Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

“Erres”, “As” y “Emes”…: paren, ¡¡que me bajo!!


Tocaba ir a Móstoles.

Debería haber leído antes mi horóscopo y hacer caso a las estrellas o a los planetas o incluso a las constelaciones…

Vueltas y más vueltas, brazos que se abren por todos lados, velocidad ralentizada, paradas, frenazos, ¡¡atención!!, por la derecha y ahora por la izquierda, de frente, el soniquete cantando indicaciones y yo congestionada, la señal tapada, el cartel mal puesto, ¡¡qué miedo!! Paren, ¡¡que me bajo!!

Bueno, si me pierdo, llamo a la guardia civil y que me saque de este atolladero o que venga el Samur y que me insufle oxígeno porque estoy hiperventilando…Nervios paralizados, mente ofuscada, no me responden los pies y se me nubla la vista.

Es que no voy a llegar y no me van a encontrar en este revoltijo de radiales, autovías, carriles de servicio: miro hacia arriba y no distingo las letras ni los números, que se calle la Siri esa, ¡¡por favor!!

Sí, una auténtica pesadilla. Pero en vivo y en directo, porque yo estoy muy despierta aunque con el cerebro agarrotado y el esqueleto rígido.

De camino al sur de nuestra Comunidad, esa en la que es imposible encontrarte con tu “ex”, ruedan por mi cara unos lagrimones de párvulo en su primer día de cole: por muy irracional que parezca, coger el coche y conducir a un sitio desconocido me pone en alerta las dentritas y me veo como el peón del ajedrez, aprendiendo: la R5 que va paralela a la M50, pero yo salgo por la M40, después de atravesar varias rotondas…y la M30: no, aquí no pega. La R2 queda lejos y siempre para volver la A6 que no sé si es redonda o elíptica, pero me garantizan que me devuelve a casa. Tocada y hundida.

Se trata de carreteras y asfalto, un trazado con mala idea de mentes perversas: salidas y entradas, complejos industriales, fábricas, naves… vaya bosque urbano del extrarradio.

Nada que ver con la trampa misógina y machista que nos concede a las mujeres la incapacidad de interpretar un mapa ahora sustituido por la puñetera voz del GPS, ¡¡que dios confunda!!

Felicito a Móstoles. Me aseguran que conducir por allí o te genera un trauma o te convierte en un avezado tipo al volante; vamos, que después de sortear los obstáculos para llegar y circular por esa localidad del sur madrileño, lo demás, pan comido.

A mí me ha costado un disgusto. Es como el miedo a volar…legítimo y real.

Y conozco a más de uno y de una que les pasa lo mismo que a mí: se comprimen mental y físicamente ante ciertos recorridos viarios. Claro, que mal de muchos…epidemia, y a solventarlo como se pueda.

La Dirección General de Carreteras vela por nuestra fluida comunicación a través de la construcción de las mismas y de su conservación, no me cabe duda, y seguro que sus pretensiones consisten en cubrir nuestras necesidades básicas y de paso mostrar al mundo entero el nivel de desarrollo y crecimiento de nuestro país.

Pero hay algunas rutas que entrañan, solo de nombrarlas, cierto “canguelo”, una ansiedad premonitoria advirtiendo que no vas a llegar a la primera, ni a la segunda…con suerte, a la tercera, una “temblaera” general que nos acompaña hasta el destino, y una vez conseguido, te desplomas.

Ya lo decía mi signo zodiacal (lo leí después) que para que no se me hiciera bola, me preparara el viaje (la noche anterior dormí entrecortadamente, solo de imaginar la que me esperaba a las 8 de la mañana…). El espíritu es lo que debería haber preparado, y el mapa de carreteras de la DGT y la guía Michelin de gusanillo con las hojas dobladas que me indicaban, como hace años, por dónde iba a transitar…Igual influyó la luna o el eclipse que se avenía o san Cristóbal, cuya imagen imantada vi pegada en el salpicadero del coche de mi padre…

Sí, llegué al concesionario automovilístico y no sentía las piernas. Rompí a llorar. Tal cual. No podía ni tragar saliva. Tal vez convendría en el Ministerio de Fomento crear un departamento de asesoría al conductor, una especie de servicio terapéutico para prevenir sofocos y angustia a quienes adolecemos de estos fallos y fallas.

Me dicen que Móstoles es un municipio precioso, lleno de cultura y gente joven, próspero y muy activo: murallas, castillos y parques y buena comida…mi visita para otra ocasión.

Y para volver…siempre la A6. Cuestión de letras. En fin. Gracias por este desahogo.

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider