Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

París (2024) bien vale una misa…


Yo le pongo ganas, hasta interés…pero no hay forma. La ceremonia de clausura no ha defraudado: un tostonazo como anticipé, siempre desde mi personal punto de vista, claro está. Lo mejor, el podio de la prueba de maratón.

Habrá que esperar unos años, pocos, el tiempo pasa volando, para regresar a las coordenadas espacio temporales europeas.

Adiós al desfase y al carajal horario de otros lares. A casa, París. Bueno, casi como en casa.

Algunas disciplinas incluidas en Tokio salen fuera del excel en Francia: vaya trajín que se traen los del Comité Olímpico Internacional. Así es difícil hacerse con el intríngulis de los Juegos.

Desfile de banderas y banderines, móviles, muchos móviles con vida propia, prolongación de los deportistas que han permanecido en la capital hasta este día. Se les adivina sin mucho resuello ni para saludar a la cámara.

Los locutores televisivos, deplorables: reducen sus comentarios a batallitas de abuelo cebolleta y las redes, atentas, les piden que se callen. Lo que pasa en el “ruedo” les trae al pairo, confunden datos y detalles, ellos a su bola.

Ahora toca que cada mochuelo vuelva a su nido, a recoger velas, empaquetar enseres y sí, también los premios en forma de medallas o diplomas…

Infalibilidad nipona, cámaras, luces y acción. Dos horas, 14 minutos y 10 segundos. No podía ser de otra manera.

Y por supuesto, agradecer: ”Juntos somos más fuertes, unidad mundial, emociones y sentimientos a flor de piel, desarrollo del esfuerzo y confianza en el ser humano”…

Seguro que los asesores políticos, avispados ellos, están ojo avizor para ver con qué eslogan se quedan y lo encajan, modo bucle, a la vuelta de vacaciones.

En este tipo de eventos gusta de los highlights. Lejos quedaron ya esos momentos estelares y ahora nos vamos al espacio con varias conexiones de “astronautas” programadas más allá de los confines terrestres.

No dejan de repetirse términos aciagos y funestos: ¡desgraciadamente, burbuja, rareza, peculiaridad, ausencia, vacíos…!, pero menos mal que se han celebrado estos juegos, puerta a los tejados parisinos que atienden a sus próximos visitantes.

En Tokio se advierte un sabor agridulce, melancolía, trabajo bien hecho pero flecos de tristeza, es de noche…en París brilla el sol y sobrevolamos la zona turística de esta capital llena de alegría y movimiento.

Sería un buen momento de aprendizaje y reflexión para los gobernantes: darle una pensada a eso de distribuir un mayor presupuesto al deporte patrio como han hecho otros países vecinos y no destinar unas moneditas de lo sobrante como si fueran limosnejas. Conviene establecer prioridades, dirán algunos, y seguro que resultan útiles ciertas renuncias, a pesar de su valor, y así lograr lo que uno desea; nuestras autoridades deberían ser conscientes de que más allá de quijotismos políticos o razones de estado maquiavélicas, lo que importa, entre otras cosas, es favorecer, incentivar y patrocinar el desarrollo y la práctica del deporte.

Si “París bien vale una misa”, nuestros atletas lo merecen y no basta con esa idea tan estereotipada de “lo importante es participar”, hay que intentar y llegar a ser los mejores, para ganar y demostrar así el coraje y la valía de todos los participantes.

Flores, discursos, testimonio de poder y amor. Melodías, estrellas y colores Esto se acaba. Aplausos escuetos. Estrellas. Y la llama… se extingue. Todo pasa y todo queda que rimaban los versos machadianos.

Tono alicaído con la pena en la voz del adiós; el acento y la esperanza en el hasta pronto.

Nos vemos en París…

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider