Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Tras el rastro


A diario nos enfrentamos con compatriotas que pasan de ponerse la mascarilla; con quienes para ellos la distancia social no es de metro y medio, sino de medio metro; con grupos de más de diez personas, riendo y comiendo, como si no hubiera mañana. Todo a pesar del bombardeo agotador de los brotes y rebrotes…

Estoy convencida que es muy, pero que muy difícil no solo concienciar sino controlar que todos y todas cumplamos las normas. Siempre habrá a quien le importe un pepino el contagio, como le importa lo mismo aparcar en prohibido, superar el límite de velocidad o tirar una colilla al rastrojo. Por ello las administraciones tienen que estar pertrechadas para dar la mejor respuesta sanitaria.

Esta pandemia, aparte de otras muchas consecuencias, también nos ha ampliado nuestro vocabulario diario, no cabe la menor duda. Confinamiento, desescalada, PCR, … Y por último rastreador.

Antes de esta crisis sanitaria, los rastreadores se relacionaban con aquellos que, en películas de indios y americanos, o en las que se desarrollaban en África, seguían el rastro al ganado perdido o a la fiera que se debía cazar. Inolvidable la figura con la oreja pegada al suelo o escudriñando las huellas impresas en el barro.

Son otros rastreadores ahora, por desgracia, los que están de plena actualidad, Son aquellos que deben seguir la estela de los que pueden haber estado en contacto con quienes son diagnosticados de CoviD19, para evitar su propagación. Es decir, que estamos hablando de alguien fundamental para evitar que los brotes se expandan como fuego en la paja seca. No es tan difícil de comprender, ¿verdad?

Bueno, pues en la Comunidad de Madrid, feudo de Isabel Díaz Ayuso y sus congéneres, los rastreadores son “rara avis”, a pesar de los esfuerzos que han llevado a cabo de recolectar voluntarios, sin paga, para algo que es la prevención básica en este momento frente a la pandemia. Ya, ya sé que es de flipar que en una de las regiones más populosas y en la que el virus también golpeó más duramente durante los primeros meses andemos con el “bolo colgando” en este tema, pero es que el PP, con Ciudadanos asintiendo como los gatos chinos, tiene su manera “sui generis” de gestionar las crisis, como ya hemos ido comprobando, por desgracias, durante este tiempo: de todo, de todo, tienen la culpa otros.

Lo último que ha hecho la consejería de Sanidad de Madrid es manipular los datos de los asintomáticos detectados, algo vital y en lo que la figura del rastreador es fundamental, quitando esos datos de su página web, para, acto seguido acusar a Fernando Simón de deslealtad y de no tener credibilidad. Para qué andarse con chiquitas.

No es que nos pille de improviso. Ayuso es la campeona de echar balones fuera, pero creo que hasta ella debería de tener las líneas rojas claras y no sobrepasarlas, algo que empezamos muchos a creer que es total y absolutamente imposible, tanto como que todo el mundo se ponga la mascarilla.

El final del culebrón Ayuso-rastreadores tiene un remate “feliz” como todo lo que hace la derecha en Madrid y siempre nos cuesta la “pasta” a todos los madrileños. Privatizar el servicio y entregarlo, en este caso a la clínica Quirón, por un valor de casi doscientos mil euros. Sí, sí, mis querido lectores, el mismo que querían cubrir con voluntarios universitarios pagados con un “Dios te bendiga” …

No se encuentra otro gobierno con más bandazos en sus decisiones, menos transparente y con una presidenta a la que el cargo le queda siete tallas grandes ni con el mejor de los rastreadores. Madrid se lleva la palma, sin duda ninguna.

¡Qué pena!

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad acaba de publicar su quinta novela, El amante pluscuamperfecto, con Ediciones Ondina.

Actualmente es concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider