Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

¿Cómo se inviste a un presidente? - Segunda parte


Los que tuvimos el honor de formar parte del Parlamento de Cataluña, asistimos atónitos, a un espectáculo, nunca visto ni nunca representado antes. De hecho, difícilmente encontraremos algo comparable, en cualquier otro parlamento del mundo mundial.

Resulta que el partido ganador por el lado independentista, llega a un pacto de investidura y gobierno con los anti sistema de la CUP, antes que con los que han sido sus socios de gobierno en los últimos años.

Este simple hecho ya demuestra la “habilidad” de los líderes de ERC, y los impedimentos de todo tipo que ponen los “segundos” de Junts x Cat, comandados a distancia desde Waterloo por Carles Puigdemont.

Por primera vez, asistimos al fracaso de una investidura, no por falta de votos sino por estrategia “política”, muy difícil de explicar a alumnos de primero de ciencias políticas. Ya no digo a los de segundo o tercero.

La situación es tan enrevesada, tan complicada que necesitaría varios folios para detallar los intríngulis del conflicto. De entrada, el principal problema es de resultado electoral. Para los de Junts x Cat, ERC no debería haber ganado. Esta victoria por la mínima (entre ellos dos) supone un problema porque no permite elegir a una presidenta – marioneta, en manos de Puigdemont.

A falta de marioneta, se pretende establecer una especie de consejo de la república (pongo la palabra en minúscula) para supervisar y controlar la acción del gobierno, no sea que quieran tomar decisiones sin pedir permiso, antes. El problema está en que ERC no quiere depender de un consejo, en manos de los otros, de forma que da largas al tema e intenta forzar la investidura para tener un as en la manga.

Los otros (Junts x Cat) no quieren facilitar las cosas, con lo cual, después del primer intento, buscan que el segundo sea lo más lejos posible. Tienen 2 meses para elegir presidente, o convocar otras elecciones. Pretenden apurar plazos, y así conseguir más poder en el gobierno y sujetarlo a través del consejo por la república.

Esta situación ha provocado nervios en el mundo independentista, de modo que la ANC (asamblea nacional de Cataluña), ha propuesto modificar el consejo para que haya un mejor equilibrio entre las partes. Proponen 2 miembros por ERC, 2 por Junts x Cat, 1 por la CUP, 1 por Ómnium y 1 por la ANC.

Es impensable que ERC acepte esta propuesta, pensando en que estaría en clara minoría, a no ser que impusieran los miembros de Ómnium i ANC, cosa imposible, diría yo. Lo grave del asunto y la propuesta, es pretender tutelar, por no decir algo más fuerte, la acción del gobierno a través de un grupo externo.

Imaginemos el nuevo escenario. Tres partidos pactan el nuevo gobierno y el nuevo programa, si bien uno de los socios no entra (CUP), y además deja claro que votará a Pedro Aragonés como presidente pero exige modificaciones importantes en la propuesta de programa. Hay que tener en cuenta que las CUP son plurales. Es decir, hay varios grupos dentro con intereses e identidades muy diferentes. Seguimos. Ya con el nuevo presidente, se debe conformar el nuevo gobierno con personas de ambos partidos sin pactarlos. Cada uno quiere imponer al otro sus futuros consejeros. Nada de consensos ni encajes. Uno de los grandes problemas es el número de consejerías para cada uno, y su relevancia.

Cuando hayan llegado a puerto, si es que llegan, deberán dar cuenta de sus actos, ante sus partidos, sus grupos parlamentarios, pero sobretodo ante el consejo de la república que hará de supervisor – controlador.

Y no hay prisa. Que estemos en plena pandemia, con una crisis brutal, con cerca de dos millones de personas en situación grave o muy grave, no les preocupa especialmente. Tampoco la importante agenda externa, sobre proyectos y propuestas para obtener los fondos europeos. Nada es tan importante como la lucha interna, para someter al otro. Así estamos. A día de hoy, nadie en Cataluña puede hacer previsiones, ni a cortísimo plazo. Lo que sí es palpable y demostrable es el inmenso ridículo y la mediocridad de todos los supuestos líderes del independentismo catalán. Dentro y fuera de las fronteras.

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.