Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La Docta Ignorancia (opinión)


¿Tiene futuro la religión?, ¿de qué modo evolucionará?, ¿acaso seguirá existiendo?, ¿Cómo será?, ¿cuál será su contenido?, ¿a qué, y a quién se venerará?

Son muchas las dudas, pero en principio no se puede saber, es difícil de predecir y más en este mundo cambiante, lleno de contradicciones, sobresaltos y sobrevenido de un capitalismo salvaje, donde lo que impera en el mundo de hoy es el consumo a gran escala, (llévate tres por el precio de dos) la inmediatez en el logro de las cosas (aprenda idiomas en unas semanas, compras por internet, pierda 10 kilos en días, rejuvenece 5 años con el ácido hialuronico, etc.) es el Carpe Diem, que decía el poeta romano Horacio, el aquí y el ahora, pues eso, que en el terreno de la espiritualidad pasa igual.

En los años 60, ciertos teólogos y sociólogos cristianos predijeron el fin del Cristianismo para el año 2000, (aquel año era el fin de muchas cosas, fue el efecto 2000, error del milenio, el Apocalipsis… que por cierto llevamos hasta ahora, más de 10 “fines del mundo”) y hubo otros estudiosos como Paul Matthews van Buren, (reverendo de la iglesia episcopal, en los EEUU) que decían que la idea de un Dios trascendente, más allá de la esfera humana, no tenía sentido para la persona laica moderna, aquellos teólogos que mantenían estos postulados intentaban enfatizar en la necesidad de una fe centrada en Jesús “el Cristo” que era lo adecuado para un mundo “adulto”, incluso aquellos que estaban en desacuerdo, sugerían que, nuevos modos de pensar en Dios eran esenciales si la gente de un mundo moderno quería conservar su fe en Dios.

El Obispo, teólogo y erudito anglicano John Arthur Thomas Robinson (Obispo anglicano de Woolwich, Inglaterra), pedía a la gente en su libro “Honesto con Dios”, que se dejara de pensar en Dios como un viejo de barba blanca que moraba en las nubes y que de vez en cuando tenía que intervenir en el mundo que tenía abajo.

T.S. Eliot, poeta (1888-1965) pensaba que la gente ya había perdido su fe en la imagen tradicional de Dios, Eliot desarrollaba esta teoría en su obra llamada La Roca, “Los hombres han abandonado a Dios, a cambio de ningún otro Dios, y esto no ha pasado nunca

Menos del 50% de la gente cree que el cristianismo es la única religión verdadera, cada vez más personas en Occidente están más preparadas para ser menos dogmáticos y más abiertos y aceptar otras creencias procedentes de otras tradiciones, sin importarles mucho su consistencia, por ejemplo, la reencarnación, es una creencia no cristiana, mantenida por un casi 25% aproximado de europeos Occidentales, otros muchos, creen además, en la Resurrección de Jesús, y otros, en preceptos más allá de la vida.

El movimiento New Age, muy en boga, se nutre de otras ideas procedentes de otras tradiciones mezcladas entre sí, es el mejor ejemplo de esta visión.

En la actualidad se están dando casos un tanto inusuales, como, por ejemplo, cristianos practicando meditación al estilo budista e hindú, la apertura a otra religión, considerar a la naturaleza, y la experiencia del “aquí y ahora” como medio de afrontar problemas de índole espiritual sugieren que el movimiento hacia el eclecticismo puede llegar a tener calado entre la gente.

Pero los hay más incisivos ya que, también están los que sostienen que la religión del mañana será un bien de consumo más, de hecho, ya se está dando, véase los nuevos Yoguis que te garantizan aquietar el alma, equilibrar los Chakras y a la par, adelgazar en armonía con el Cosmos, todo esto puede resultar fascinante para mucha gente.

O el despertar de la KUNDALINI, el viaje de la Kundalini “sin buscarlo, la luz se abrió en mi …. algunos los llaman el fuego del Espíritu Santo, otros, la Kundalini…el nombre no importa, lo importante es que estamos entrando en otra era donde la espiritualidad se liberará de los sistemas de control” (testimonio)

Émile Durkheim, sociólogo y filósofo francés escribió acerca de la capacidad, prácticamente ilimitada de los hombres para innovar cuando se trata de religión.

En cualquier caso y estarán conmigo que, hoy hay un vacío existencial grande y generalizado en todo Occidente y así surgen corrientes humanistas alternativas a las religiones tradicionales con una nueva espiritualidad más dinámica, atractiva y llena de beneficios, a un precio muy asequible.

Aprovechando que el hombre tiene necesidad espiritual, independientemente del credo que profese, se reconoce que, es un ser trascendental, siempre ha sido así y es a través de mitos, leyendas, iluminados, etc. que hemos buscado respuestas a las grandes preguntas existenciales.

El individualismo de hoy, nos lleva a una falta aparente de valores, provocando una importante crisis espiritual (la pandemia, llamada Covid 19 también contribuye a ello, que, a pesar de ser un virus, este es el que, de verdad ha puesto a toda la humanidad de rodillas) excepto a los jóvenes.

Ya se empieza a hablar de una nueva conciencia planetaria.

En América, más del 40% se consideran espirituales, pero no religiosos. (es una salida rápida a la pregunta de si eres religioso o no) o también ¿crees en Dios?, bueno yo creo que existe algo… pero no sé qué será. También se dice… creo en el destino. ¿No les parece patético?

El teólogo Martin Palmer, sinólogo inglés, dice que, no ve mucho futuro a las religiones monoteístas porque han dejado de proporcionar un contexto en el que vivir (aparte de los fanatismos) porque incluso muchas personas han tenido una relación de castigo, abuso o alineación que no les favorece, en nada.

El Rabino Jane Albert, de la congregación Beth David, en California ha desarrollado una práctica que aúna entrenamiento y servicio de adoración judía tradicional.

Otras congregaciones cristianas como Soul Care y Faithful Workouts promueven el deporte y los ejercicios espirituales combinando con oraciones del rosario.

En Singapur, encontramos el gimnasio Nawal Haddad, solo para mujeres cuyo entrenamiento sea compatible con la Yihad.

En Jerusalén, los hombres judíos tienen un Gim exclusivo para ellos donde se siguen estrictas normas, códigos y rezos.

A todo esto, se unen los Millenials, que buscan conexiones místicas con las compras y sus marcas, como seña de identidad, con esto nos encontramos una senda de un nuevo camino iniciático.

Por otro lado, tenemos un humanismo planteado por el Papa Francisco, que se abre camino con la exhortación postsinodal sobre la Amazonia, “La Querida Amazonia” el documento traza nuevos caminos de evangelización, cuidado del medio ambiente y de los pobres, animando a los laicos a participar en las comunidades eclesiales, este camino ya iniciado (y que costo caro) por aquellos llamados de la Teología de la Liberación, llevada a cabo por Leonardo Boff, que clama que “somos tierra que siente, piensa y ama, o que el grito de los pobres y el grito de la tierra, son hermanos y denuncian a la vez, el mismo sistema destructor de la vida humana y de la propia naturaleza”, a mi parecer esto si es una verdadera religión y no la de otros inventos oportunistas, en cualquier caso, me parece bien la idea de Teilhard de Chardin (1881-1955) que supo integrar en su pensamiento el carácter evolutivo del universo que han aportado las ciencias y el papel de Cristo en el universo que presenta la fe cristiana. Precisamente a partir de esta base científica se descubre el carácter convergente del mundo a través del futuro de la humanidad en el punto Omega de la divinidad.

Como veis siempre buscando algo trascendente.

Yo, personalmente, me conformo con aquella idea preciosa de la docta ignoranciaEl Deus Absconditus”, de Nicolas de Cusa, que decía “Dios o el Absoluto puede definirse como ver en sí mismo, como un ver el ver, mientras que el hombre sería entonces un ver que no ve el ver, lo que ya es un ver el no-ver, es decir, las tinieblas. Y como ver es saber, resulta que saber que no se sabe es ya algo más que una ignorancia, es una docta ignorancia

En cualquier caso, (y ahora más que nunca) y pase lo que pase, y mientras siga la pandemia, que Dios nos coja confesados.

Bibliografía

- Gelliner, E Posmodernismo, razón y religión, Ed Paidós

- Kung, Hans, Teología para la posmodernidad, Alianza Ed.

- Otto, Rudolf, Lo santo, lo racional, lo irracional en la idea de Dios.

- Tierno Galván, Enrique. ¿Qué es ser agnóstico?

- Javier Alvarado Planas, Ed. SANZ Y TORRES S.L.

- Reflexiones de un viejo teólogo y pensador, Ed. Trotta.

- Germán Jiménez, Cultura 2020

Es Licenciado en Ciencias del Trabajo por la Universidad Oberta de Cataluña y Diplomado en Relaciones Laborales por la Universidad Rey Juan Carlos (Graduado Social de Empresa en ejercicio) Asesor Jurídico Laboral y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, Máster en Gestión.

Estudioso de Antropología Filosófica y Teología Sistemática.