Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Con Ramos por el camino de la decadencia social


Con el siguiente texto contestaba Benito Pérez Galdós a un reportero de La Nación, en una de las muchas y sustanciosas entrevistas concedidas por el escritor de los Episodios Nacionales:

“Ya le dije que la cuestión de los datos biográficos me tenía preocupado. ¿Qué datos le voy a dar? Le dije, No se me ocurre nada. Debo decirle –añadí- que siento cierta repugnancia a entregar al público la vida privada. Nunca me han gustado las interviews ni la intrusión de los reporters en el hogar doméstico. Me parece a mí que los escritores, valgan lo que valieren, deben poner entre su persona y el vulgo o público como una pequeña muralla de la China, honesta y respetuosa. Le aseguro a usted que siempre, en toda mi vida he tenido una repugnancia instintiva a la familiaridad Las confianzas con el público me revientan. No me puedo convencer de que le importe a nadie que yo prefiera la sopa de arroz a la de fideos. Lo único que podría interesar algo es el sentir y el pensar de un autor cualquiera en asuntos de interés general, o de arte.” Así es. A mí me da igual y siempre me ha dado la vida privada de los autores, artistas y de todo el mundo. Pero esto ha cambiado y ahora vemos que todos quieren vivir la vida de otros, enterarse de todo. Algunos exhiben su intimidad sin ser nada, porque los que son algo, no exhiben su vida privada. Por ello comprendo a Galdós y a tantas personas importantes e inteligentes que he conocido en la vida. Si vulneras tu intimidad, nunca podrás ser libre.

Estos días anda el patio revuelto y no es para menos. Con franqueza, vivimos un momento de confusión social en todo aspecto y esto es alienar las mentes de los individuos. La frase más polémica sin duda en estos días a colación del despido de Sergio Ramos es la de "no sabía que esa propuesta caducaba" al hablar de la negociación de su contrato. Una frase característica de cualquier padre de familia que le dejan en la calle. ¡pobrecito! No es verdad, como no es verdad nada de lo que vemos a diario mientras la sociedad, el pueblo, la gente, las personas se debaten con sus problemas que son problemas de verdad. No tener trabajo, no tener futuro, ser pobre pobrísimo, buscar la propia identidad, también de género, luchar por tus hijos porque ves que no tienes futuro, seguir de duelo…y se me hace difícil que los medios sigan otorgando tanta importancia a estas cosas. "Sergio Ramos no supo medir sus fuerzas", se ha publicado en el Marca, según Carlos Carpio "Sergio Ramos ha gestionado muy mal sus últimos meses en el Real Madrid y verle empañar su fabulosa trayectoria da pena. Todas sus decisiones han sido muy discutibles.

Acostumbrado a tensar la cuerda al límite, como hizo en negociaciones anteriores, no midió sus fuerzas en el momento menos indicado, cuando comenzaban a fallarle". Bueno, pues este es un ejemplo clarísimo de que el dinero no da la felicidad. Estos tíos que están forrados y que para nada me dan envidia porque son esclavos de la sociedad y rehenes de sí mismos, tienen una deuda con todos, pero la tienen también para ellos y su familia. ¿Por qué? Porque mañana se habrán olvidado de ti y no serás nada, mientras has creado opinión y ¿has hecho en estos años probablemente felices a personas? Eso sí, cumpliendo con tu obligación, sin más. No sé si la gente de a pie necesita héroes caídos y héroes nuevos todo el tiempo, cada día, día tras día, todos los días. Mientras, ahí están los que no llegan a fin de mes, aquellos que sus hijos se meten en la droga camelleando aquí y allá porque buscan un futuro equivocado. Quizás estén buscando dinero para seguir enganchados a los malditos establecimientos de apuestas o apostando en las miles de plataformas permitidas, naufragando en la pornografía que a muchos con el tiempo los hará maltratadores y mucho más. Botellones ahí, porque sí, porque nadie va a proteger ni motivar a la juventud y lo sabemos pero votamos y pagamos a los futbolistas. ¿Qué mundos tan diversos no? ¿En una misma sociedad? Claro hay que visitar algún instituto que no sea pijo, el insti de barrio y la gente de barrio, ¿a quién le importa eso ahora si yo ya puedo terracear y ser libre consumiendo?

Esta es la nueva ola de contratación y de followers pijas, que se convierte todo en insoportable. ¿Cómo es posible que esto suceda? Madres que exhiben sus niños pequeños cada día, a cambio de tener seguidores y contar su vida privada. Chavalas, esto no está bien, es denunciable y lo que no sé es como todavía no os han denunciado porque a esos niños nadie les pregunta si quieren ser expuestos y exhibidos como trofeos de “mira que madre tan guay soy”.

Hablamos de frivolidad con el consumo, esto convierte el asunto en lloros y quebrantos porque no hay nada que invite a las personas a disfrutar del silencio, de una conversación, de un paseo, de oler, de mirar…de vivir, sin tener que gastar. ¿Cultura? No existe, no se va a potenciar, porque ya están las pijas y otras mindundis aprendientes de cantante, famosas por nada, caníbales de la pasta, que salen a la palestra como si fueran catedráticas, en lugar de dar sitio por ejemplo, a una directora de documentales o de cine. Esto lo harían en Francia, aquí no. Las pijas enseñan su casa, las pijas manipulan el lenguaje, van a África so pretexto de hacer un servicio, pero lo que hacen es darse publicidad, apoyan las marcas, más marcas y más marcas. Hay que comprar lo que lleva la reina, que probablemente le de todo igual, pero la utilizan para alienar a la peña. Ni un asomo de solidaridad con nadie, ni con nada.

Mientras seguimos la batalla de ser visibles en muchas profesiones, nosotras las mujeres, tenemos que librarnos de otras mujeres, como ha pasado siempre, además de muchos hombres, no digo que no, pero no es mi tema de hoy. Se sigue frivolizando, se sigue exhibiendo y poniendo a la venta el cuerpo de la mujer, sigue la manipulación y la falta de libertad. Porque la libertad es ahora la de las followers, incluida alguna político que ha abanderado el mascachapismo en su fase más radical. Mujer, no te metas en los charcos que se te nota mucho. Ya saben a quién me refiero. Son todas parecidas, del palo, como dicen los cayetanos.

Así es la cosa, Sergio Ramos con su lloriqueo choricil, chonis espirituales venidas a pijas con dinerete, y un cambalache gordo donde nadie sabe quién es quién. Otros buscándose la vida.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider