Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Lenin, el leninismo y las Tesis de Abril


El 4 de Abril de 1917, en el Palacio Táuride de Petrogrado, tras presentar las Tesis de Abril, Lenin se encontró completamente solo. El ala derecha de su partido lo acusó de anarquismo y de apelar a una guerra civil. El ala izquierda se apropió de las Tesis para convertirlas en un programa inmediato para derrocar al Gobierno provisional. Las Tesis pretendían poner las bases de un programa político a medio y largo plazo, para la conquista del poder por la clase trabajadora; así como mostrar el rechazo a la guerra.

Revolucionario, teórico político, filósofo y comunista, fue líder del sector bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDR). Como presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, se convirtió en el primer y máximo dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en 1922 y de la Revolución de Octubre de 1917. Después de más de una década en el exilio, Lenin entró triunfalmente en la escena de la revolución rusa como líder revolucionario, para el que llevaba casi toda su vida preparándose. Su llegada a Petrogrado, como se conocía en aquella época a San Petersburgo, supondría un punto de inflexión en la historia del siglo XX.

Las Tesis de Abril son una serie de puntos expuestos por Lenin −que van definiendo el leninismo−, tras su regreso a la capital de Rusia. Los historiadores las definen como el modelo más perfecto del marxismo creador revolucionario. Tenían el objetivo de promover la transformación revolucionaria en el mundo, de una revolución donde fueran protagonistas el proletariado y el campesinado.

Ya se había producido la revolución de Marzo (Febrero en el antiguo calendario) donde las masas lograron derrocar al zar Nicolás II, recayendo el poder en la burguesía. Habían surgido los Soviets dirigidos por los mencheviques (fracción moderada del POSDR) y socialrevolucionarios, partidos que no tenían como objetivo una revolución para llevar a los trabajadores al poder sino ser alternativa a la burguesía. El Gobierno provisional presidido por el príncipe Gueorgui Lvov, decidió, en contra del deseo de paz de las masas, mantenerse implicado en la Primera Guerra Mundial, lo que significaba ser parte de un bando imperialista.

La actitud de Lenin fue de rechazo frontal al "defensismo revolucionario" (defensismo fue el nombre que recibió la postura de la mayoría de los dirigentes socialistas ante el estallido de la Primera Guerra Mundial). Se opuso a apoyar al Gobierno provisional, denunciar sus acciones y transferir el poder estatal a los Sóviets, exigiendo la creación de una república soviética no parlamentaria, considerando que el poder debía pasar a los obreros y campesinos pobres en una segunda revolución. Los Sóviets eran agrupaciones o asambleas de obreros, soldados y campesinos que surgieron por primera vez durante la Revolución de 1905 en oposición al zarismo, constituyendo una fuerza fundamental en 1917 para derribarlo.

Según León Trotsky, las Tesis de Abril de Lenin produjeron un choque de tendencias y una crisis dentro del partido, que si no se hubiera superado, la revolución no hubiera podido seguir adelante. Antes de la llegada de Lenin, un gran sector de la dirección del partido (entre ellos Stalin) estaban apoyando críticamente al Gobierno provisional formado por la burguesía, por lo que se tuvo que dar una gran batalla para que salieran adelante las Tesis. Estos son algunos de sus puntos esenciales:

  • Ante la guerra, que por parte de Rusia sigue siendo una guerra imperialista, de rapiña, en virtud del carácter capitalista del Gobierno provisional, no se tolerará la más pequeña concesión al "defensismo revolucionario".
  • La peculiaridad del momento actual en Rusia, consiste en el paso de la primera etapa de la revolución, que ha dado el poder a la burguesía por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia y organización. En una segunda etapa se debe poner el poder en manos del proletariado y de las capas pobres del campesinado.
  • Ningún apoyo al Gobierno provisional; explicando la falsedad de todas sus promesas, sobre todo de la renuncia a las anexiones. Desenmascarar al Gobierno, que es un gobierno de capitalistas, en vez de propugnar la inadmisible e ilusoria exigencia de que deje de ser imperialista.
  • Reconocer que, en la mayor parte de los Soviets de diputados obreros, nuestro partido está en minoría. Frente al bloque de todos los elementos pequeñoburgueses y oportunistas, sometidos a la influencia de la burguesía y que llevan dicha influencia al seno del proletariado, hay que explicar a las masas que los Soviets de diputados obreros son la única forma posible de gobierno revolucionario.
  • No a una república parlamentaria; volver a ella desde los Soviets de diputados obreros sería dar un paso atrás. Por el contrario si a una república de los Soviets de diputados obreros, braceros y campesinos en todo el país, de abajo arriba; así como la supresión de la policía, del ejército y de la burocracia.
  • En el ámbito agrario, hay que trasladar el centro de gravedad a los Soviets de diputados braceros; confiscando todas las tierras de los latifundios. Nacionalización de todas las tierras del país, de las que dispondrán los Soviets locales de diputados braceros y campesinos.
  • Fusión inmediata de todos los bancos del país en un Banco Nacional único, sometido al control de los Soviets de diputados obreros.
  • No a la implantación del socialismo de forma inmediata, sino pasar únicamente a la instauración del control de la producción social y de la distribución de los productos por los Soviets de diputados obreros.

El leninismo se ha convertido en una doctrina política, económica y social, partiendo de su raíz marxista, Lenin estableció su propio punto de vista conformando uno de los tipos más extendidos del pensamiento comunista. Lenin avanzó los postulados de Marx (base del incipiente movimiento comunista), a la realidad que le tocó vivir en tiempos de la revolución rusa, aplicando y actualizando la teoría bajo su influencia.

El leninismo es un conjunto de doctrinas políticas y reflexiones que se inscriben dentro de la tradición del marxismo; y el marxismo es un análisis socioeconómico crítico del capitalismo del siglo XIX, que trataba de promover una estrategia favorable para la clase obrera en el conflicto frente a la clase burguesa.

Lenin consideraba que era necesaria realizar una pedagogía hacia el obrero por parte de una asociación de vanguardia, sobre la concepción largoplacista de la Revolución. Los cambios deben ser interiorizados por el sistema con vistas a un largo plazo de tiempo, teniendo como meta, la consecución de un estado socialista con una fuerte institucionalización del movimiento obrero. Actualizó el concepto del capitalismo, ya que la industria había evolucionado considerablemente desde la concepción del Manifiesto Comunista, mostrando cero tolerancia al modelo capitalista. Según el leninismo no existe modo alguno de convivir de manera justa socialmente con el pensamiento capitalista, al que es necesario sustituir por un estado centralista y bajo la dictadura del proletariado.

El socialismo no puede sobrevivir solo en un país pobre y subdesarrollado. Por eso, el leninismo aboga por la revolución mundial en una forma u otra. Una de las aportaciones más importantes de Lenin fue la cuestión de la organización comunista. Argumentaba que la lucha económica del proletariado solo lo llevaría a adquirir una ideología sindicalista-reformista y que la conciencia marxista-revolucionaria debía ser introducida desde fuera. Además, planteaba que la clase obrera, para llevar a cabo su actividad revolucionaria, debería contar con un destacamento de vanguardia que dirigiera su lucha: el Partido Comunista.

El leninismo llamará revolución socialista no a la destrucción del capitalismo, ni la abolición del trabajo asalariado ni las relaciones sociales de producción capitalista; por el contrario, llamará revolución a la toma del poder político para realizar reformas económicas. A pesar de su aparente radicalidad que tuvo en su época, su concepción fue reformista. Buscó tomar el poder para modernizar al capitalismo, nunca para destruirlo

Convencer a los obreros y campesinos rusos de la necesidad de construir un nuevo Estado socialista allanaría el camino a una insurrección en Alemania y otros países. Sin esto, señaló Lenin, sería difícil crear una forma viable de socialismo en Rusia.

Las teorías de Lenin han sido una fuente de controversia desde el principio, teniendo críticos tanto en la izquierda política: socialdemócratas, socialistas democráticos, anarquistas, incluso otros marxistas y en la derecha: liberales o conservadores, así como en el nacionalismo. Con tanta confrontación y oposición, algo de verdad deben encerrar sus teorías.

Profesor y columnista.