Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La redención social de Alexandria Ocasio-Cortez en contexto: “Deja que la virtud engalane tus pensamientos”


La solidaridad brota de la necesidad que los hombres sienten de volcarse con los otros, nos buscamos más para darnos de aquello que nos sobre quizás, aunque no para pedir de lo que nos hace falta. Como aquí sobra tan poco, damos por hecho que nos buscamos poco los unos a los otros.

Recientemente hemos podido observar desde nuestro país a “una de las nuestras”, un caso que, aun cuando en sí es relativamente de escasa importancia para muchos, adquiere verdadero valor simbólico como síntoma de un estado general de la conciencia pública. Esta conciencia pública y de las acciones de lo público ha estado gestándose estos años en la sociedad americana, de ahí ha surgido la político y congresista Alexandria Ocasio- Cortez.

Su futuro es grande y como tiene madera de compromiso y de poner el hombro a la lid, como ha quedado demostrado en algunos tramos de su incipiente biografía, puede ser en efecto, la esperanza femenina para unos y feminista para otros, empero, las dos cosas, que todo ayuda. Ocasio-Cortez es una guerrera que recién ha llegado con algo mas que ofrecer cantistorras y movimientos de caderas latineitors, que nadie dice que esté mal, decimos que basta ya de ser los latinbuffones. Ya nos gustaría que no solo se hablara de ella, de Ocasio-Cortés porque es muy mona, porque sufrió abusos, maltrato o porque viene de una familia humilde. Quisiéramos, en efecto, que tenga el apoyo necesario para que pueda transmitir un discurso completo, político de verdad y que aleje a patadas a los medios sensacionalistas que al final lo que son, es el brazo del opresor con sus comentarios estúpidos y degradantes. Nuestra gran lacra, las mujeres que se meten en política o en el cajón diferente que por tradición siempre ha estado reservado al hombre, tenemos que soportar el acoso irracional machotín. Ya suponemos que con ello, se acerca la figura de esta mujer al pueblo, al verdadero pueblo de raza que quiere salvar o ayudar a empujones pero que va hacia adelante. Los hombres de la política jamás hablan de lo que les ha pasado en su vida y más de uno fue abusado, pero no lo tienen que decir, nadie habla de esas cosas para ensalzar al político en cuestión. Con las mujeres de momento, no es así, siempre habrá alguien que diga si me pasó esto o aquello. ¡Enfin! Todo necesita tiempo. Me alegro mucho de que estén por allá tocando puertas y dando discursos, aunque sea como recoger las migajas de lo poco que le dejan a una. ¡Todo a su tiempo!. Allí los políticos son de fábrica y discurso tienen para aburrir. Formarse una mujer como político, de las buenas me refiero, es mucho más complejo. ¡Pues que no se meta dirá alguien!, ¡pues respeta más! Diré yo misma.

Preciso es tener en cuenta que los socialismos burgueses son enemigos del verdadero socialismo o engañosos sofismas; preciso es disipar ciertos errores, preciso repetir una y mil veces que la lucha en sí es para los que trabajan, para que todos coman y vivan y alimenten su espíritu y los vagos, mas o menos encubiertos que viven del trabajo ajeno, acaben por desaparecer. ¡Una utopía! Se diría, de eso nada, no es utopía, hace falta gente que empuje de verdad y que se ciña el cinto de la rebelión.

Hay que proclamar constantemente que cada cual goce del fruto entero de su trabajo y solo de él, que a esto se reduce la emancipación del proletariado y la ruina del capitalismo burgués, y hay que decir a todas horas, sobre todo, que el socialismo es libertad, libertad y verdadera libertad. Por ello hay fomentar el verdadero espíritu solidario, el hombre libre con el capital libre. Pero la lucha se dirige en diversas direcciones, aunque la sociedad estadounidense está muy lejos de las teorías liberales europeas, sin duda, puede ser este un buen momento para comenzar.

Alexandria es una de las congresistas más jóvenes del momento y de mayor proyección para el futuro, que puede mover las conciencias de la juventud que son los únicos que pueden hacer algo en este momento. Como la propia congresista ha dicho en alguna entrevista, los últimos acontecimientos según la marcha de aquella sociedad, se traducen en el momento de avanzar y ahondar en principios olvidados pero que son necesarios. Las generaciones latinas se están posicionando –sin duda tenían que haberlo hecho antes- en la existencia de sus razas y culturas en el país colonizador: Estados Unidos. Nosotros ya lo habíamos visto, claro, pero nunca es tarde. Se han apercibido que las segundas generaciones han perdido su lengua, como resultado de la adaptación forzosa de sus padres a dicho país. Por Europa igualmente sucedió ese fenómeno, cuando recordamos, muchos emigrantes españoles de la guerra civil a Francia cuyos hijos no hablan el español, salvo de oído. El idioma, la lengua representa muchas cosas. Aquella sociedad como a la nuestra en otros aspectos, le cuesta trabajo ver sus propios defectos, porque los mira con sus propios ojos teñidos en tales defectos. Aquí el fenómeno es parecido. Si vemos esos defectos es porque los vemos reflejados en el exterior y al sentir la reacción del ambiente a ellos.

Su “socialismo” por acercarlo a nuestro argot es más demócrata pero es sincero porque uno de los fines del socialismo es aprovechar el máximo esfuerzo social, mejorando la máquina social que ahora está en crisis allá donde se mire. Estas y otras razones, esperamos que Alexandria las aproveche, porque ahora tiene el tablero de ajedrez en su mano, y las buenas jugadas también, porque son el verdadero espíritu o razón de ser del verdadero socialismo. Esperamos que traigan un cambio social –cultural e idiomático- una transformación del medio social, para acomodarse al cual serán precisas las virtudes morales que brotan del espíritu de la solidaridad y que irán formándose al calor de la unión en la desgracia, en el espíritu del proletariado y el asalariado.

No hay autorredención, nadie en realidad, se redime a si mismo si alguien de fuera no le ayuda, si el ambiente no le es favorable. Los esfuerzos mismos de la clase obrera por redimirse van operando lentamente en la clase capitalista un proceso que llevará a que sea esta clase la que contribuya al último paso que será definitivo. Cada día –ya lo decía Unamuno- se ve más oscuro y confuso lo de la revolución social y más clara la evolución del capitalismo moderno al socialismo. Ahora es el momento de atender a las mujeres que conocen de cerca la realidad social, el día a día y las dificultades y desigualdades de algunas sociedades, la mayoría clasistas que ejercen su poder, cuanto menos con el apoderamiento y prohibición de los que sí tienen una cultura ancestral. De esto sabemos bastante.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider