Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Cuatro años más


Aunque esta semana el Presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump ha dejado caer que las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020 deberían suspenderse y retrasarse, lo cierto es que nos encontramos a menos de 100 días para que el pueblo americano decida quién va a ser su Commander-in chief, durante los próximos cuatro años.

Si a principios de años hubiésemos dicho que un candidato demócrata, y aún más, este candidato demócrata iba a ser el favorito para ocupar el asiento del Despacho oval hasta 2024, casi nadie se lo habría creído. Donald Trump parecía tener la reelección en la palma de la mano y Joe Biden se iba estrellando poco a poco en las primarias de todos los estados frente a Peter Buttigieg y Bernie Sanders y aún no había empezado a jugar Michael Bloomberg.

Pero llegó Carolina del Sur, un 29 de febrero, y todo empezó a cambiar. Días después, en el Supermartes se confirmaron las aspiraciones de Biden y la falta de empatía que suscitaba al electorado demócrata Bloomberg; los candidatos se fueron retirando poco a poco ofreciéndole su apoyo Biden, hasta que, finalmente Sanders claudicó.

La gestión del coronavirus y las protestas raciales por la muerte de George Floyd, parece que han terminado de aupar a un Biden que, previsiblemente anunciará esta semana quien va con él en la papeleta. Será una mujer, salvo sorpresa. Por su parte Donald Trump no ha dejado de perder apoyo popular desde principios de año, y ahora, cada vez ve más lejos sus ansiados cuatro años más.

A día de hoy, todas las encuestas apuntan a una victoria clara de los demócratas, que mantendrían los Estados en los que ganó Hillary en 2016 y podrían sumar nuevos como Wisconsin, Michigan y Pensilvania, que fueron los que le costaron la presidencia a Clinton; Carolina del Norte y Florida, que engrosarían aún más las aspiraciones demócratas e incluso, esta semana parecía posible que Biden robase también a los republicanos estados como Arizona, Ohio, Georgia o Texas.

El único estado que parece no querer certificar el cambio es Iowa. Recordemos que este pequeño estado americano es probablemente de los más interesantes. No solo porque es donde comienzan las primarias a la presidencia y donde, se dice, se establecen los candidatos favoritos. Desde 1980 solo dos candidatos han ganado en Iowa y han perdido la presidencia: Al Gore, que perdió por el recuento en Florida, y Michael Dukakis. Pues bien, ninguna encuesta predice que Trump vaya a perder en Iowa, eso sí, el margen cada vez es menor, estableciéndose en 44% y un 46%.

Pero, pese a Iowa y aunque aún quedan mucha campaña y muchos días para el ansiado 3 de noviembre, la realidad es que mucho tiene que cambiar todo para que Trump repita como Presidente. Ninguna encuesta da ganador al republicano y la que menos puntos de diferencia da a los candidatos la fija en cuatro puntos.

A más, figuras del propio Partido Republicano han creado y financiado super PACs en favor de Biden, con miras a que el magnate y todo el trumpismo que se ha instalado en el partido pueda desaparecer o, por lo menos diluirse de cara a las presidenciales de 2024. También, figuras relevantes como Colin Powell o Mitt Romney han dejado claro que votarán por el candidato demócrata.

No obstante, la carrera va a ser interesantísima y la noche electoral emocionante. Y si me preguntan hoy, ¿quién ganará las próximas elecciones? Yo todavía no descartaría que podemos tener cuatro años más de Donald Trump.

Nacido en 1988 en Madrid. Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Carlos III. Ha desarrollado su actividad profesional ejerciendo para Banca y despacho en temas civiles y mercantiles. Actualmente se encarga de gestionar los Servicios Jurídicos de la mercantil Uno Efe S.L. Abogado del turno de oficio en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.