Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La Teoría Monetaria Moderna


La solución a los elevados déficits públicos y el incremento consiguiente de la deuda pública, como consecuencia de la pandemia, requiere otras medidas que las que se han venido aplicando en las últimas décadas. Las situaciones diferentes requieren respuestas distintas. En primer lugar, lo que hay que tener en cuenta es la argumentación de Steve Keen de que el problema no es la deuda pública, sino la deuda privada. Hay que tomar medidas para controlar la deuda privada si no se quiere ahogar a los países más endeudados y que se generen nuevas crisis financieras. Este autor da respuestas a la necesidad de regular la deuda privada en el libro que mencioné en el artículo anterior.

A su vez está de acuerdo con los proponentes de la Teoría Monetaria Moderna (TMM), que es el Gobierno la única institución social que no está constreñido por los ingresos, porque es la única institución que «tiene su propio banco», el Banco Central. El gasto público puede ser financiado por medio de compras de bonos del Tesoro por parte del Banco Central, creándose dinero en el proceso. De esta manera, el gasto público puede exceder a los ingresos públicos sistemáticamente sin imponer una carga sobre la generación actual o las futuras generaciones. 

La TMM se ha venido desarrollando en los últimos años y se considera una alternativa coherente a las interpretaciones tradicionales. Lo que realmente han descubierto los seguidores de la TMM es la manera en la que el dinero funciona en la economía moderna

Este planteamiento tiene un problema para aplicarse en la Zona Euro de la UE debido a que los gobiernos nacionales, al haber cedido sus competencias al Banco Central Europeo (BCE), no pueden llevar a cabo esta política, sino que dependen de las decisiones del BCE, que no tiene dependencia de ningún gobierno nacional, y tampoco existe un gobierno europeo. Ésta es una de las debilidades del euro que se pusieron de manifiesto en la crisis de 2008. A lo que hay que añadir que, según sus estatutos, el BCE no puede comprar bonos del Tesoro emitidos por los países miembros, aunque sí lo puede hacer en el mercado secundario. En todo caso, se podrían aplicar los principios de la TMM siempre que se actúe con flexibilidad y se mutualice la deuda pública de los países.

La TMM se ha venido desarrollando en los últimos años y se considera una alternativa coherente a las interpretaciones tradicionales. Lo que realmente han descubierto los seguidores de la TMM es la manera en la que el dinero funciona en la economía moderna. Está siendo desarrollada por un grupo, pero en el que hay que destacar como pionero y promotor a Randall Wray, cuya tesis se puede encontrar en su libro Teoría Monetaria Moderna (Lola Books, Berlín 2015). La TMM, según dice Wray, puede ser de utilidad tanto para los defensores de un “sector público grande”, como para aquellos que están a favor de un “sector público pequeño”. Desde este punto de vista la TMM es neutra.

Una ferviente defensora de la TMM es Stephanie Kelton que expone de un modo didáctico sus presupuestos básicos en El mito del déficit (Taurus, 2021). Escribe a este respecto: “La TMM cambia nuestro modo de ver la política y la economía, porque nos revela que, en todos los casos, los déficits federales son buenos para la economía. Son necesarios. Pero hasta ahora, hemos tendido a concebirlos y tratarlos de manera incompleta e incorrecta”. Kelton expone que era escéptica cuando descubrió estas ideas. De hecho, incluso se opuso a ellas.

Frente a la idea corriente de lo que supone la TMM, que consiste simplemente en gastar más dinero, ella considera que no es así. El hecho de que no existan restricciones financieras al presupuesto no significa que no haya límites reales a lo que el Gobierno puede y debe hacer. La TMM distingue los límites reales, por un lado, y las restricciones ilusorias e innecesarias que nos imponemos a nosotros mismos, por el otro. Es de esperar que a los académicos y políticos les pase lo mismo que a Kelton y que tras estudiar la TMM se conviertan en sus defensores.

Catedrático emérito Universidad Complutense.