.

Ha subrayado asimismo que los disturbios "van a menos" y que se sigue "con el plan de anularlos".

La semana de protestas en Cataluña ha dejado un balance de más de 600 personas heridas, la mitad de ellas policías, y unos 200 detenidos.

Además, los destrozos causados en los altercados registrados en Barcelona tienen un coste superior a los 2,5 millones, sin contar el pavimentado de calles y las horas extras del personal, especialmente el de limpieza, según han informado a Efe fuentes del Ayuntamiento de Barcelona.

En una concentración en la plaza de Sant Jaume de Barcelona, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado que quiere ser presidente del Gobierno para proteger a las familias y "meter en la cárcel" a quienes quieran romper España.

También ha hablado de Cataluña la expresidenta del Congreso y número dos al Congreso por Madrid, Ana Pastor, quien ha pedido a Sánchez "que asuma su responsabilidad" porque lo ocurrido en esta comunidad "es ya irreparable" en el "deterioro de la convivencia".

Podemos ha instado a Sánchez a "dejar de hacer electoralismo y seguir los pasos de (Mariano) Rajoy" en Cataluña, mientras el candidato de Más País a la Presidencia del Gobierno, Íñigo Errejón, ha reclamado la creación de una mesa de diálogo que deben formar los partidos de ámbito catalán y los de alcance estatal, y ha instado a Sánchez y Torra a que al menos "se cojan el teléfono".

Por su parte, la candidata de JxCat al 10N Laura Borràs ha realizado este domingo una crítica velada a ERC al sugerir que, si no ha habido una respuesta institucional a la sentencia del Tribunal Supremo en el caso del "procés", es porque "algunos no la querían".

Borràs, además, ha criticado los "excesos policiales inadmisibles" de los Mossos d'Esquadra y ha remarcado: "No podemos protestar contra la represión del Estado y no cortar de raíz la nuestra", en una crítica velada a las actuaciones de la policía catalana, cuyo máximo responsable político es el conseller del Interior, Miquel Buch, de su misma formación.