Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Un gobierno progresista

Afortunadamente todos somos distintos y tenemos cosas diferentes que contarnos. Debemos ser valientes e imaginar y proponer ideas sin miedo, aunque nos parezcan absurdas o ridículas. Ya tendremos tiempo de revisar y quedarnos con lo que merece la pena.

Si observan ustedes, que es lo que hace la derecha española, expresa disparate tras disparate, mentira tras mentira, y no sé si algún día se darán cuenta del enorme daño que le están haciendo a España, Si serán conscientes de la irresponsabilidad de su comportamiento.

Y tengo mis dudas como podrán contar en el presente ante sus compañeros del Parlamento Europeo ese matrimonio y seguidismo con la ultraderecha de VOX, y en el futuro a sus hijos y nietos, que ellos que tanto decían defender a nuestro País, fueron quienes más les perjudicaron.

Por mucho que se empeñen en convencernos los señores Casado, Abascal y la señora Arrimadas, ni nos cautivan ni nos atrapan, porque la gente sencilla de a pie, sabemos cazar las mentiras como las mariposas, volando y tenemos un especial olfato para aquellos que nos intentan tomar el pelo.

Ustedes, son muy libres de hacer lo que les venga en gana, pero permítanme una sugerencia, yo de ustedes, señoras y señores del PP y CIUDADANOS, me distanciaría de VOX, no les seguiría el paso. Dan ustedes una imagen de radicalidad y poca confianza.

En su lugar, trabajaría por recuperar el centro liberal que perdieron y volver a formar parte de la derecha civilizada europea. Dejen el monte de la irascibilidad y vuelvan al valle de la moderación. Abandonen el lenguaje del insulto y recuperen el equilibrio. En la última reunión del Comité Nacional del PP Casado aseguraba “Yo no voy a liderar un PP desestabilizador ni bronco” Si ustedes cumplen, será bueno para ustedes y para España , si no lo hace tendremos que llamarle “mentirosillo”.

Podemos inventar historias fantásticas combinando palabras que no tienen ninguna conexión ni relación entre sí, que nos hemos quedado encerrado dentro del ascensor, que el tenedor se nos ha roto, que la llave de la puerta de nuestra casa no abre o recurrir a un refrán clásico como que la avaricia rompe el saco, lo cierto es que por muchas cosas que intenten contarnos, este País, tiene un Gobierno progresista. Por mucho que ustedes intenten desvirtuarlo a base de contar mentiras.

Este Gobierno de PSOE y UNIDAS PODEMOS, presidido por el socialista Pedro Sánchez, ha de tener las puertas abiertas de par en par, decirnos con claridad que es lo que van a poder hacer y lo que no le van a dejar desde España y desde Europa.

Lo más sorprendente es como describen la misma realidad el Gobierno y la oposición. Nos resulta extraño como la derecha es incapaz de admitir que a veces no les toca gobernar y cuando se colocan en la otra cara del espejo, siendo incapaces de verse tal y como son y están.

No debemos olvidar que nadie tiene una varita mágica para resolver los problemas que nos afectan, que por mucha dedicación e insistencia, imaginación y creatividad que le echemos, podemos hacernos preguntas y encontrar respuestas disparatadas, pero al principio y al final hemos de dar una solución a un problema, si no todos los discursos nos sobran.

Ya está lista la estructura y los responsables del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, y a nadie, Ministros y Vicepresidentes, se les debería olvidar, que la primera y la última palabra la tiene el Presidente, por el que han sido nombrados y que sus patronos somos los ciudadanos y ciudadanas que con nuestros impuestos y tributos les pagamos.

Ahora ha llegado la hora de desarrollar el programa de la Coalición Progresista, y hará falta cohesión, coraje, lealtad y mucha responsabilidad para colocar a España por encima de todo, para demostrar que una vez que han prometido su cargo cualquier diferencia que pueda surgir han de resolverla internamente con el Vicepresidente de su Área y el Presidente, fuera de los focos , las cámaras y los micrófonos y en la mesa de los partidos que forman este Gobierno de coalición, el primero en las últimas cuatro décadas de Democracia en España.

Este Ejecutivo Progresista va a tener grandes retos que superar, y ha de armarse de paciencia y templanza, para no caer en la trampa de la crispación, la evidencia de las diferencias, la victimización y la sobreexcitación, es una torpeza que no pueden permitirse y la ciudadanía no les perdonaríamos.

La derecha no va a descansar en su estrategia de todos contra Sánchez y contra Iglesias, de intoxicar para enfrentar a unos con otros, de no dar ni tregua ni tiempo para que este Gobierno se plantee su primer gran Objetivo, que es conseguir unos Presupuestos con los que hacer frente a sus compromisos.

En todo el mundo hay coaliciones de Gobierno, en nuestro País, es la primera vez. Eso nos sitúa en otra etapa que exige de nosotros otra cultura, para saber conjugar, los puntos fuertes y débiles, el respeto a la Ley y las líneas rojas que no deben traspasarse, pero nos compromete a todos y todas a vacunarnos contra el rumor y las falsas noticias, diferenciando los argumentos de los insultos.

Tal y como dijo el Presidente Pedro Sánchez, los grandes ejes son: Desde el crecimiento económico, la creación de empleo digno y la sostenibilidad del sistema de pensiones hasta el diálogo y el entendimiento de una España unida en su diversidad y comprometida con una Europa fundada en los derechos humanos.

Todo esto impregnado por la digitalización de la economía, la transición ecológica justa, la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres o la justicia social. Esta es como anunció el Presidente la hoja de ruta del actual Gobierno de España en el objetivo de 2030.

Si se analiza y reflexionan estos ejes con detenimiento, se puede, lejos de frivolidades e interpretaciones impropias, entender la estructura del actual Ejecutivo, buscando la modernidad en el siglo XXI, con la revolución digital, un fuerte componente feminista, la lucha contra la desigualdad o el equilibrio entre el necesario incremento del gasto social, el rigor económico y la consolidación del Estado de Bienestar.

Hay dos grandes peligros a los que han de hacer frente desde la fortaleza de la cohesión y unidad, que son el problema territorial, centrado en Cataluña y el avance de la ultraderecha con su estrategia de tensiones y crispaciones en sede parlamentaria y en la calle.

Pero todos Gobierno y oposición tienen una gran responsabilidad y es la de acostumbrarnos a dialogar, como ha dicho el Presidente, Pedro Sánchez, desde lo social, lo territorial y lo generacional. Hemos de enriquecer nuestra Cultura política. Y sobre todo el PP y CIUDADANOS han de convencerse que por encima de sus legítimos intereses como fuerzas políticas están los de nuestro País y que han de contribuir a crear una atmósfera de diálogo.

De ahora en adelante, tendremos que acostumbrarnos a que hemos de pactar muchas cosas, ente diferentes, y habremos de hacerlo por el bien de España, y lo que todos debemos hacer como demócratas es blindarnos contra la ultraderecha, pero estando abierto entre el resto de los formaciones políticas para dialogar y llegar a acuerdos. Si no lo hacemos, además de no haber entendido el mensaje de la calle, estaremos alimentando a los anti demócratas.

Como ha dicho Pedro Sánchez en varias ocasiones este es un Gobierno “plural en él que habrá muchas voces pero una sola palabra”, y que la ejecución de su programa va ser determinante para el bienestar de los españoles avanzando en el desarrollo constitucional y hace falta menos palabras gruesas y más lenguaje fino, como bien expresa el escritor Javier Cercas ”Sin ironía no hay novela, sin ironía no hay democracia”.

También haciendo realidad lo que venía recogido en el artículo 13 de la primera de nuestras Constituciones, la de 1812, popularmente conocida como LA PEPA”, “El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen”.

Todo lo que hemos vivido en los últimos meses nos ha de llevar a una profunda y serena reflexión para que desde el poder legislativo se planteen muy seriamente, fórmulas legales para evitar el bloqueo y no prolongar innecesariamente las interinidades.

Y este mismo martes 14 de enero, al día siguiente de su toma de posesión, el Ejecutivo de Coalición, celebró la primera reunión del Consejo de Ministros Extraordinario, que no solo sirvió para una toma de contacto y la foto oficial en las puertas del Palacio de la Moncloa sino para sin pérdida de tiempo comenzar a cumplir sus promesas, acordando la subida del 0,9% de las pensiones y proponer a Dolores Delgado como nueva Fiscal General del Estado. Además, a partir de ahora las reuniones de este órgano serán todos los martes en lugar de los viernes y el Presidente se compromete a dar cuenta de lo realizado cada 100 días.

A este Gobierno se le podrán hacer todas las críticas, pero ninguna podrá incurrir en que no son gente preparada, comprometida, con experiencia en las administraciones y por tanto en la gestión, paritarias y compartiendo los objetivos que el Presidente ha planteado para el presente y el futuro de España desde el diálogo, la convivencia, la unidad de acción, la lealtad y el respeto a la Constitución.