Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Cuando se mienta al padre

En política hay líneas rojas, sobre todo las referentes a la educación en los órganos de representación. En política debe de existir un respeto entre adversarios, no solo porque la cortesía debe existir en todos los lugares, momentos y situaciones, sino porque diputados o concejales son la representación de sus votantes.

Por otra parte, sin duda ninguna, no hay agravio mayor para una persona que mentar al padre o la madre para insultar a alguien. Se te remueve hasta los empastes, si es que los tienes, y se te pone una bola en la boca del estómago y has de sujetar la mano para no partirle la cara al que tienes delante.

Pues bien, el lamentable espectáculo de Cayetana Álvarez de Toledo, en la sesión de control al Gobierno del miércoles, sacando sobre el escaño el nombre del padre del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, traspasado las dos líneas rojas: la de la cortesía parlamentaria y la de mentar al padre.

A los exabruptos, a la falta de empatía, a la falta de educación disfrazada de hieratismo de la secretaria parlamentaria popular no es que estemos acostumbrados, porque quién se acostumbra a algo tan desagradable, pero la acusación de hoy ha sido un triple salto sin red.

Momentos antes García Egea, secretario general y diputado del PP, había vislumbrado la comprensión de una posible insubordinación de la Guardia Civil… ¡Tela marinera! Ojipláticos todos los que estábamos viendo la sesión, no de control, sino de auto de fe al Gobierno de España.

Esta democracia nuestra está sufriendo una de las pruebas más dolorosas que yo recuerdo, y ya tengo memoria histórica. Porque no es la dureza ideológica, ni de objetivos, ni siquiera de entender la territorialidad. No nos enfrentamos al terrible enemigo que es el terrorismo. Simple y llanamente aquellos que representan a parte del pueblo español han decidido la destrucción del gobierno, aunque España se vaya al cuerno.

¿No tenía la marquesa Cayetana otro argumento, político a ser posible, que aportara algo más que insulto y odio? Justo hoy, primer día de luto oficial, ese luto que tanto han solicitado y que era una en sus escalas de agravios, pues justo hoy, los fallecidos importan un bledo, y es mucho mejor sacar al señor Iglesias padre de paseo para dañar vergonzosamente al vicepresidente segundo, y retar a la presidenta del Congreso, que no ha conseguido que se retractara. Finalmente, esas vejatorias palabras se han eliminado del Diario de sesiones.

Si ya es triste ver el hemiciclo del Congreso medio vacío por la pandemia, lo es aún más viéndole lleno de insultos, de pobreza intelectual y de la absoluta falta de colaboración de una oposición que ha determinado hundir desde los cimientos lo que nos ha costado tanto esfuerzo.

La democracia es tan sagrada como los padres, igual de sagrada.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad está en preparación de su quinta novela y acaba de presentar su último libro de poesía, Papelera de reciclaje con Ediciones Vitruvio.

Recientemente ha sido nombrada concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.