Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Recordando a Marx


Retrato fotográfico de Karl Marx. / Wikipedia Retrato fotográfico de Karl Marx. / Wikipedia

Escribir sobre Marx en un periódico que se llama El Obrero me parece no solo pertinente sino necesario. Hace dos años se celebró el bicentenario de su nacimiento y como consecuencia se llevaron a cabo seminarios, jornadas, congresos y conferencias sobre su obra. También se publicaron artículos y libros que le recordaban, así como una biografía voluminosa en castellano como la de Karl Marx. Ilusión y grandezas de Garet Stedman Jones, editada por Taurus, que había aparecido en inglés dos años antes. Fue recibida con muy buenas críticas y tuvo una importante propaganda mediática. Pasado el año conmemorativo parece que el recuerdo de Marx se acaba, apenas ya se habla de él.

Si lo traigo ahora a colación no solamente es para mantener vivo su recuerdo, que me parece muy importante, sino por la reciente aparición en castellano de otra biografía del sueco Sven-Eric Liedman Karl Marx, publicada por Akal. Este libro se publicó en sueco en 2015, o sea antes del de Stedman Jones, pero la edición inglesa después, lo que le permite escribir un prefacio en el que lo menciona para alabarle pero en el también señala sus limitaciones y el hecho de que no logra ofrecer una información actualizada. Las biografías sobre Marx son numerosas y hace de ellas, al igual que de algunos trabajos sobre Marx, un buen resumen en el primer capítulo. Una que, sin embargo, no menciona es la de Mary Gabriel Amor y Capital (2014), editada por el Viejo Topo.

Me extraña mucho que en la recopilación Liedman no la tenga en cuenta, pues algo importante en esta obra es que consigue sacar de la invisibilidad a Jenny, la mujer de Marx, lo que me parece fundamental. Es además un libro que a pesar de su volumen se lee con facilidad, casi como si fuera una novela. Tiene páginas realmente brillantes como en las que describe las revoluciones de 1848. Muy bien documentado utiliza con frecuencia la biografía de David Mc Lellan Karl Marx. Su vida y sus ideas (Crítica, Barcelona, 1977). Un buen soporte sin duda, pues es una de las mejores biografías que se han escrito y que como dice Liedman “el autor se esforzó por encontrar un equilibrio entre el hombre y sus obras. Es una biografía igualmente seria y ambiciosa que proporciona mucha información importante. Las obras de Marx son tratadas concienzudamente, pero lo análisis textuales más detallados quedan a menudo oscurecidos bajo un cúmulo de largas citas”.

Hasta la aparición de las obras de Liedman y Stedman Jones, la de Mac Lellan era la obra de referencia más importante. De hecho, cuando escribí el libro, junto con Manuel Santos, Los socialistas Utópicos. Marx y sus discípulos (Síntesis, Madrid, 2000), encargándose él de los socialistas utópicos y yo de Marx, las biografías que utilicé fueron las de un clásico Franz Mehering, publicada en 1918, Karl Marx: Historia de su vida y la de Mc Lellan. La de Mehering es un libro sólido, que además tiene una aproximación histórica pues conoció a Engels, y sigue siendo una obra de consulta básica. El problema principal es que no conoció obras de Marx que permanecían inéditas y cuyo descubrimiento hizo que se publicaran más tarde, como es el caso de los Manuscritos económicos y filosóficos y los Grundisse.

En los últimos tiempos se han publicado otras dos biografías que quiero resaltar como son las de Francis Wheen Karl Marx (Debate, Barcelona, 2000) y la de Jonathan Sperber Karl Marx, (Galaxia Gutenberg, Madrid, 2013). Estas dos obras no son tan voluminosas ni tan densas como las que he ido citando, por ello la apariencia que dan es que son más asequibles, de hecho están escritas con un estilo didáctico, pero a pesar de estas virtudes hay que tener cuidado debido a que ambas tienen sus defectos, como señala Liedman y con el que estoy básicamente de acuerdo. De la Wheen dice” está marcada por cierta impetuosidad contagiosa y gozó de éxito internacional. Wheen se regodea en los detalles cómicos y trágicos de la vida de Marx, pero sólo excepcionalmente profundiza en la razón por la que Marx todavía despierta interés: sus ideas y sus obras”. De la de Sperber: Mientras que la mayoría de sus biógrafos se muestran asombrados por el ansia de conocimiento que impulsaba a Marx al describir su historia singular, colorida y altamente trágica, Sperber no se deja impresionar. Dedica distraídamente una página al apetito literario de Marx, que iba desde Esquilo hasta Balzac. Los montones de extractos que Marx produjo durante una intensa vida de lecturas solo le merecen un comentario sobre el terriblemente desordenado que era el cuarto de trabajo de Marx con todas aquellas notas desperdigadas”.

Pido perdón si les he abrumado con tantos libros, pero todo ello lo que pone de manifiesto es la importancia que aún tiene Marx sobre el que se sigue escribiendo. La última biografía aparecida en castellano, que es la que me ha motivado a escribir estas líneas, es muy potente. Creo que esencial para los estudiosos e interesados por Marx. Quedan muchas cosas que plantear sobre si realmente Marx como autor que fue del siglo XIX solamente tiene validez en el contexto histórico en el que vivió, o si tiene vigencia para interpretar el mundo actual. Pero eso lo dejo para otra ocasión. De momento decir que la lectura de alguna de estas biografías es un ejercicio muy útil para el confinamiento, a la vez que ayuda a huir de la cantidad de necedades que tenemos que escuchar a casi todos los políticos de la derecha.

Catedrático emérito Universidad Complutense.