Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El regalo


El artículo de El Obrero, Enrique Tierno, datos para la historia, es un regalo para los que conocimos y trabajamos con D. Enrique.

Yo lo conocí muy joven, quizás quiero decir mucho más joven, y durante ocho años aprendí, novata y pretenciosa, todo lo que me enseñó este sabio y también joven profesor.

Fue en Marqués de Urquijo bajo una luz tenue donde pasé la entrevista que iluminé al final con una amplia sonrisa. Le ayudé a recabar datos para sus investigaciones literarias en la Biblioteca Nacional, el Consejo y el Ateneo. Generoso y amable, con un sentido del humor que solo da la lucidez, me enseñó a caminar por el camino del conocimiento y la búsqueda de la verdad. En mi vieja máquina le di forma a Cabos Sueltos, los Bandos, Montes de Oca y muchos más ensayos, artículos y libros escritos con rigor ilustrado. Nos unía el amor a los libros y a la literatura.

Hice con él la campaña a la alcaldía de Madrid y cada sábado despachábamos a las nueve en el anterior Ayuntamiento de la Villa y Corte.

Sentirse huérfana durante mucho tiempo mientras la vida nos va sorprendiendo es explicable ante las dimensiones de la pérdida de este intelectual, el más importante de la segunda mitad del siglo XX.

Me hizo un regalo, un cuento, el protagonista es un profesor de instituto, lo que yo me había empeñado ser contra viento y mi padre. Todavía no se ha podido publicar, no he encontrado la forma. Una parte de la obra de D. Enrique Tierno Galván sigue sin publicar en la Biblioteca Arús.

Cuando conocí a Juan López, inspector de educación, le pedí ayuda para que los escritos mencionados, parte de su obra literaria, vieran la luz; me ofrecí a sacarla del olvido y ordenarla, clasificarla y publicarla. Conozco bien su caligrafía. Juntos hemos hecho todo tipo de gestiones y poco o nada hemos conseguido.

¿Cómo es posible que el Partido Socialista no haya creado una Fundación con su legado y toda su obra esté revisada? Estoy segura que esto se ignora, como no podría ser de otra manera.

El periódico en el que colaboro supongo que se va a hacer eco y va a apoyar esta iniciativa, se trata de rescatar sus escritos olvidados desde hace mucho tiempo. La Biblioteca Arús recibió con muy buen gesto nuestra iniciativa y me han estado esperando.

Espero, con la fuerza que no me ha abandonado, que se unan las voces que necesito para saldar esta deuda, treinta y cinco años después. 

María C. Galera fue ayudante de Don Enrique Tierno Galván. Es Doctora en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura Castellana.