Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Los once principios de la propaganda nazi y la crisis del COVid-19. Principios de la verosimilitud, silenciación, transfusión y unanimidad


Vamos dando fin a esta sucesión de artículos con los cuatro últimos principios que Joseph Goebbels ideó para encumbrar el aparataje de propaganda que encumbró a uno de los mayores genocidas de la Humanidad, Adolf Hitler.

Como dije al comienzo de esta serie, la propaganda no es información, sino manipulación en aras, generalmente, de unos objetivos que no buscan el bien general sino el provecho particular.

Comencemos por el octavo principio, el de verosimilitud, que consiste en construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias. Obviamente, para manipular, la información no puede carecer de una base de realidad, porque sería complicado de mantener. Por tanto, es importante que lo que se propague lleve una parte constatable, pero no toda. Es el caso de la atención sanitaria de los hospitales o de la carencia de ciertos materiales, test, etc... Es cierto, pero se obvia que la responsabilidad y las competencias en sanidad las tienen las comunidades autónomas, que son, y no el Gobierno de la nación, las que tenían que haber previsto esas necesidades.

El noveno principio de la silenciación, consiste, por su parte en acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines. El caso más flagrante es de los aviones con material sanitario procedente de China que se perdieron durante casi dos semanas sin que se escuchara ni la más mínima explicación del gobierno de la comunidad de Madrid (PP). Mientras machacaban a la ciudadanía con las deficiencias de provisión por parte del ministerio de Sanidad, que se partía el pecho en las subastas, incluso a pie de pista. ¡Qué decir de los respiradores de Ankara! Abascal llegó a pedir ruptura de relaciones con Turquía… Por cierto, que el ínclito neocid no ha dicho ni mus sobre el contagio de su secretario general en Vistalegre. ¡Ah! No olvidemos las ruedas de prensa del Gobierno contraprogramadas por Casado.

El principio de la transfusión, es nuestro décimo principio. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas. En este caso el campeón, sin discusión, es VOX. Su exaltación de los valores patrios, la recuperación de los principios de su Reconquista, en la que junto con su tocayo, su líder se ha visto cientos de veces expulsando al infiel, despertó esos valores del Régimen franquista, que creíamos, oh ingenuos, dormidos. Han concitado todos esos pseudo valores más propios de Roberto Alcázar y Pedrín que de un partido moderno y del siglo XXI. Por su parte, el partido Popular se refugia en unos principios tradicionales y familiares que nada tienen que ver con una sociedad igualitaria y justa, sino con aquellos que cantó el maestro Machado: de charanga y pandereta. En campo económico, en aras de la defensa de un modelo neoliberal a ultranza, tapa el beneficio de las grandes empresas y de los bancos a la recuperación de las pequeñas y de los trabajadores (lo hicieron en la anterior crisis). Son sus votantes.

Terminamos con el principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad. En este punto convergen muchas organizaciones políticas. Es la generalización de que todos están de acuerdo. Y para ello se habla de “los españoles”, “los vascos””, “los catalanes”. La realidad nos muestra que no es así, y que en el caso de los dos partidos que nos ocupan, no son, gracias al cielo, la mayoría. Pero verbalizar que en algo está de acuerdo “toda la sociedad civil” les ayuda a que se crea que el apoyo es mayoritario.

Nada es nuevo bajo el sol. Todo está inventado, y como hemos podido ver a lo largo de esta serie, todos y cada uno de estos principios se están utilizando para desinformar, manipular y destruir, en un momento muy grave, en el que nos jugamos mucho. Pero no culpemos solo a los partidos políticos. La ciudadanía tenemos la responsabilidad de preocuparnos, de cerciorarnos, de conocer si eso que nos cuentan es verdad, y acudir a las fuentes y contrastar. Debemos ayudar a desarrollar el espíritu crítico en nuestra juventud y en nosotros mismos, para tener posibilidad de decidir, sino jamás seremos libres, porque, aunque tengamos todas las comodidades y capacidad económica, no seremos más que peones para quienes juegan sucio.

#AhoraTocaLucharJuntos

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad acaba de publicar su quinta novela, El amante pluscuamperfecto, con Ediciones Ondina.

Actualmente es concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider