Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La justicia social no es caridad


Leo en un tuit de Pablo Casado su admiración por una ONG que se dedica a atender a los más necesitados. Valora enormemente la atención a los más desfavorecidos, a los mayores. Dicha ONG pervive gracias a las donaciones en su mayor parte.

Ese Pablo Casado, asombrosamente, es el mismo que se niega a que haya un ingreso mínimo vital, que palie de alguna manera a situación de crisis sobrevenida que vamos a tener que afrontar a causa del CODVid-19.

Esto es un ejemplo más de la división que en este país existe entre lo que es justicia social y lo que es caridad. Sin entrar en cuestiones de virtudes teologales, que para eso doctores tiene la Iglesia, es vergonzoso que se fotografíe el líder de la derecha acudiendo a dónde están los más necesitados, mientras aboga por crear muchos más.

La última crisis se llevó por delante a muchos trabajadores y trabajadoras, pequeñas empresas y autónomos que han visto como ahora se están tomando medidas para poder aliviar la presión causado por la crisis económica que nos espera, bueno, que ya ha llegado. Medidas que ayuden a levantar los negocios, a buscar soluciones que no destroce el tejido empresarial y laboral. También, mientras eso se consigue, hay que trabajar para que, con dinero que provenga de los impuestos que es el dinero de todos, puedan afrontar con dignidad el día a día quienes no tienen ningún ingreso.

Los seres humanos somos seres sociales. Y como tales tenemos que colaborar en que nadie se quede atrás, por diferentes que sean sus motivos. Esta pandemia nos tiene que enseñar cómo, en un momento, las circunstancias cambian. Estoy convencida, mis queridos lectores, que habrá habido muchos españoles a los que los recortes a la sanidad pública les parecieron justos para contrarrestar el gasto, que han necesitado de ella para afrontar el contagio del virus, y han vivido en propia carne su situación precaria.

La caridad no es justicia social. La caridad es dar lo que nos sobra, mientras que justicia social es repartir justamente aquello que se tiene. Nadie tiene que temer ser justo, por mucho que ahora nos amenacen con el espantajo del social comunismo aquellos que no tienen ninguna otra alternativa política que la que ya se ha demostrado que no funciona, y que no es otra que la del neoliberalismo puro y duro. Ese neoliberalismo que os ha llevado a encontrar los hospitales desabastecidos, plantillas sanitarias reducidas, ucis desbordadas y residencias de mayores con una gestión nefasta.

Sí, mis queridos lectores, el neoliberalismo no funciona. Fue el que nos llevó a la crisis bancaria bajo el lema de los mercados se regulan solos, y que tanto dolor y precariedad ha traído a la ciudadanía.

A nadie se le va a expropiar nada, ni se van a intervenir cuentas bancarias. Esos bulos torticeros solo están pergeñados para desestabilizar. Pero de justicia es que quién más gane, más pague, y de esa manera no habría que tener ni ONG’s ni bancos de alimentos que contrarresten lo que es labor del Estado de derecho.

Sanidad pública, educación pública, atención a mayores y dependientes en una obligación moral y fiscal de todos y de todas. Lo otro, lo de quitarme la mala conciencia con un sms, con un donativo, o con un paquete de macarrones, tiene que tener plazo de caducidad.

Y lo tendrá, si como he dicho al principio, apostamos por la justicia social y menos por la caridad que lava las conciencias y enquista la pobreza.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad acaba de publicar su quinta novela, El amante pluscuamperfecto, con Ediciones Ondina.

Actualmente es concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider