Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Reivindicando el pasado


José María Aznar (i) y Pablo Casado en una imagen de archivo. José María Aznar (i) y Pablo Casado en una imagen de archivo.

Todos tenemos derecho a cambiar nuestros objetivos y modificar nuestras opiniones, siempre que pase por una reflexión sosegada y equilibrada que no nos lleve a generar confusión o renegar de todo nuestro pasado, en el que como en cualquier hijo de vecino habrá cosas buenas y malas.

Lo que resulta muy difícil y complicado es defender lo mismo y lo contrario, y a algunos de nuestros políticos en el colmo de sus contradicciones les ocurre. Veamos si no un ejemplo, el presidente del PP , don Pablo Casado, que en un ejercicio de transformismo político es capaz de sostener en sus declaraciones, dos cosas opuestas a la vez.

En plena campaña electoral catalana y en el arranque del juicio sobre la famosa Caja B, animado por la confesión de Bárcenas, y que señalaba que este escándalo viene de la época de Aznar y se mantuvo bajo la presidencia de Mariano Rajoy.

Casado sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, renegó de todo su pasado político y con sus 15 años en cargos del partido, se desvinculó de sus ex jefes Aznar y Rajoy para no verse salpicado, sacudiéndose cualquier vinculación con quienes fueron sus mentores en diferentes épocas dentro del PP.

Es más, para que no quedara ninguna duda llegó a asegurar que no le temblaría el pulso si se demuestra la vinculación de alguno de ellos con las prácticas corruptas “Hay unos estatutos y será suspendido o será expulsado y lo quiero dejar claro” , aseguró con aparente firmeza.

Así anduvo entre tiras y aflojas , hasta llegar en su triple salto mortal sin red por “pasar página” en plantear que dejará la sede de Génova 13 afirmando; ”No debemos seguir en un edificio que se está investigando” Además el partido celebrará una convención nacional en otoño y dejará de dar explicaciones sobre los casos de corrupción anteriores. ¡Cómo si nunca hubieran existido!

Eso sí en el más puro estilo PP, proyecto sus problemas y culpa a los demás. A la Fiscalía , el CIS y los medios púbicos del batacazo que sufrieron en Cataluña ;una “tormenta perfecta”. Ellos pensaron en un principio que las expectativas eran positivas y jamás soñaron el “sorpasso” de VOX.

Incluso en el colmo de macar distancias y desmarcarse llegó a censurar la gestión del 1-O por parte del Gobierno de Mariano Rajoy , asegurando que le ocurrió en aquella jornada “se tenía que haber evitado” y “las cosas se podían haber hecho mejor”.

También el líder del PP, don Pablo Casado se reafirmó en su discurso de la moción de censura de VOX como la “hoja de ruta de nuestro proyecto de centro derecha moderado y transversal”, y que es crucial seguir la centralidad para que las elecciones vuelvan a ganarse y no en los extremos.

Hay renuncias y rechazos que resultan difíciles de explicar por mucha desmemoria que se les aplique y que diga que si el es Presidente del PP es para limpiar toda esa época . Se le olvida que el fue Presidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad de Madrid entre 2005 y 2013, puesto al que accedió de la mano de Esperanza Aguirre.

Entre 2009 y 2012 para aprovechar sus ratos libres fue además Jefe de Gabinete de Aznar en FAES . Todo esto bajo la Presidencia de Mariano Rajoy, con el que también fue elegido diputado en el Congreso desde 2011, y en 2015 el ex presidente le nombró vicesecretario de Comunicación, un puesto que mantuvo hasta su triunfo en las primarias.

Querer borrar su vinculación con un pasado del que ha formado parte como del presente, me parece un gesto desleal y desagradecido políticamente. Pero el tiempo , a veces con una rapidez asombrosa pone y quita razones y solo bastaron unos días para que el pasado lunes día 2 de Marzo el señor Casado dijera todo lo contrario.

Y en vísperas del 25 aniversario del primer triunfo del PP en unas Elecciones Generales , allá por Marzo de 1996 y en pleno debate interno por la situación del partido tras el desastre electoral en las últimas Catalanas del 14 de Febrero , maestro y alumno, Aznar y Casado, protector y protegido se encontraron en un acto en el Aula de liderazgo del Instituto Atlántico del Gobierno, las primeras palabras de don Pablo fueron para para firmar la paz con la vieja guardia y declararse orgulloso del legado de Aznar y Rajoy. ¡Toma castaña!

A pesar de este arrepentimiento se respiraba la tensión, a diferencia de tiempos pasados en el que se les veía muy unidos, mientras que Aznar quiso dejar claro que el acto no era ninguna celebración del triunfo de 1966, Casado quiso dejar claro que no había ruptura, con las palabras de “Pinchan en hueso los que pretendan enfrentar a la nueva generación de dirigentes del PP con sus predecesores”.

Además para dejarlo más claro, subrayó que es “Esencial estar orgulloso de un legado que es patrimonio de todos los españoles”, orgullo que ha extendido a las dos legislaturas de Mariano Rajoy . Y en el colmo del peloteo con mayúsculas repasó las similitudes que según él existían entre la trayectoria de Aznar y la suya.

En el zenit de la modestia, afirmó que si Aznar en 1991 tuvo que llevar el PP, donde estaba la mayoría centrada, al centro reformista y laboral, ahora don Pablo tenía que “Llevar la mayoría social a la centralidad y moderación del parido”.

Aznar también haciendo gala de la humildad política que le caracteriza defendió con vehemencia el Pacto del Majestic con Pujol, que permitió el apoyo de los nacionalistas catalanes a su investidura en 1966, subrayando que ese acuerdo era para toda España, y no para una región, y según él, significó más España, más nación, más empleo y más economía.

Don José María no se resistió a no darle a Casado un consejo, que era más ponerle a los pies de los caballos cuando deseándole suerte le dijo que “Si tenía la responsabilidad de ser uno de los actores de la política española hay que marcar el camino, definir la estrategia y tomar las decisiones, pero eso le corresponde a él”.

Mientras todo esto ocurría y Casado intentaba encontrar entre cambios de discursos y bandazos , su liderazgo en el centro derecha , dejando de imitar a VOX y absorber a CIUDADANOS , muchas ciudadanos y ciudadanas se indignaban de otras cosas que ocurrían en su entorno.

Algunos se trasladaban al discurso del anterior Jefe del Estado, Juan Carlos I ;actualmente en Abu Dabi , en las Navidades de 2011 , cuando tras el caso Urdangarin sentenció con aquella frase de “La justicia es igual para todos“, señalando que “cualquier actuación censurable debe ser sancionada” y que le preocupaba “La desconfianza respecto al prestigio de algunas instituciones”.

Ahora diez años después en 2021, y la realidad nos señala algunos escándalos de la Corona que resultan preocupantes, como el protagonizado por las infantas Elena y Cristina que mientras en España; llevamos 70.000 fallecidos a consecuencia del COVID 19 y el personal guardamos disciplinadamente cola para cuando nos toque vacunarnos ,las hijas del Rey Emérito se han vacunado en los Emiratos Árabes , aprovechando un viaje para ver a su padre , Juan Carlos y han defendido su actuación con una actitud poco pedagógica “Se nos ofreció con el objeto de tener un pasaporte sanitario para visitar a nuestro padre” “De no ser por estas circunstancias habríamos accedido al turno de vacunación en España cuando nos hubiera correspondido”.

Es lógico que muchos responsables políticos y ciudadanos no nos haya parecido una actitud ejemplar la de las hermanas del actual Jefe del Estado y Rey de España , que está esperando como cualquier hijo de vecino en su cola para cuando le toque.