HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

De la inmensa levedad de lo errático en etapa de precampaña


  • Escrito por José Luis Pedreira Massa
  • Publicado en Opinión
(Tiempo de lectura: 5 - 10 minutos)

Ya estamos en plena precampaña y existen anuncios, construcción de frases, perífrasis, hipérboles y todo tipo de figuras oratorias. Entre los políticos y políticas españoles no existen muy buenos oradores, más bien son normalitos con algunos que destellan.

Ante la exposición de los temas los hay claros y directos; otros son tan barrocos que no se sabe muy bien de qué tema hablan; los hay también que son buenos repetidores de los argumentarios que, incluso, son capaces de entonar o modular la dicción, en no pocas ocasiones se les escapan lapsus que traducen la escasa convicción de lo que dicen; luego están los que podríamos llamar “ocurrentes-repetidores”, que han descubierto un filón y no paran de repetir, sin descanso, ese contenido que en su momento pudo ser más o menos ocurrente, pero que su repetición inmisericorde lo transforma en aburrido y pesado. Entre ellos circulamos en esta política que transita entre lo odioso y lo atractivo, entre lo tedioso y lo ocurrente, entre el interés por los demás y la defensa de lo privado, sí así circulamos… unas veces buscando orientación y otras convencidos que se ha conseguido ver un rayo de luz.

En medio del barullo surgen voces que orientan hacia lo fundamental y otras que distorsionan los contenidos, de tal suerte que identificar los datos reales precisa de un ejercicio de concentración importante y tener la capacidad de realizar comparaciones entre las diversas informaciones que salen a la luz.

Lo que más sobresale es que ha resultado una precampaña centrada en las opciones de las personas que podrían alzarse con la presidencia del gobierno, con mayor probabilidad. Esa posibilidad se ha erigido como una verdadera ocurrencia que enfrenta a una persona, Pedro Sánchez, contra toda una opción de país; efectivamente “O Sánchez o España” es una auténtica tropelía plena de estupidez para quién la formula, consiguiendo que exista un equívoco que supone un salto epistemológico, por lo que el resultado terminaría siendo una auténtica estulticia. Así caminamos entre la agresión descalificadora de la tropelía que se persigue y la necedad de la estulticia que se consigue al llevarlo a la práctica.

El pensador español Daniel Innerariti, señala que “si la próxima campaña electoral gira en torno al quién (especialmente con quién se va a pactar) y no al qué (pensiones, salario mínimo, ecología, fondos europeos…), ganará la derecha”. En otras palabras, si se continúa la campaña electoral por los caminos diseñados en la precampaña, el triunfo de la derecha parece servido.

Las derechas actuales (compuestas por la extrema derecha y la derecha extrema), tanto políticas como mediáticas, han decidido cargar la fuerza de la prueba de forma personalizada en el Presidente del Gobierno (PG) y atribuirle todas las maldades propias del momento final del apocalipsis y lo hacen sin sonrojo, buscando dar respuestas directas y sencillas a realidades complejas, pase lo que pase, acontezca lo que acontezca, el supremo hacedor y, por lo tanto, el culpable se llama Pedro Sánchez (PS). Se habrá observado que hacer significa, para estas derechas, hacer una catástrofe para España. Esa es su estrategia que se hable del quién y que sea para mal, PS pasa a ser la bestia negra de todos los males universales para España. De esta suerte consiguen su objetivo fundamental, hacer ruido para tapar sus contenidos reales.

Habrá que filtrar ese ruido para llegar, con suma delicadeza, a sus entresijos y delinear sus verdaderos objetivos. Desde hace un año, las derechas, vienen anunciando el verdadero apocalipsis económico para España, es más, utilizan datos atrasados con fuentes superadas, por ejemplo la caída del PIB durante la pandemia sin actualizar los daros al aquí y ahora, con lo que consiguen algo que ya avisó Daniel Innerariti: “vistas las cosas desde fuera, no hay manera de distinguir entre una hábil maniobra y la incoherencia chapucera”. Si añadimos la situación de los datos generales de la economía se observará que se ha recuperado el PIB a tasas anteriores a la pandemia, crece la economía de forma evidente según la mayoría de las fuentes internacionales como la OCDE, la UE, El Banco Central Europeo y hasta el Banco de España, además medios de comunicación internacionales de reconocido prestigio tales como The Guardian, The Economist, The New York Times y The Finantial Times, alaban la evolución económica de España sin ambages de ningún tipo.

Todo ello se ha conseguido con dos medidas extraordinarias que están intentando acallar: la actualización de las pensiones de acuerdo al coste de la vida y el incremento de un 47% del SMI. De igual forma el Gobierno ha tomado medidas importantes para mejorar la capacidad adquisitiva de los salarios: la opción ibérica para estabilizar el precio del gas; la disminución del IVA en la factura de la luz, la disminución del IVA en algunos alimentos, la gratuidad de trenes de cercanías y del transporte público; todas estas son medidas que dependen directamente del gobierno y se han puesto en marcha.

Otro elemento importante es el paro. En España el paro es algo estructural y tras la crisis económica gestionada por el PP, el paro se había disparado a cifras cercanas al 20%, sobre todo en mujeres y en jóvenes y la oferta de trabajo se realizaba con los denominados como “contratos basura”, trabajos de baja calidad (temporales, parciales) y con muy escasa remuneración. Con la reforma laboral, pactada con los agentes sociales (sindicatos y patronal) se consiguió una disminución del paro de forma progresiva y con contratos de calidad, a la par que las subidas del SMI aseguraban dignidad en la remuneración, y se reconocían algunos trabajos que eran marginales como las empleadas de hogar, las denominadas como “kellys” y los ryders. Se incrementan los puestos de trabajo fijos y las cotizaciones a la seguridad social, los contratos en mujeres y jóvenes también se incrementan. Los agoreros claman porque España es la primera en Europa en paro, pero no es de este gobierno, sino que es un paro “heredado” de los gobiernos del pp, esa es la realidad fácilmente comprobable. Esos mismos agoreros dicen que disminuye el paro por la forma en que se contabilizan los “fijos discontinuos”, pero se callan que siempre se han contabilizado igual por normativa de la UE y, además, solo representan una mínima cantidad.

Ante todos estos datos, el PP se ha ido paulatinamente callando porque ellos aluden que los fondos europeos y las políticas del gobierno hacen crecer la deuda pública. El pp omite que han existido, al menos, dos circunstancias de un gran impacto negativo en la marcha de la economía y que ha condicionado sobremanera las acciones de gobierno: la pandemia y la guerra en Ucrania de Putin. En ambas crisis la repercusión económica ha sido de gran relevancia, pero el gobierno ha conseguido realizar su acción de gobierno intentando que nadie quedara atrás y se protegiera a los segmentos más vulnerables de la sociedad. Por ello los ERTES protegían a los trabajadores de empresas en crisis, los impuestos a las grandes fortunas y a las empresas energéticas buscaban financiación para sus acciones políticas de gobierno redistribuyendo el peso de la contribución según fuera el nivel económico y social. Por cierto, mientras el sr. “Fakejoo” gobernó en Galicia se incrementó la deuda pública en casi 8.000 millones de euros, pero se disminuyeron las prestaciones de servicios públicos, como sanidad y educación.

El PP clama por sus recetas habituales para solventar la situación y proliferan los insultos hacia PS y le hacen responsable de la crisis económica provocada por las guerras del Peloponeso. Pero medios de comunicación internacionales, reseñados con anterioridad: The Guardian, The Econonomist, The New York Times y The Financial Times, no solo reconocen los excelentes resultados obtenidos por el Gobierno de PS, sino que recomiendan que sigan desarrollándose las políticas económicas iniciadas por el gobierno de España y señalan los peligros que amenazarían los resultados obtenidos.

Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, ha alabado públicamente la política económica del Ejecutivo de PS y dice que “lo sorprendente es que no tenga más apoyos, porque ha hecho un trabajo fantástico”. El Prof. Stiglitz ha augurado que un eventual gobierno entre PP y VOX tras las elecciones del 23 de julio, generará “más desigualdad y una sociedad más dividida”.

Hasta aquí lo realizado y sus consecuencias, así como los efectos contrarios a los que podría llevar un hipotético gobierno de las derechas. Ahora lo fundamental es realizar propuestas decididas y valientes que potencien los resultados alcanzados por el gobierno de PS. Es fundamental profundizar y sostener las medidas económicas que se han venido realizando con el fin de consolidar lo obtenido hasta ahora.

Pero lo fundamental consiste en potenciar el Estado del Bienestar, en primer lugar, reformando el Sistema Nacional de Salud (SNS) para asegurar una asistencia universal, gratuita y de calidad con fundamento en la atención primaria y rescatando del ostracismo a la salud mental, como datos fundamentales, otorgando la suficiencia financiera adecuada.

Se deben consolidar las pensiones y que se actualicen al nivel del IPC anual, contemplando como prioritario actualizar las pensiones mínimas. Que el Pacto de Toledo funcione con el fin de evitar incrementar la inseguridad y el miedo a los mayores.

En la dependencia es fundamental consolidar el sistema de apoyos y buscar alternativas adecuadas para la atención a la tercera edad. El caos provocado en la Comunidad de Madrid durante la primera ola de la pandemia no puede volver a repetirse.

La vivienda, sobre todo para los jóvenes, no puede ser un obstáculo para su emancipación. La vivienda pública para renta debe ser una prioridad y debiera ser una línea fundamental en los programas electorales, con unos compromisos presupuestarios precisos.

Ya está bien de insultos y culpas a PS. También PS debiera mostrarse más accesible frente a determinadas demandas y ante circunstancias que, en no pocas ocasiones, le distancian de la población. El Gabinete de Moncloa debiera ser tal y no transformarse en “guardia pretoriana” de defensa inexpugnable.

Entre todos y todas debemos solicitar claridad y especificación a ese mantra de “desmontar el sanchismo” que repite el PP con “Fakejoo” a la cabeza. Primero, lo que dicen “sanchismo” son acciones políticas socialdemócratas que ya están presentes en muchos países europeos, sobre todo del norte de Europa. El “sanchismo” no es más que potenciar la solidaridad y la redistribución de la justicia social, sí, de la justicia social eso que algunas niegan de forma descarada. En cuanto a “desmontar”: ¿qué entiende por desmontar y que pretende anular? ¿pretende revertir el SMI? ¿eliminará el incremento según IPC de las pensiones? ¿retirará la reforma laboral que está teniendo éxito y está pactada por los agentes sociales? ¿eliminará las becas de estudio o se las otorgará, como en Madrid, a rentas superiores a 100.000 Euros/año? ¿anulará la ley de eutanasia? ¿terminará de privatizar la sanidad y la educación?

Si no se contestan estas cuestiones lo que hace el PP es pura expresión de animadversión, incluso odio, a PS. Un odio irracional en el que se impulsan para generar una campaña que incide en lo emocional, de ahí la imprecisión y las palabras gruesas en contra de PS con la intención de deshumanizarlo y transformarle en un ente perverso y potencialmente agresor, consiguen con estos estímulos emocionales transformar los logros en intereses personales.

Menos generalidades y más concreción. Señores del PP, queremos saber antes de votar.

… To be continued…