Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El concurso consecutivo de persona natural


Una vez cumplido el trámite de intentar el acuerdo extrajudicial de pagos, del que hablábamos la semana pasada, el deudor persona natural que no haya podido cerrar dicho acuerdo podrá solicitar la apertura del concurso consecutivo. También podrán solicitar dicha apertura el mediador concursal y el acreedor.

Para la apertura del concurso se tendrá que acompañar un plan de liquidación de la masa activa. Además, el mediador concursal presentará informe pronunciándose sobre la concesión del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, así como el inventario de la masa activa, la lista de acreedores y demás documentos legalmente exigidos.

El concurso consecutivo se tramitará como concurso abreviado, es decir, más rápido y sencillo en su resolución, salvo distintas particularidades recogidas en la Ley.

El Juez nombrará al mediador concursal como administrador del concurso, siempre que reúna las características para el nombramiento; es decir, que sea economista o abogado en ejercicio profesional con más de cinco años de ejercicio y que acredite los conocimientos en materia concursal.

Respecto de los mediadores, como curiosidad, no se exige para su nombramiento que sean abogados o economistas en ejercicio, ya que lo que recoge la Ley de Mediación es que estén en posesión de cualquier grado o que tengan titulación de formación profesional superior (FP2) y que acrediten al menos 100 horas de docencia en mediación incluyendo carga teórica y práctica. Por lo que es posible que un administrador concursal no pueda ejercer como mediador concursal y viceversa.

En el propio Auto del Juez declarando el concurso se acordará la apertura de la fase de liquidación, por lo que vemos la rapidez de este procedimiento una vez finalizado el acuerdo extrajudicial. Dentro del plazo que se concede a los acreedores para formular observaciones o propuestas de modificación del plan de liquidación, las partes podrán formular también observaciones sobre la concurrencia de los requisitos exigidos para acordar el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho.

Y una vez aprobado el plan de liquidación, pasamos por fin al último trámite previo a la solicitud del beneficio de exoneración: la calificación del concurso. Recordemos que, como indiqué en el artículo sobre esta institución era necesario que la calificación no fuese culpable. Y es que, la Ley concursal establece que si el concurso se calificara como fortuito, el juez, cuando concurran los presupuestos legales, declarará en el mismo auto de conclusión de concurso la exoneración del pasivo insatisfecho.

Pues bien, con este artículo termina la explicación de la forma en la que la Ley permite solicitar la segunda oportunidad o el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho. En primer lugar, la solicitud del acuerdo extrajudicial de pagos; tras el intento del acuerdo, el concurso consecutivo y, si concurren los presupuestos, la concesión del beneficio de exoneración, que permitirá no hacer frente al pago de las deudas.

En el caso de pequeño empresario o autónomo, las reglas son distintas. Es cierto que los pasos son parecidos, pero también tiene distintas particularidades que hacen diferente el procedimiento.

Por último, reseñar que el nuevo Texto refundido de la Ley concursal ha mantenido la distinción entre deudores personas naturales y empresarios a la hora de acceder al Juez. Puesto que los primeros resolverán su concurso en un Juzgado de Primera Instancia y los segundo lo harán ante el Juez Mercantil. A mi juicio, quizá no sea lo correcto; puesto que, si bien es cierto que conforme al principio iura novit curia se presupone que los Jueces conocen todas las Leyes y son capaces de aplicarlas, el Juez de lo Mercantil tiene una especialización en materia mercantil y concursal que no tiene el Juez de Primera Instancia y una experiencia mayor en concursos, al dedicar amplia parte de su tiempo a estos asuntos. Por el contrario, los Juzgados de Primera Instancia cargan con todos los procedimientos civiles, por lo que no tienen por qué ser expertos en esta materia tan particular.

Soy consciente de que algunas partes son algo técnicas, y que puede parecer, en algunos momentos farragoso, por eso recomiendo que, en los casos en que sea necesario, se acuda a un profesional bien formado en materia concursal que pueda guiarnos a través del proceso y permitir que se preparen correctamente todos los pasos y la documentación necesaria en cada uno de ellos.

Nacido en 1988 en Madrid. Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Carlos III. Ha desarrollado su actividad profesional ejerciendo para Banca y despacho en temas civiles y mercantiles. Actualmente se encarga de gestionar los Servicios Jurídicos de la mercantil Uno Efe S.L. Abogado del turno de oficio en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

Más en esta categoría: « Los redictos La tregua fugaz »