Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La predecesora de Martin Luther King. "ain't l a Woman?"


La abolicionista estadounidense y activista por los derechos de las mujeres Sojourner Truth predicando a una multitud desde un atril en un escenario, alrededor de 1860. La abolicionista estadounidense y activista por los derechos de las mujeres Sojourner Truth predicando a una multitud desde un atril en un escenario, alrededor de 1860.

¿Quién no conoce el célebre discurso del famoso pastor Bautista activista pro derechos de los afroamericanos, Martin Luther King, "I've a Dream" ("Yo tengo un sueño")? Uno de los discursos más famosos de la historia de la humanidad - si no el que mas, al menos en los últimos 70 años -, llevado a cabo el 28 de Agosto de 1963, en la capital estadounidense, transmitido por el activista afroamericano Martin Luther King, como denuncia a la represión segregacionista que los afroamericanos sufrían desde hacía siglos, desde un punto de vista pacifista e idealista en el que blancos y personas de color se unieron para acabar con la lacra del racismo institucionalizado en los aparatos políticos y administrativos del gigante norteamericano.

"I've a Dream" se convirtió en un himno a nivel internacional en contra del racismo. Debe su fama y legado no sólo al fondo ideológico que posee, sino al desafortunado desenlace de la vida de su orador, asesinado a los treinta y nueve años de edad. Martín Luther king fue, en vida, un reconocido activista en favor de la emancipación de los afro-americanos, y tras su muerte se convirtió en todo un icono en la lucha contra el racismo institucionalizado. Sin embargo, antes del señor Luther king, hubo una persona que también dedicó su vida no sólo a su propia libertad individual como miembro de dos colectivos oprimidos, sino a la lucha pacífica de la emancipación de la mujer y la abolición de la esclavitud. Se trata nada menos que de la neoyorquina afroamericana Sojourner Truth.

Silenciada por el paso de los años y el sistema androcentrista (complemento del sistema cisheteropatriarcal y capitalista), el legado de Sojourner Truth ha perdido su relevancia a ojos de la sociedad contemporánea, llegando a ser una figura desconocida en el propio movimiento feminista. Sojourner Truth, nacida en el año 1797 en Nueva York, hija de esclavos ( Elizabeth y James Baumfree) y que tenía como nombre de nacimiento Isabella Baumfree, dedicó su vida como mujer libre a la lucha por la emancipación de dos de los sectores sociales oprimidos por el sistema estadounidense: el afroamericano y las mujeres. Para comprender su legado, es preciso mirar un poco hacia atrás en la historia, en este caso en la de Estados Unidos y su modelo esclavista.

Allá por el siglo XVII, concretamente en el año 1619, los primeros esclavos de raza negroide (secuestrados por europeos en África) llegaron a Norteamérica. La mercantilización de esclavos llevados desde África a América era algo propio de los españoles y portugueses de la época, aunque los españoles fueron los primeros en abolir la esclavitud. Las colonias británicas de América del norte no estaban exentas de esta práctica. De hecho, con la Declaración de Independencia de Las Trece Colonias (Los Estados Unidos), la esclavitud quedó oficialmente establecida como una práctica legal. En el siglo XIX, con la expansión de lo que dos cientos años más tarde sería la primera potencia económico-militar del planeta, la industria del algodón se desarrolló en los Estados del Sur (Georgia, Alabama, Misisipi, Florida, etcétera), mientras que en los Estados del Norte (Pennsylvania, Nueva York, Maine, Delaware, etcétera) se desarrolló el modelo industrial.

Los esclavos eran destinados a recoger algodón en las plantaciones, industria en la que los Estados del Sur sustentaban su economía. El cambio de producción económica que experimentaba el norte, en consonancia con las ideas abolicionistas, concluyeron en una guerra Civil: La guerra de Secesión (1861-1865). Se formaron dos bandos: La Unión (los Estados capitalistas y abolicionistas; los del Norte) y La Confederación (los Estados esclavistas no industrializados; los del Sur). Tras cuatro años de guerra, la Unión consiguió imponer su modelo de producción a los Estados del Sur y abolir (en su práctica totalidad), la esclavitud. Aunque bien es cierto que la segregación racial siguió siendo una realidad de la que incluso hoy somos testigos (sobretodo en casos de violencia policial - el más famoso y reciente, el caso de George Floyd - y exclusión económica y social).

Sojourner Truth, quien fue propiedad de varios hombres esclavistas, fue madre en cinco ocasiones. Su primer hijo, James, murió a los ocho años de edad. En 1810 se planteó la abolición de la esclavitud en el estado de Nueva York, pero aquél planteamiento no fue una realidad hasta el 4 de Julio de 1827. Sin embargo, Sojourner huyó del martirio de la esclavitud un año antes, en 1826, junto a su hija Sophia. Cuando por fin la ley de abolición fue regularizada en el Estado, volvió en busca de sus hijos, pero estos, siendo aún menores de 20 años, pertenecían a un esclavista de Alabama, vendidos por el último dueño de Sojourner, lo que les impidió ser personas libres. Estos hechos llevaron a Sojourner a mantener un juicio en contra del esclavista, un juicio que ganó, siendo la primera mujer de color en ganar un pleito a un hombre blanco.

En la década de 1850, Sojourner comenzó su verdadera carrera activista, abolicionista y feminista. En el primer año de la década, publicó su biografía, con la ayuda de una amiga, Olive Gilbert. Un año más tarde, se unió al abolicionista George Thompson en una gira de conferencias por el estado de Nueva York. Ese mismo año acudió a la Convención de los Derechos de la Mujer. Allí dio su famoso discurso "Ain't I A Woman? " "¿No soy yo una mujer?". En el discurso, dijo lo siguiente:

“(...) Creo que tanto los negros del Sur como las mujeres del Norte están todos hablando de derechos y a los hombres blancos no les queda más que ceder muy pronto. Pero, ¿de qué se trata de lo que estamos hablando aquí?

Los caballeros dicen que las mujeres necesitan ayuda para subir a las carretas y para pasar sobre los huecos en la calle y que deben tener el mejor puesto en todas partes. Pero a mi nadie nunca me ha ayudado a subir a las carretas o a saltar charcos de lodo o ¡me ha dado el mejor puesto! ¿Acaso no soy una mujer? ¡Mírenme! ¡Miren mis brazos! ¡He arado y sembrado, y trabajado en los establos y ningún hombre lo hizo nunca mejor que yo! Y ¿Acaso no soy una mujer? Puedo trabajar y comer tanto como un hombre si es que consigo alimento y puedo aguantar el latigazo también! Y ¿acaso no soy una mujer? ”

Este célebre discurso puede considerarse no sólo como uno meramente feminista, sino también abolicionista y, en consecuencia, la fusión de ambos movimientos libertadores, dando comienzo al feminismo racializado, en el que la denuncia no subyace únicamente en el sistema patriarcal, si no en la combinación de la discriminación racial, ejecutada también por mujeres blancas hacia mujeres negras, y la discriminación sexual, ejecutada por el patriarcado; lo que hace de ellas un colectivo doblemente oprimido.

El caso de Sojourner truth - quien, además, participó en la guerra de Secesión reclutando soldados afroamericanos en las filas de la Unión - es un claro ejemplo de la superioridad masculina en cualquier ámbito económico, político, social y cultural. No una superioridad legítima, más bien una impuesta, que sepulta bajo las arenas del olvido el legado de muchas mujeres que dedicaron su vida (y la muerte) a la emancipación de las mujeres y demás colectivos históricamente oprimidos y pisoteados por el sistema cisheteropatriarcal capitalista.

Estudia actualmente Ciencias Políticas y Gestión Pública en la Universidad del País Vasco. Es militante del PSOE desde el 2018 y simpatizante de la corriente interna del partido, Izquierda Socialista. Además, es también autor de una antología de diez relatos cortos de terror y suspense, 'Tormento a Medianoche', publicada en la Editorial Círculo Rojo, en 2021.