Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

JJOO 2020: detallitos, palabras y empacho de sabores


Soy mala espectadora de los JJOO se celebren aquí o acullá. Lo intento cada cuatro años, bueno en esta ocasión, son 5 pero los llamamos 2020 no nos vayamos a saltar la numeración y se descuadre el cómputo.

Recuerdo esas bolsas de deporte que nos compraban nuestras madres para llevar la equipación de gimnasia escolar y que lucían los aros olímpicos de Múnich 72 o de Montreal 76. Y por allá que brillaba Mark Spitz con la chepa que se le formaba de tanto colgajo premiado, brazos en jarras. O “la Nadia Comăneci” que no teníamos muy claro si era rumana o rusa…ni de si acertábamos con la pronunciación de su apellido.

No me gustan ni la ceremonia de inauguración ni la de clausura, ya sea de diseño asiático, de trapecistas catalanes o folclore griego. Aburridas de solemnidad con una literatura debajo que abruma: vaya invención para justificar apariciones y desapariciones, discursos y canciones, drones y fuegos de artificios, famosos y demás parafernalia para un relleno que abruma de largo y espeso. El último día es el desmadre capital.

¡¡Qué hartura!!... no tengo paciencia ni interés. Por más que me empeño en seguir la “prueba reina” (en femenino, masculino o neutro), en adivinar los canales en que nuestros deportistas compiten: en agua (procelosas o estancadas), en pared rígida o curva, o en suelo artístico, dando volantines, o lo más innovador: las Katas…inefable. No voy a hacer el chistecito fácil de boomer (que lo soy) porque en eso del vino, campeones indiscutibles, sin rival: al final no lo he podido resistir y he caído en la tentación de la gracieta. Sí, definitivamente, soy una boomer.

A quienes hay que otorgarles un sitio en el pódio es a los comentaristas: qué logorrea, ¡por favor! Conversan entre ellos y con el público que les escuchamos desde casa, suplicando “¡¿por qué no te callas!?.. Nos explican lo que vemos, lo que no somos capaces de ver y adivinan la puntuación de los jueces (que deben de ser del pelo)…Describen para entendidos y para torpes, desde el nivel inicial hasta el superior. Menos mal que en natación artística (la sincronizada de toda la vida) se ponen un esparadrapo o cinta americana y no dicen ni mú.

Pasmada estoy con la metáfora o la metonimia, -ando despistada en verano- de la “medalla de chocolate” lo mismo es sinestesia y no me he enterado y eso de “sabor a oro”…¡cuánto material para mis clases de Lengua el próximo semestre!

Reconozco que los locutores ad hoc siempre han sido unos tipos muy avezados en esto del vanguardismo lingüístico (y hoy no me refiero a las patadas que meten a la lengua).

No solo es deporte el “megamacrohiperevento” de los Juegos: es mucho más. Abrir páginas y páginas de biografías llenas de ejemplos de superación, modelos de disciplina y sufrimiento, vidas descarriadas que han visto su redención (sin querer me vienen esas imágenes, de boomer también, del NODO de la operación plus ultra franquista)… Todo un desfile de salseo y puro chisme.

Crónica de moda y de outfit a la última: todo un desfile de primavera-verano en unos días en que el atuendo tiene su importancia. Si uno quiere ser divo o diva en las olimpiadas, ha de llevar trenzas, tatuajes, coletas o rapados, pegotes por todo el cuerpo, colores y pigmentos, accesorios y demás abalorios…¡¡qué lejos quedan y qué ingenuas resultan las uñas gatunas y decoradas de Florence Griffith!!

En aquellas décadas de la centuria anterior había hasta novelas de espionaje, fugas, el telón de acero y dopaje encubierto…vaya guion para una película distópica. Ni foto fnish ni VAR: alargar el cuello, modelo tribu Karenni, y a esperar con pálpito el cronómetro.

Hoy encontramos a los atletas tejiendo crochet, armarios vacíos porque han salido en estampida a golpe de micrófono sincero. Atletas que se caen y se ayudan entre sí: “mira, bro, no ganaremos, pero vamos a ser virales en las redes”; ”ni pa ti, ni pa mí, esta medalla va a pachas”. Abrazos y besos. Expresiones desaforadas de contento o decepción: algunos rompen las raquetas como si se tratara del plato que parte el cochinillo en Segovia.

Y por supuesto, bailecitos y tiktok…y tanto…

Ahora a esperar el jolgorio dominical: tostonazo seguro, aunque igual me sorprenden.

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider