Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El Decamerón y el cuatro de mayo: muchas historias y también paparruchas


¡¡Cuántos dioses se han caído del Olimpo, de cabeza y sin paracaídas!! Cuántos mitos solo son luz de gas, humo… Estos días asistimos a la cremá y se queman los últimos cartuchos olvidados de las mascletás valencianas: todo ello para provocar acciones y reacciones en una población saturada de historias e historietas.

Y no me refiero al centenar de relatos que, a causa de la peste negra que asoló Florencia en 1348, sirve de motivo a Boccaccio para escribir entre 1349 y 1351 su Decamerón, en el que narra la huida de la ciudad que emprenden diez jóvenes, siete mujeres y tres hombres hasta refugiarse en una idílica villa a las afueras del lugar.

A este paso me veo poniendo pies en polvorosa y saliendo a toda velocidad de la capital para buscar refugio en el pico de una montaña. ¡Lejos! Y… ¡que corra el aire! Quizá pueda parecer apasionante e inabarcable el libro clásico desde una mirada contemporánea, pero el conjunto de cuentos que lo configuran destilan modernidad y tradición con la escritura privilegiada del poeta.

Y me pregunto: ¿qué libro tendrán muchos de nuestros políticos como cabecera para sus soflamas? Rectifico: ¿tendrán algún libro? La campaña electoral dura 15 días, casi el mismo lapso que el empleado por los protagonistas del Decamerón quienes se juntan durante dos semanas para olvidar el horror de la devastación y se van narrando cuentos diariamente, salvo los viernes y sábados, solo 10 días, de ahí el título.

¡Qué raro y qué llamativo!, ¿verdad? Descansan el fin de semana, justo al contrario que nuestros candidatos que reactivan su munición en esos días de asueto en que nos pillan a los votantes con el pie cambiado o con las defensas bajas, o sea, de asueto como ya he dicho: descansando de la metralla semanal con que nos invaden todos los días.

Los “cuentistas” de la poliantea de Boccaccio son capaces de enhebrar narraciones de distinta extensión, como variadas son las fuentes en que se inspiró su autor: desde los clásicos grecolatinos hasta los fabliaux franceses de la edad media. Hoy, nuestros oradores con ínfulas a presidir una comunidad “colocan” su “cuento” en modo moviola, recordando la mejor jugada como en aquellos reportajes deportivos, por si nos hemos perdido algún detalle, una y otra vez, repetir y repetir, machacar y machacar. Siempre igual, siempre el mismo rollo.

El florentino del siglo XIV expone su personal visión de la vida y del mundo y describe de qué manera el hombre, abandonado a un mundo en el que está sometido a los vaivenes de la Fortuna ha de valerse por su propia fuerza y defenderse ante la inteligencia de sus adversarios; preconiza por tanto un modelo de ser astuto y hábil.

Quizá debamos ingerir ese elixir mágico que nos provea de gotas de sagacidad para neutralizar los efectos adversos de algunos mensajes electorales que retumban en nuestros tímpanos como pedradas. En el Decamerón domina la comicidad y la ironía, la alegría y la crueldad, el ejemplo y la comparación, el amor y la virtud…lecciones de vida para su época y para nuestro presente.

Lo difícil es llevarlo a la práctica: “creer (nos) lo” con las tripas y defender lo social, lo comunitario sin paparruchas ni mamarrachadas que confunden y agotan al público. Boccaccio nos transporta a una naturaleza armoniosa y bucólica muy del gusto del momento, un auténtico locus amoenus lleno de serenidad y placer, puro refinamiento cortesano.

Igual, igual que el horizonte que se presiente a partir del día cuatro de mayo. En Italia el Decamerón se prohibió en 1559. ¡¡Qué curioso!! ¿verdad?

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider