Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Casado y los spin doctor


Pablo Casado en una imagen de archivo. Pablo Casado en una imagen de archivo.

No que me hayas mentido, que ya no pueda creerte, eso me aterra

Friedrich Nietzche

La corrupción en la derecha se investiga desde la Alianza Popular de Rosendo Naseiro, hasta el Partido Popular de Luís Bárcenas. Por esto resulta pintoresco el arabesco argumental de Pablo Casado, cuando asume su responsabilidad a partir de su elección al frente de los populares a partir del 2020, negando sin negarlo su trayectoria anterior cuando consta que trabajó en FAES a las órdenes de Aznar en calidad de director de gabinete, recomendado por la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y ya hacía tiempo que estaba participando activamente en la estructura. Una relación que fue continua a lo largo de los años. En un mitin electoral en 2015 confesó Aznar: "Si alguna vez me tiene que renovar alguien, que sea Pablo Casado". Entonces, el enfrentamiento con Rajoy era declarado. 

Sabido es que FAES ha venido dictando las líneas argumentales del actual habitante de la calle Génova. José María Aznar, presidente del Gobierno entre 1996 y 2004 y máximo responsable de la Fundación FAES, inspiró muchas de las políticas del Partido Popular y buena parte de las estrategias del PP de Pablo Casado. Como el ataque a la figura de Pablo Iglesias o, más recientemente, a la figura del ex ministro de sanidad Illa, diciendo que “Se comprende el valor simbólico que para la actual formación de Gobierno puede tener el que un catalán socialista amenace con cerrar Madrid. Pero más allá de juegos freudianos, ¿cuáles son las credenciales para que el Gobierno de Sánchez pretenda erigirse en adalid del rigor científico y la determinación política?”, fue publicado por FAES a finales de septiembre y utilizado por Pablo Casado en sus intervenciones recientes.

Por el distanciamiento que desesperadamente Casado quiere llevar a cabo respecto de Aznar, por las tramas de corrupción, es que el actual gobierno de Madrid, presidido por Isabel Díaz Ayuso, hace de contrapeso a la dirección nacional de Génova 13. Esto, pese a que Casado siempre ha declarado políticamente a la región como el "ejemplo a seguir". No puede ignorar la influencia del aznarismo allí. Una de las consejerías más destacadas, Hacienda, está dirigida por Javier Fernández Lasquetty, exsecretario general de FAES y miembro del patronato, y gran privatizador de la sanidad pública con Esperanza Aguirre. José María Aznar sigue presente en los relatos de los dirigentes del PP. Recuérdese que M.A.R., su recordado asesor, es el spin doctor de IDA.

En relaciones públicas, spin es una forma de propaganda, “utilizada a través de la provisión de una interpretación de un evento o campaña que consiga persuadir a la opinión pública en favor o en contra de una cierta organización o figura pública”. Así, un spin doctor viene a ser el encargado de orquestar la propaganda con técnicas manipulativas, alterando la interpretación de los hechos. El spin implica tácticas para potenciar una opción y la contraria. Las declaraciones contradictorias de Casado, Ayuso, Almeida y otros, son exponente del trabajo de sus asesores. Su decadencia también.

Los políticos suelen ser proclamar su honestidad y deseo de buscar la verdad, pero utilizan tácticas de spin para manipular a la opinión pública. Sólo hacen política desde las conferencias de prensa y entrevistas en medios que no los ponen en aprietos cuando aplican la técnica del “non-denial denial”. Es decir, “la negación sin negación”.

En términos exactos, una negación sin negación es una afirmación que, a primera vista, parece ser una negación directa e inequívoca de alguna supuesta acusación. Como en el caso de la corrupción del PP. Sin embargo, luego de analizar cuidadosamente las respuestas, resulta no ser una negación en absoluto y, por lo tanto, no es explícitamente falsa. Arriola se empleó a fondo con Aznar y M. Rajoy.

"No tuve relaciones sexuales con esa mujer, la señorita Lewinsky", declaró el presidente estadounidense Bill Clinton, durante el escándalo de la becaria. Fue una "negación sin negación". Clinton no negó que le hubieran hecho una felación, porque entonces la definición legal "relaciones sexuales" no incluía la felación.

Debemos soportar a manipuladores, mentirosos, traidores y antipatriotas. España no se merece semejante pandilla de personajes.

Piensa y lo verás con claridad. Luego vota en conciencia.

Economista y analista político, experto en comunicación institucional.