Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

¡Por favor, sálvame! de la prensa rosa

Prueben a sentarse en su sofá, después de una dura jornada laboral, cansado, deseoso de disfrutar de su merecida libertad y, por supuesto, con unas ganas tremendas de informarse, ver en la televisión lo que sucede en el mundo. Política. Economía. Desea ver una tertulia con personas preparadas en sus campos, analizando determinadas situaciones que realmente pudieran tener algún tipo de repercusión en su laboriosa vida - política, corrupción, paro, crisis económica, crisis sanitaria, subida del salario mínimo, subida o bajada de impuestos a autónomos y contribuyentes, etcétera -; sin embargo, se encuentra usted ante un escenario completamente opuesto al que esperaba: Ve usted un programa en el que sus colaboradores - personas de gran bajeza moral, poco profesionales y de cuestionable preparación académica - no respetan los turnos de palabra, gritan, insultan y, sobretodo, dedican su tiempo en acosar y exponer la vida de personajes públicos. Dése por bienvenido, está usted ante la prensa Rosa.

Un mundo en el que todo es fachada, falsedad, ficción. Muestran una realidad completamente alejada de la de los obreros, la de las personas de a pie, de aquellos que trabajan día y noche a cambio de un miserable sueldo. Una realidad, irreal. Este formato existe con el único e indiscutible objeto de evadir a la población de sus verdaderos problemas; hacerles olvidar, por un instante, las cadenas que el sistema ha atado en sus tobillos y muñecas, y que les forman cardenales insufribles en forma de precariedad, estrés, explotación, ansiedad, depresión e injusticia social. Porque, efectivamente, hablar constantemente de la vida de personajes públicos que poco o nada tienen en común con la mayoría social de nuestro país, es un buen remedio a corto plazo de evasión de problemas. Como comprenderán, resulta más fácil criticar a Ortega Cano, Isabel Pantoja, J. J. Vázquez, Amador Mohedano, y demás personajes - completamente ajenos a los problemas de la mayoría de la población -, que analizar con profundidad todas aquellas cuestiones que ejercen una gran presión en la vida de nuestros conciudadanos.

¿Realmente le interesa a usted o le afecta lo más mínimo que Kiko Matamoros se haya operado la cara? ¿De veras es para usted una gran preocupación que a Belén Esteban le hubiera robado su representante? Más bien, lo que a usted le genera preocupación, es el incremento del paro, los ERTEs por coronavirus, la crispación política en las instituciones del Estado provocada por aquellos que pretenden acabar con el régimen democrático que tanto costó construir, a base de lágrimas, sudor y sangre.

Éste es uno de los mayores problemas con los que debemos lidiar los socialistas comprometidos: Acabar con la prensa basura que aleja y evade a la población de la realidad y pretende perpetuar el sistema explotador que destruye su libertad. No acabar de forma violenta, en absoluto, sino mediante la formación de la población, concienciarla de su situación y, sobretodo, del mal que la prensa Rosa les provoca, a ellos - obreros y trabajadores -, por evadirles de la realidad, y a la sociedad en su conjunto, por mostrar una realidad ficticia del postureo, la falsedad y la superficialidad.

Estudiante de Ciencias Políticas y Administración Pública en la UPV/EHU. Militante socialista desde el 2018.