Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El gran giro


Cristina Narbona y Pedro Sánchez. / © PSOE. Cristina Narbona y Pedro Sánchez. / © PSOE.

Lo que nos sorprende en cualquier aspecto de nuestras vidas son los cambios y el ser capaces de dar giros de 180 grados, tener la osadía de cambiar nuestras prioridades, combatir aquello que no compartimos y el valor de luchar contra las injusticias y desigualdades. Y si tenemos que abrir puertas para trazar nuevos senderos a la esperanza, hacerlo desde el diálogo para acercar posiciones discrepantes no desde una actitud bélica que produzca muertos y heridos, y lo que irónicamente denominamos “efectos secundarios”.

En estos días se ha cumplido el primer aniversario del primer Gobierno de coalición de la España democrática. Han pasado muchas cosas desde aquel abrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Ahora, en plena pandemia, comienzan a verse los frutos de un plan económico que venía dispuesto a transformar el País.

De aquellas palabras de Pedro Sánchez “no puedo dormir con inexpertos en el Gobierno“ a acordar un derecho social tan importante como el Ingreso Mínimo Vital o estar negociando unos nuevos Presupuestos y jubilar y no prorrogar más los de Montoro, que ya es hora. El tiempo pasa y estamos asistiendo a todo un giro., y un milagro político de llegar a un Gobierno con apenas 35 escaños.

El Presidente Sánchez está padeciendo aquello tan común en los conflictos bélicos de ¡Al suelo que vienen los nuestros!, como las declaraciones de García Page, Presidente de Castilla –La Mancha, que en un gesto de “cariño” hacia su Secretario General, acusa que la estrategia la marca Pablo Iglesias, y nos sitúa en ocasiones en la esquina del tablero político, o la de sus “amados y queridos socios de Gobierno”, que no pierden ocasión para subrayar y presumir de que son la única izquierda o alejarle de posibles apoyos con CIUDADANOS, destacando el gesto de Bildu de apoyo a los Presupuestos. ¡Viva la lealtad política!

Y el mandatario socialista en su calidad de Secretario General del PSOE , les dio zascas a algunos barones, que en los momentos que vivimos deberían fomentar más la unidad , y fortalecer la organización en lugar de proporcionarles argumentos gratuitos a la oposición.

Asomándonos a la actualidad vemos que algunos personajes políticos son capaces de hacer un gran giro y cambiar sus posiciones, y es que las estrategias cambian, no ya en función de sus objetivos, sino de sus intereses. Recuerdan ustedes, como hasta hace unas semanas, los líderes de UNIDAS PODEMOS se tapaban los oídos y los ojos cuando oían el rumor de pactar con CIUDADANOS para la aprobación de los PGE, que por cierto una vez que198 diputados han votado en contra de las enmiendas de totalidad, permiten que sigan su tramitación y cada vez está más cerca su aprobación.

Hoy comienzan ya a asumir lo inevitable y es que para que la aritmética parlamentaria dé, hay que hacer de la política el arte de lo posible y cada vez está más lejana esa advertencia-amenaza al PSOE “Si pacta los presupuestos con CIUDADANOS, que no cuente con nosotros”, pero la estrategia de PODEMOS se centra ahora en que CIUDADANOS no altere ningún punto del borrador que consideran inamovible.

El tiempo pondrá y quitará razones. Vamos viendo como algunas revoluciones se convierten en luchas internas de poder en cuyas fotos van desapareciendo rostros, incluso las coletas se transforman en moños y a las camisas abiertas les aparecen chaquetas y corbatas.

De todas formas como el diseño parlamentario obliga a acuerdos multipartidarios y abrir las mesas , puertas y ventanas del diálogo en distintas direcciones , CIUDADANOS , que está en una lucha interna entre situarse en el centro derecha o dejarse llevar por las corrientes más en la línea que les había marcado Albert Rivera antes de retirarse a su despacho de abogados y trabajar para el PP, que no es la que aparentemente desea seguir Inés Arrimadas de mayor entendimiento con el PSOE desde la cordial discrepancia.

En estos días el prudente y riguroso Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya se ha atrevido a anunciar, lo que hace tan solo unas semanas parecía un sueño inimaginable, y es que espera recibir dosis de la vacuna de Pfizer para 10 millones de personas.

También está en marcha la vacuna De Moderna, con cerca de un 95% de eficacia y menos exigencias térmicas de conservación, lo que no solo cambia las expectativas sanitarias sino la económica, sino véase la subida de las bolsas. El Gobierno espera tener vacunas para diez millones de personas antes de mayo. Illa confía en firmar un acuerdo rápido con Pzifer para comenzar a principios de 2021 las primeras campañas de inmunización. Y por supuesto la Unión Europea lo está haciendo con Moderna ¡Comienza el camino de la recuperación!

De todas formas este giro, hemos de administrarlo con prudencia. Existe una carrera mundial de más de 200 proyectos de vacunas, para situarse en primera posición en la lucha contra el Coronavirus. La viróloga, Isabel Sola asegura que es “muy buena noticia” y aunque no tengamos tiempo que perder “Una vacuna efectiva es el principio del final, no el final”.

Cada palabra lleva su cargo de significado, sino fíjense con atención en el PP, como dar el giro y la carga a su antojo, según se encuentre en el Gobierno o en la oposición. Si diéramos un repaso a la hemeroteca, con lo fácil que es rescatarla a través de las redes sociales, no saldríamos de nuestro asombro, como muchos de los personajes de la vida pública, dicen ahora justo lo contrario de lo que afirmaban antes o viceversa.

Podríamos poner muchos ejemplos, pero escogeremos los más cercanos en el tiempo los de Ayuso y Casado y el PP en su conjunto, a pesar de que parece que ha atemperado su beligerante actitud contra el Gobierno de Pedro Sánchez, tras la fallida moción de censura de VOX, aunque esto perjudique a España y no sea actuar conforme al patriotismo que dicen predicar y del que presumen.

Y en el más increíble y difícil todavía están en un permanente giro. Un día dicen una cosa y al día siguiente la contraria. Se acordarán ustedes cuando la señora Presidenta de la Comunidad de Madrid, doña Isabel y su jefe Casado.

Exigían bien alto que el Ministerio de Sanidad tomará medidas homogéneas para las diferentes comunidades Autónomas, ahora se rebelan, y el propio recurso de Ayuso contra la orden de Salvador Illa contradice incluso la tesis central del Presidente del PP y niega que el Gobierno pueda actuar basándose en la legislación ordinaria.

Casado decía una y otra vez que “la responsabilidad era del Gobierno y que la ley le obligaba a actuar”. Lo increíble es que en cuanto el Gobierno de la Nación, con Pedro Sánchez al frente, decidió tomar cartas en el asunto, a la vista que los datos evidenciaban la existencia de transmisión comunitaria en la Comunidad de Madrid, el líder del PP, se revolvió y pasó a acusarle de todo lo contrario ¿En qué quedamos?

Según Casado; el Gobierno de Sánchez quería imponer medidas al Gobierno de la Comunidad de Isabel Díaz Ayuso por motivos políticos y no sanitarios. En el colmo de los disparates, la presidenta llegó a acusar a Sánchez de tener una “irresponsable obsesión” por desestabilizar Madrid y que con esta actitud, toda una fábula fantástica de doña Isabel, comprometía seriamente “la reactivación del conjunto del País.

Resulta increíble como los dirigentes del PP, tienen una doble facilidad, la de mentir sin sonrojarse y la ductilidad para cambiar de criterios, sembrando incluso el desconcierto entre los suyos. Si no hay tienen a los Presidentes de Castilla y León y Murcia.

Además el PP apoyó en su día, el decreto de la nueva normalidad, pero ahora la intervención del Gobierno con criterios diferentes al PP, cuando venía diciendo insistentemente que la intervención del Gobierno de España era una imposición y una invasión de competencias.

Y así de sobresalto en sobresalto, de giro en giro, quien en un ayer fueron estrechos colaboradores y uña y carne , como el ex Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y su número dos Francisco Martínez, protagonizaban el pasado viernes y 13 en la Audiencia Nacional un intenso y tenso careo sobre el conocimiento que ambos tuvieron de la Operación Kitchen , la trama parapolicial para espiar al ex tesorero del PP , Luis Bárcenas , y en un prodigioso y milagroso giro , ni nunca oyeron hablar de Kitchen , ni nadie sabía nada. ¿Qué les parece? ¿Cuándo sabremos la verdad del cuento?

Podíamos continuar así hasta el día del juicio final, pero veamos un giro de uno de los estandartes de la corrupción en nuestro País, tal cual es la llave de Bárcenas en el caso de la “caja B” del PP. La conexión de los pagos en negro con adjudicaciones de obra pública.

El ex tesorero del PP, que hasta ahora había negado que las donaciones de empresarios al partido fueran finalistas, tiene en su mano cuadrar el puzzle de la corrupción del PP, donde intentan aparentar tranquilidad y se ofrece a colaborar en la investigación de la “caja B” del PP para mejorar la situación de su mujer que ya ha ingresado en prisión, ¡Cómo cambian los tiempos!

La inmensa mayoría de los españoles y españolas de buena voluntad desean y quieren , la fortaleza de la unidad política, dentro de la pluralidad que miren por nuestra salud y que tengamos funcionando un tratamiento y una vacuna que termine con la pandemia del Coronavirus , Lo demás son miserias y zarandajas en la que se ha especializado el PP.

Tampoco necesitan que los socios de este Gobierno de coalición, capitaneados por ese líder de la ilustración del siglo XXI, que es Pablo Iglesias se dedique a desde la deslealtad política a petardear la acción del Gobierno presidido por Pedro Sánchez.

Esperemos que algún día superen sus fobias políticas y se den cuenta que en lugar de conspirar podrían colaborar a una sociedad mejor y más justa. Todas las personas de bien, y de forma particular quienes pensamos y nos sentimos de izquierda se lo agradeceríamos. Entre otras cosas, porque la estrategia de desgastar desde dentro es inútil y torpe, y solo favorece los intereses de la derecha ¿Se han enterado o no?