Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

¿Todos los Borbones son ladrones?


Esta temporada está de moda hablar de la Corona, unos políticos emplean sus mejores argumentos para atacar a dicha institución, mientras otros defienden la institución y a la persona del actual Jefe de Estado. Entre tanto, según las encuestas, parece que el tema no importa mucho al ciudadano de a pie, solamente para sacar y ver los chistes y chascarrillos que circulan sobre el Emérito en las redes sociales.

Algunos grupos políticos lanzan sus propuestas en el Parlamento y en las Cámaras Autonómicas, y para ello no vacilan en utilizar términos no muy favorables para el Emérito, proponiendo que la Monarquía sea erradicada. En este grupo se han encontrado partidos y coaliciones como ERC y BILDU, llegando incluso a proferir, como en el caso de un destacado dirigente de ERC (cuyo nombre no menciono por ser harto conocido), la frase; “TODOS LOS BORBONES SON UNOS LADRONES”.

No voy a negar mi poca simpatía por el Emérito, no en vano soy carlista, pero tengo en cuenta de que el mismo disfruta de la Presunción de inocencia, en tanto que la Justicia no se pronuncie sobre su culpabilidad o inocencia.

En este breve comentario a la frase del destacado político catalán, si quiero escribir sobre la honradez o su falta de la misma, de los apellidados Borbones.

Indudablemente la historia nos ha relatado de alguno de ellos una apetencia desordenada y una rapacidad sin límites, pero son muy pocos o mejor dicho muy pocas.

Eran Borbones la Reina Regente María Cristina de Nápoles esposa de Fernando VII y madre de Isabel II. La Regente se caracterizó no solo por su afición a los Guardias Reales, llegando a tener con uno de ellos hasta ocho hijos (le llamaban la Muñoza por sus relaciones con el Guardia apellidado Muñoz, a quién concedió el título de Duque de Riansares, y cuando fue expulsada de España contrajo matrimonio con el mismo). Fue expulsada por su afición desmedida por los bienes ajenos. Su hija, aparte de heredar de su madre la afición por los amantes, también se caracterizó por su ansia desmedida por el dinero.

Volviendo al tema sobre si los Borbones eran o no ladrones, y dejando de lado las dos excepciones de las dos mujeres señaladas anteriormente, es necesario volver atrás, al tiempos e Carlos IV. Este buen hombre, que no tenía muchas luces y confiaba ciegamente en su esposa, otra Mesalina como las dos citadas anteriormente, que tuvo un hijo, que las Cortes de Cádiz consideraron que no era hijo del Rey, sino de su Primer Ministro, Don Manuel Godoy, y que por lo tanto no tenía ningún derecho sucesorio al Trono de España. Este hijo, que lógicamente se debía haber apellidado Godoy y no Borbón, fue el Infante Don Francisco de Paula.

Don Francisco de Asís era hijo de Don Francisco de Paula, y lo casaron con ISABEL II. Era notorio que Don Francisco de Asís que era homosexual y le apodaban: “Paquita la pastelera“, tenía amantes del mismo sexo, y se le consideraba impotente. En esta situación su esposa de una sexualidad desorbitada, se consolaba con multitud de amantes. Se hablaba de Generales, su hija la Infanta Eulalia que residió los últimos años de su vida en Irún, contaba a sus amigas, que su padre había sido un apuesto Mozo de Cuadras. Uno de los amantes de turno de la entonces reina, era un militar de la Guardia Real, apellidado “PUIG RANDOLT”, (no se si el apellido lo he escrito correctamente), con quién concibió al que años más tarde fuera Alfonso XII.

El que fuera carlista Don ESTEBAN BILBAO, que fue Ministro con Franco, y que volvió los últimos años de su vida a la disciplina carlista, desilusionado con el General, decía que como Ministro de Justicia había tenido en su mano la documentación que acreditaba lo señalado anteriormente, de que los hijos de Isabel II eran todos bastardos.

Tanto Don Francisco de Asís como Alfonso XII se caracterizaron por sus rapiñas económicos, llegando el primero a chantajear al Consejo de Ministros, amenazando con hacer pública su homosexualidad, si no se le entregaba una importante cantidad de dinero, algo a lo que accedieron, por temor al escándalo que se podía producir.

Nos encontramos que los sucesores de Alfonso XII, se han apropiado de un apellido que no les corresponde, el apellido Borbón.

Otros Borbones, han tenido una conducta totalmente distinta, han llevado una vida frugal, se han comprometido con la causa del pueblo, son los que como Carlos VII en el transcurso dela tercera Guerra Carlista, devuelve a Cataluña sus Fueros y Libertades, al igual que a las Coronas de Aragón y Valencia, Jura los Fueros de Vizcaya ante el Arbol de Guernica, y es nombrado por sus Juntas Generales Señor de Vizcaya, jura también en Ordicia los Fueros de Guipúzcoa. Son lo que viven austeramente en el exilio, y como decía Carlos VII: “Si el País es pobre, vivan pobremente el Rey y sus Ministros”. Esta vida al servicio de los demás, y al reconocimiento de los derechos de los Pueblos y de las personas, ha tenido continuidad en otros Borbones, como Don Javier, que Jura los Fueros de Vizcaya ante el Árbol de Guernica en 1937, y poco después sería expulsado por el General Franco de España que ordenó al mismo tiempo que Don Antonio Arrue Zarauz, Abogado guipuzcoano natural de Asteasu, y Secretario de Don Javier fuese encarcelado en la Cárcel de Granada. Posteriormente Don Javier dirigió la Resistencia francesa contra los Nazis ocupantes, en la Comarca de Allier, detenido por la Gestapo fue conducido al Campo de Dachau, y condenado a muerte, salvándose “in extremis” por la liberación del Campo por tropas norteamericanas. (compañeros suyos a los que se iba a fusilar al mismo tiempo fueron: León Blum y el Obispo de Clermont Ferrand. Sus pasos fueron seguidos por su hijo Don Carlos Hugo, y sus hijas, especialmente por Dª María Teresa, recientemente fallecida, y por su nieto Don Carlos Javier, quién en Marzo del 2012 Juró en Iratxe los Fueros de Navarra y el uno de Diciembre del 2019, en la Catedral de Valencia, juró asimismo, en valenciano y castellano con la misma fórmula que utilizaron los Reyes de Valencia, los Fueros del Reino de Valencia.

Estos que señalo, son Borbones, y su trayectoria impecable. No vale generalizar a causa de los hechos, que han podido cometer unas personas, que lo primero que han hecho, ha sido utilizar un apellido, que por sangre no les corresponde.

Tampoco me causa extrañeza, que algunas de las propuestas venga de grupos como ERC y BILDU, cuyos votantes son en gran parte hijos, nietos o biznietos de carlistas, de los que lucharon en el Ebro, Montejurra, Somorrostro, Alpens, en la toma de Cuenca, Concentaina y otros lugares defendiendo la causa de los Reyes legítimos, las libertades heredadas de sus mayores ( Fueros ) y las formas de propiedad común, ya que siempre ha existido un rechazo a los usurpadores del trono, tanto en el País Vasco como en Cataluña. Más extrañeza me causa, que el político que hizo esa declaración, respetando la ideología de su partido, diga semejante barbaridad de meter en el mismo grupo a personas honradas y servidoras del pueblo, con unos individuos que se han aprovechado impunemente del mismo. Solamente hay un motivo para ello, su ignorancia de la historia, y eso no es eximente para ningún político.

Al mismo tiempo quiero denunciar, la aparición de simbología carlista, en algunas manifestaciones de grupos de extrema derecha, los que los portan no son carlistas, porque ni defienden su ideología, porque asisten a actos de grupos centralistas jacobinos, cuando el carlismo siempre ha sido Fuerista, es decir partidario de un Estado Confederal, o como dicen algunos carlistas federal Asimétrico y leales a la Dinastía legitima. Son los sucesores de los que asesinaron carlistas en 1976, en los actos de Montejurra.

Abogado en ejercicio desde 1970 del Colegio de Abogados de Guipúzcoa.

Afiliado a la A.E.T. en 1958, fue presidente de la misma en Guipúzcoa durante los años sesenta.

Colaboró con la revista Montejurra con los seudónimos “Koskero” y “J. Jaúregui”.

Participó el 11 de Octubre de 1968 en la creación del G.A.C.

Fue detenido y apaleado varias veces por la policía franquista, aunque nunca fue procesado. Cuando Franco veraneaba en San Sebastián la Policía le obligaba a irse a otra población.

Fue segundo en la lista del Partido Carlista por Guipúzcoa en las elecciones de 1979.

Actualmente está afiliado al Partido Carlista por Vizcaya.

Es miembro del Comité de Disciplina y Conflictos del Partido Carlista.

Distinguido con la Medalla de la Legitimidad Proscrita por Don Carlos Javier el día uno de Diciembre del 2019 en Valencia.

Otra actividad por la que se ha hecho merecedor de distintas distinciones y premios es la pintura, que practica a “plein air”.

Fundador en 1976 junto al escultor Nestor Basterrechea y el Poeta Bordari y algunos artistas más de la Asociación de pintores y escultores del Bidasoa OTZAZKI dela que redactó sus Estatutos, siendo su Secretario desde su fundación hasta la fecha, La Asociación funciona en régimen de autogestión.

Ha realizado más de doscientas exposiciones individuales, especialmente en San Sebastián, Hondarribia, Irún, Hendaya, París, Barcelona, Biarritz etc.

Pose distintos premios, tanto en España como en Francia.