Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

¿Dónde está Cuba? El malecón sigue “rugiendo”


Por más que miro y miro, no encuentro la isla; y no me refiere a un mapa de esos en google earth o en aquellos tan “maravillosos” de papel satinado y a colores, todo un atlas que se desplegaba ante nuestros ojos y viajábamos señalando con el dedo uno y otro país. A mí el globo terráqueo que giraba sobre sí mismo nunca me gustó.

No encuentro noticias de Cuba: se han volatilizado; golpe de varita mágica y han desaparecido. Lo mismo alguien o algo se han tragado a la isla y a sus habitantes: eso de no tener internet a uno lo invisibiliza.

Estos días, concedían los medios de comunicación segundos a una población rugiente, y mira que son melosos, dulzones y almibarados..: una población chillona que a voz herida gritaba cambios.

Esas imágenes eran instantáneas casi fugaces, siempre las mismas y en bucle.

Poco más hemos sabido porque hemos pasado de la caducidad de unos minutos escasísimos en los noticieros nacionales e internacionales a la nada, a la casi nada: escasos segundos para recordar discursos de Joe Biden, una comparecencia en la que lamenta la situación de aquel país tan cercano pero que tras su mención cita y destaca las medidas que va a tomar para solventar las condiciones lamentables de familias norteamericanas en situación de pobreza extrema: nación a la que gobierna y que preside.

Alguien me dijo que hace tiempo, el ser humano tenía el ombligo en la frente y que por una mudanza acabó recalando en la panza: curioso ripio no exento de verdad.

Parece que nuestro frontispicio alberga la mollera, la razón, el pensamiento… ¡¡qué aristotélico!! Pero eso del abdomen, ese desplazamiento hacia los bajos habla más de facultades nutricionales y de apetitos. Muy aristotélico también. Facultades al fin y al cabo.

Nos embarga un “ombliguismo” patológico: yo, me, mí, conmigo…

2016: Llegó Obama. Así me lo contaban en La Habana: “pasó, paseó y pasó”. Visita histórica. Tal cual: para los anales de la historia.

Con Trump, la esperanza emergió para aquellos que confiaban en que invirtiera unos cuantos dólares y elevara a Cuba al nivel de turismo que se merece: “aquí el presidente construye dos o tres hoteles más, y solucionado”. Hasta ahora…

Ha llegado Biden: palabras amables. Gestos afables, faciales quiero decir y sonrisa de abuelo tierno. Vamos a ver: tiempo al tiempo.

Escucho las crónicas políticas y mediáticas acerca de Cuba y los cubanos: el hermanamiento que nos une, somos “hermanos” de sangre: por la lengua, por la cultura, por cierta forma de entender la vida…y “pas plus”.

Me explico: a ver quién tiene los riñones de hacer algo, algo efectivo, algo que vaya más allá de declaraciones y de socioterapias. Con la “fraternité” no se come…

Pero claro: de Cuba, ¿Qué podemos obtener? ¿Vamos a sacar intercambios económicos, convenios financieros?

Así, que por ahora, nos mantenemos en la barrera, asistimos pasmados al sufrimiento de nuestros “hermanos” allende los mares y que breguen con lo suyo.

Ya se encargan de recordarnos que esto, el rugido, el clamor, no es algo nuevo…de vez en cuando se reúnen los cubanos y alteran el orden público tan desordenado pero tan atado, tan amordazado. Se sueltan la melena, y se tiran a las calles porque desean libertad…pues ahí tienen la libertad: una de cal y otra de arena: 10 kilos de fármacos pueden entrar por persona en el país sin aranceles (todo un triunfo) y “os quedáis sin la intelné”.

Compromiso político de países tan hermanos y tan próximos, solidaridad para una isla que está herida y que sufre unos estertores de muerte. El lagarto verde desde el Caribe clama ayuda.

Aquí nos lo pasamos pipa con Macario, Rockefeller, Bárcenas, el Tribunal Constitucional, los toques de queda, la precariedad laboral, la espera de fondos europeos, la vacunación, Messi y el procés…¡¡vaya si tenemos faena!!

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider